Luis Caputo, presidente del Banco Central (Martín Rosenzveig)
Luis Caputo, presidente del Banco Central (Martín Rosenzveig)

Luis Caputo, el presidente del Banco Central, aprovechó las vacilaciones de los inversores a la apertura del mercado. Faltaron pesos para darle el impulso habitual al dólar. Ese era el dato clave para aplicar una nueva estrategia.

Al mediodía, para no dejar sospecha de lo que iba a hacer sobre el final de la rueda, licitó como lo hace casi diariamente, USD 100 millones por los que se pagaron un promedio de $38,8958.

Pero cerca del cierre, en vez de subastar una cifra mayor, el Central se "infiltró" entre los vendedores del mercado interbancario y colocó más de USD 130 millones, con lo que consiguió aplastar al dólar "hoy" a $38,52 (-1,23%), cuarenta y ocho centavos por debajo del día anterior.

La dimensión de la intervención fue importante. La plaza negoció USD 458 millones y el Central fue abastecedor de 40% de los dólares.

Pero a Caputo no le interesó atacar a la plaza del contado, sabe que el más vulnerable es el que opera en el mercado de futuros porque ahí hay compradores y vendedores que, cuando ven a la plaza con una tendencia compradora firme, juegan por encima de sus posibilidades. Esta vez, por caso, los vendedores de fines de octubre en un día perdieron $90.000 cada USD 100.000 que compraron a futuro.

Cerca del cierre, en vez de subastar una cifra mayor, el Central se ‘infiltró’ entre los vendedores del mercado interbancario y colocó más de USD 130 millones, con lo que consiguió aplastar al dólar ‘hoy’ a $38,52 (-1,23%)

Una operación normal en esta plaza –donde el mínimo es USD 100 mil– es superior al millón de dólares. Por eso, el que perdió $900.000 sobre el final de la rueda, se debe estar debatiendo en si debe asumir la pérdida y guardarse hasta que cambie la tendencia o mantenerse para recuperar lo perdido. De la misma manera, que el premio de quedarse puede ser recuperar lo perdido, también existe la posibilidad de duplicar el quebranto. No son horas fáciles para los operadores de futuro, que son el corazón del mercado cambiario y adonde apuntó la estrategia del Banco Central.}

Tipo de cambio

En bancos y casas de cambio, el dólar cerró a $39,25, lo que representa una baja de 0,44% (-1,10%). "Todavía hay demasiada gente herida por confiar en el peso", dijo Fernando Luciani directivo del Mercado Abierto de Valores. "Cuando fue el fenómeno de las Lebac, todo el mundo salió a comprarla. El registro de inversores en la Comisión Nacional de Valores creció en 200.000 personas. En total 450.000 tenían Lebac. Todos quedaron heridos cuando comenzó a recalentarse la inflación y el dólar. Por supuesto, vendieron las Lebac a pérdida y se pasaron a dólares. Más allá de cualquier baja eventual del dólar, ellos están esperando que baje la inflación para volver al peso. El mayor motor del dólar es la inflación, no hay que perder de vista eso y acá fracasó el gobierno en contenerla", agregó.

La estrategia de vender dólares oficiales tiene un precio, los depósitos en dólares del sistema en los últimos cinco días perdieron USD 702 millones y están por debajo de los USD 28.000 millones.

El Bonar 2024, el bono de referencia en dólares, subió 1,11%, pero el Bonar 2020, acompañó al billete y cedió 0,93

Las reservas cedieron USD 394 millones a 51.052 millones, a pesar que en el exterior por la suba del euro, la libra esterlina y el oro se ganaron USD 48 millones. La pérdida se debió a que el costo total de la intervención fue de USD 235,1 millones y que se pagaron 2 millones a Brasil. La diferencia está en la merma de depósitos en dólares. Los bancos están prestando a exportadores y financiando importaciones.

Los bonos de la deuda, con negocios $28.760 millones, un monto elevado, tuvieron comportamiento dispar. El Bonar 2024, el bono de referencia en dólares, subió 1,11%, pero el Bonar 2020, acompañó al billete y cedió 0,93.

Como la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años se mantuvo en 2,92%, el riesgo país cedió 6,26% a 734 puntos básicos. Si bien es una baja notable, el riesgo sigue elevado como para pensar en acceder a los mercados internacionales a conseguir financiamiento.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

La Bolsa tuvo una reacción interesante. Pero lo llamativo fue que el movimiento se inició en el exterior. Los ADR's argentinos en Wall Street –certificados de acciones que cotizan en dólares– comenzaron a reaccionar bastante antes que la Bolsa local. Alguien adelantó información más detallada sobre el comportamiento de Donald Trump hacia la Argentina y aparecieron manos fuertes demandando papeles argentinos. Esos compradores, son los mismos que hasta hace unos días eran vendedores de todo lo que significara riesgo argentino.

Edenor (+11,5%) encabezó las subas en Estados Unidos. Lo siguió Banco Macro (+11%), Supervielle (+10,3%) y Pampa energía (+9,4%).

Las empresas de gas y electricidad fueron las más buscadas porque el mercado cree que el FMI le impedirá al Gobierno que haga concesiones en el aumento de las tarifas

En Buenos Aires, con negocios por $1.361 millones, un monto 20% superior al del día anterior, a partir de las 15.00 comenzó una fuerte recuperación que elevó 4,14% al índice Merval. A 15 minutos del final hubo una leve toma de ganancias que no impidió que los inversores celebren.

A nivel local también Edenor (+11,37%) y Banco Macro (+10,52%) encabezaron la recuperación. Las empresas de gas y electricidad fueron las más buscadas porque el mercado cree que el FMI le impedirá al Gobierno que haga concesiones en el aumento de las tarifas que quedaron atrasadas por la inflación y la devaluación.

Los días que siguen se verán dominados por los rumores de la negociación del FMI. El dólar será el termómetro.

Seguí leyendo: