El poema de los viernes: César Vallejo y “Pienso en tu sexo”

El enorme poeta peruano

Guardar

Nuevo

César Vallejo es uno de los más grandes poetas peruanos y de América latina. Había nacido en Santiago de Chuco, en los andes peruanos. Creció pobre, el menor de 12 hermanos, en una familia de raíces indígenas y españolas.

Estudió Letras y en 1919 publicó su primer libro, Los heraldos negros, que contiene uno de sus poemas más famosos, con el mismo título. Que empieza: “Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!/ Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,/ la resaca de todo lo sufrido/ se empozara en el alma… ¡Yo no sé!”.

En 1920 cayó preso: lo acusaban de haber participado en el incendio y el saqueo de una casa. Pasó 105 días en la cárcel y allí escribió algunos de los versos de su libro Trilce, del que forma parte el poema Pienso en tu sexo.

Tres años más tarde partiría hacia Europa y nunca volvería a pisar Perú. En España se afilió al Partido Comunista y, cuando estalló la Guerra Civil Española, se fue a París y desde allí colaboró con el frente antifascista.

Se murió en París, como había predicho en un famoso poema (consignado más abajo).

César Vallejo
César Vallejo

Pienso en tu sexo

Pienso en tu sexo.

Simplificado el corazón, pienso en tu sexo,

ante el hijar maduro del día.

Palpo el botón de dicha, está en sazón.

Y muere un sentimiento antiguo

degenerado en seso.

Pienso en tu sexo, surco más prolífico

y armonioso que el vientre de la sombra,

aunque la muerte concibe y pare

de Dios mismo.

Oh Conciencia,

pienso, sí, en el bruto libre

que goza donde quiere, donde puede.

Oh escándalo de miel de los crepúsculos.

Oh estruendo mudo.

Bonus track

Piedra negra sobre una piedra blanca, otro hermoso poema de César Vallejo, que efectivamente murió en París en 1938.

"Piedra Negra Sobre Piedra Blanca", un poema de Cesar Vallejo

Piedra negra sobre una piedra blanca

Me moriré en París con aguacero,

un día del cual tengo ya el recuerdo.

Me moriré en París – y no me corro –

tal vez un jueves, como es hoy de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso

estos versos, los húmeros me he puesto

a la mala y,

jamás como hoy, me he vuelto,

con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban

todos sin que él les haga nada;

le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos

los días jueves y los huesos húmeros,

la soledad, la lluvia, los caminos…

SEGUIR LEYENDO

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias