Para los panaderos, se produjo un “descalabro” en el precio del pan. (NA)
Para los panaderos, se produjo un “descalabro” en el precio del pan. (NA)

La devaluación y el incremento de los costos presiona al alza en los alimentos básicos. Por el encarecimiento de la harina, el precio del pan subió un 15% en la última semana en gran parte del país y el kilo ya llega a $90 en las panaderías de la Capital Federal, advirtieron desde el sector.

"Algunos colegas están vendiendo ya hoy el kilo de pan a 90 pesos. Pero hay una fuerte dispersión por zona y por calidad", dijo a NA el presidente de la Cámara de Industriales panaderos de la Capital Federal, José Álvarez.

El precio de la bolsa de 50 kilos de harina se ubicaba en torno a los $600 la semana pasada y hoy se está vendiendo a entre 900 y más de 1.000 pesos, precisó Álvarez. Sin embargo, el panorama podría empeorar con los aumentos en las tarifas de gas.

"En febrero la bolsa de harina estaba $230 y $250. Se fue hasta el miércoles de 600 a 650 pesos", recordó hoy a su vez Emilio Majori, vicepresidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires, en diálogo con radio La Red.

El "descalabro" comenzó el jueves pasado, cuando las empresas molineras "pararon la comercialización del producto por la incertidumbre" por las fuertes variaciones en la cotización del dólar. Los panaderos culpan a la "especulación" de los acopiadores del trigo y la industria molinera, que retienen el producto a la espera de la evolución de la divisa norteamericana.

"Habían suspendido los pedidos y las entregas. Hay un problema de estabilidad, no sabemos cuánto vamos a cobrar y cuánto vender. Recién (días atrás) aparecieron un par de molinos vendiendo la bolsa de harina a $350, que más impuestos en total llegan a 980 pesos", precisó Majori.

(NA)
(NA)

"De una tonelada de trigo, los molinos sacan 75% de harina y el otro 25% lo transforman en alimentos balanceados, pellets, y demás. Con eso último pagaban los costos. Si hoy miramos a Estados Unidos, el valor de la bolsa de harina está el equivalente a 600 pesos argentinos. Entonces, acá hay pura especulación", añadió Álvarez.

Para los representantes del sector, las panaderías de la Capital "se están fundiendo y están cerrando" por la suba de los costos de producción, lo cual "no pasó nunca, ni en el 2002 cuando también había especulación por el dólar", dijo Álvarez.

"Al no poder pagar los impuestos, la gente va a tratar de ser clandestina. La panadería es una industria hecha por familias, por gente de trabajo. Quieren tributar y siempre fue ejemplo para regularizar cada situación. En este momento no se puede", completó Majori.

Para Álvarez, la solución es que el Gobierno vuelva a instrumentar una "tasa de abasto" para determinar un precio de referencia de la harina y "sentar a los molineros y acopiadores en una mesa y pedirles sus costos, porque están especulando muy mal".

SEGUÍ LEYENDO