Los secretos que esconden las arañas pavo real y su increíble danza de cortejo

Un abanico dotado de brillantes colores y una singular danza de cortejo son algunas de las curiosidades de las “arañas pavo real”, arácnidos pertenecientes al género Maratus

Guardar

Nuevo

Las arañas pavo real reciben su nombre gracias a que cuentan con una aleta dotada de vistosos colores. (Wikicommons/Jurgen Otto)
Las arañas pavo real reciben su nombre gracias a que cuentan con una aleta dotada de vistosos colores. (Wikicommons/Jurgen Otto)

Las arañas pavo real (Maratus volans) se ganaron su nombre gracias a que los machos cuentan con una aleta que se destaca por sus colores brillantes y que guarda una enorme similitud con el abanico de las exóticas aves originarias del sur de Asia.

La curiosa aleta cumple un rol fundamental dentro del ciclo reproductivo de los machos de arañas pavo real. Durante el cortejo, los miembros despliegan la extremidad dotada de colores brillantes y, con ayuda de un tercer par de patas igualmente ornamentadas, la agitan, al mismo tiempo que realizan una danza, con el objetivo de llamar la atención de las hembras.

Para llevar a cabo el cortejo, durante la búsqueda, el macho se detiene periódicamente, despliega su abanico y lo agita con su tercer par de patas con el objetivo de llamar la atención de alguna hembra cercana, quien determinará si su danza fue lo suficientemente atractiva como para consumar el acto reproductivo.

Colores brillantes y una exótica danza

Los machos utilizan la aleta para atraer a las hembras durante una danza de apareamiento. (Wikicommons/KDS444)
Los machos utilizan la aleta para atraer a las hembras durante una danza de apareamiento. (Wikicommons/KDS444)

De acuerdo con un artículo de Madeline Girard, investigadora de la Universidad de California, Berkley, publicado en la revista científica Current Biology, las arañas pavo real pertenecen al género Maratus.

Los machos de Maratus generalmente cuentan con abdómenes coloridos y un tercer par de patas traseras con las puntas de color blanco, mientras que las hembras suelen tener tonalidades que varían entre el café y el beige.

Las arañas pavo real son más activas durante su temporada de apareamiento; los machos emergen desde agosto hasta diciembre, cuando se vuelven a ocultar para desovar y proteger a sus huevos.

Son cazadores diurnos y su dieta se basa principalmente en insectos y otras arañas, su agudeza visual surgió como una adaptación que les permite acechar a sus presas y les facilitó un estilo de vida diferente al de sus ancestros, quienes pacientemente esperaban a que su alimento pasara frente a ellos.

Cuentan con un conjunto de ocho ojos que les permite percibir movimiento y profundidad de manera excepcional gracias a que están dotados con células fotorreceptoras.

Uno de estos fotorreceptores es sensible a los rayos ultravioleta, por lo que la región de su cerebro utilizada para el procesamiento visual es superior a la de los artrópodos de la misma longitud.

Además de su peculiar danza, otro aspecto llamativo de estas especies es su tamaño. Los pequeños arácnidos tienden a medir de entre dos a seis milímetros de largo.

Dicha adaptación les permitió explorar y habitar nuevos tipos de hábitats que, según Girard, sentó las bases para la evolución de señales visuales complejas.

Una de las características que más han intrigado a los científicos e investigadores son sus llamativos colores. Descubrimientos hallaron que pequeños cabellos son los encargados de producir estos patrones de color en las aletas de los machos.

Los pelos reflejan la luz tanto en el rango visible como en el ultravioleta, según explica Girard. Las “escamas” presentan tonalidades iridiscentes azules y verdes que combinan rejillas de difracción superficiales con reflectores multicapa para generar dicho efecto visual.

Sus curiosas costumbres sexuales

El cortejo dura el tiempo que la hembra decida. (Ansa)
El cortejo dura el tiempo que la hembra decida. (Ansa)

Para escoger una pareja, las arañas pavo real se detienen periódicamente para agitar su tercer par de patas con el objetivo de atraer la atención de las hembras cercanas.

Al momento de observar a una hembra, el macho eleva su abdomen, extiende su colorido abanico y conforme se gana su atención, se acercará cada vez más. La duración de la danza dependerá del éxito obtenido. Si el bailarín no es atacado y su posible pareja muestra el interés suficiente, podrá consumar el apareamiento y asegurar la permanencia de la especie.

De acuerdo con la investigadora, las hembras son “muy selectivas” y es poco probable que vuelvan a aparearse una vez consumaron el acto reproductivo, a diferencia con aquellos individuos vírgenes.

Los colores no se desarrollan sino hasta que alcanzan la madurez, indicativo de que cumplen un papel importante dentro de la selección sexual.

Guardar

Nuevo