La diputada nacional Elisa Carrió cuestionó que el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, mantenga acciones de la empresa Shell y al mismo tiempo deba controlarla y que le adjudique licitaciones. "Hay conflicto de intereses", definió sin medias tintas la legisladora.

Aranguren confirmó que posee $16.326.051,67 en acciones clase A de Royal Dutch Shell PLC, la petrolera de cuya filial argentina fue CEO hasta el año pasado. Se supone que hoy Aranguren debe controlar a la misma empresa en la que tiene puesta parte de su fortuna.

La Ley de Ética Pública establece en su artículo 15 que cualquier funcionario debe "abstenerse de tomar intervención, durante su gestión, en cuestiones particularmente relacionadas con las personas o asuntos a los cuales estuvo vinculado en los últimos tres años o en los que tenga participación societaria".

Al respecto, Elisa Carrió no dudó en cuestionar su doble rol: "Alguien que es accionista no puede lanzar una licitación para comprar gas y adjudicárselo a una empresa donde tiene acciones. Eso es conflicto de interés acá y en China".

(DyN)
(DyN)

Al respecto, Manuel Garrido, ex diputado nacional, sostuvo que "sus acciones son de Shell Holanda donde la participación de Shell Argentina es ínfima, aunque las ganancias o pérdidas en el país van a repercutir igualmente".

En este contexto, Garrido dijo en los estudios de Infobae que "uno de los rasgos de este gobierno es el de los conflictos de interés porque está integrado en gran medida por personas que vienen del sector privado".

Un vocero del ministerio consultado por el diario La Nación aclaró que no existe incompatibilidad siempre y cuando Aranguren se abstenga de tomar decisiones sobre la compañía en la que tiene acciones: "La única restricción que impone la ley es que el ministro no puede tomar decisiones particulares sobre Shell, dado que esa empresa fue su anterior empleador".

"Lo adoro a Aranguren, ha sido el empresario más valiente de la Argentina, pero hay conflicto de interés. Cuando voy a la televisión genero unos líos. Después tengo que estar retirada dos semanas. No quiero generar más problemas. Hay conflicto de interés, pero estoy segura de su decencia. Él es responsable", señaló.