Fachada Banco Central (Maximiliano Luna)
Fachada Banco Central (Maximiliano Luna)

La importante caída de las reservas del lunes por USD 563 millones a 46.885 millones, tiene seis vertientes:

- El pago de los cupones de interés de los Bonar 2021, 2026 y 2046. El 2021, es el bono que más debe preocupar al futuro mandatario porque vence dentro de su período de Gobierno. Los intereses anuales que pagan estos bonos van desde 6,86% a 7,62%. El capital se paga íntegramente a vencimiento de estos títulos.

- La venta de USD 170 millones de Banco Central para frenar la suba del dólar mayorista.

- La salida de depósitos en dólares de los bancos. De acuerdo a las cifras oficiales, el miércoles de la semana pasada se fueron USD 90 millones.

- La caída de los depósitos a plazo fijo que se transforman inmediatamente en dólares aprovechando el cupo de USD 10 mil diarios. El miércoles pasado bajaron $1.600 millones.

- Los pesos que liberan las Letras de Liquidez (Leliq). En cuatro días se fueron a las manos del púbico $105 mil millones.

- La fata de liquidación de dólares de los exportadores. Como ellos pre-financiaron sus exportaciones, los bancos les están reclamando la devolución de esos préstamos en dólares para atender el reclamo de retiro de depósitos que diariamente hacen sus clientes.

La séptima no es mensurable, por eso no está dentro de las causas de a caída de las reservas y es la falta de confianza que genera el posible ganador de las elecciones. Las medidas que anunciaron no bajan las chances de ir a un default selectivo. Las pruebas están a la vista. Dos de los tres bonos que se pagaron, vencen después del próximo mandato. El Bonar 2024 tiene una tasa de retorno de 20,15% y el Bonar 2026 de 26,33%. En tanto, el Bonar 2021, que le toca pagar al próximo presidente, da una renta de 81,73%. La diferencia de rendimientos está en que los inversores creen que el Bonar 21 será alcanzado indefectiblemente por el default selectivo o la restructuración de la deuda.

Esa falta de fe en el futuro, hizo que el riesgo país, al caer las paridades de los bonos de la deuda de más largo plazo, subiera 73 unidades (3,8%) a 2.130 puntos básicos.

En la plaza mayorista, se negoció un volumen más alto del habitual y obligó al Banco Central a intervenir con “ladrillos” de USD 10 y 20 millones, que los inversores se los llevaron rápidamente porque la liquidez está alimentada por los tenedores de plazos fijos que no los renuevan. Además, no había vendedores. Por eso, el 40% de las ventas las hizo el Banco Central. Al término de la rueda, el dólar que llegó a tocar $58,60, terminó en $58,51 un valor que es 16 centavos más elevado que el del viernes.

En bancos y casas de cambio, el dólar subió 27 centavos a $61.

El “libre” con escaso movimiento -las operaciones de “puré” son contadas porque el que vende dólares del cupo mensual d USD 10 mil, no puede recomprarlos hasta el mes que viene- subió a $66,50 y quedó a $67 para el martes.

El contado con liquidación, el dólar que se utiliza para fugar divisas triangulando con títulos en dólares en el exterior, aumentó 1,6% a $74,71 y la brecha con el dólar mayorista ya es de 30%. Cabe recordar que en la última parte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner esta brecha llegó al 50% y ahora parece seguir ese mismo camino.

El dólar MEP que es el que surge de vender bonos en dólares en pesos, aumentó 1,5% a $71,68.

La Bolsa siguió ajena al movimiento cambiario y al riesgo país. Es una apuesta a largo plazo por la reducida cotización de los principales papeles. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, subió 1,82% con un elevado monto de operaciones por $1.287 millones.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

Los ganadores fueron Pampa Energía (+3,85%), Grupo Galicia (+3,12%) e YPF (+2,60%). Las bajas más importantes las padecieron Transener (-4,10%) y Transportadora Gas del Norte (-3,41%).

En Wall Street los ADR’s argentinos -certificados de tenencias de acciones que cotizan en dólares y también se utilizan para hacer operaciones de contado con liquidación- tuvieron una buena rueda donde las alzas superaron ampliamente a las caídas. Lo mejor pasó por Loma Negra (+3,62%), Grupo Financiero Galicia (+2,64%), IRSA (+2,55%) y Pampa Energía (+2,54%).

Para la próxima ronda se espera más tensión sobre los dólares y los bonos. El ataque a las reservas va a continuar y el Gobierno resistirá hasta el viernes. De acuerdo al resultado, verá cual es la estrategia que sigue. Si decide cuidar las reservas para la próxima gestión, el dólar puede tener escaladas importantes hasta la entrega de mando. Si hay ballotage -que para muchos es improbable como lo dejó en evidencia el mercado- regirá una política más férrea de sostener el valor del dólar en este nivel.

Seguí leyendo: