Operación Torreira: la ingeniería que planifica Boca para fichar al mediocampista uruguayo

El futbolista que pertenece al Arsenal de Inglaterra hizo público su deseo de recalar en el Xeneize y el Consejo de Fútbol del club tomó nota de inmediato

Lucas Torreira, nuevo objetivo del Consejo de Fútbol de Boca
Lucas Torreira, nuevo objetivo del Consejo de Fútbol de Boca

“Me muero por jugar en Boca”, dijo Lucas. “Es ahora o nunca”, fue el mensaje que dio su padre. Torreira hizo público su deseo de vestir la camiseta azul y oro y el Consejo de Fútbol del club se puso a trabajar de inmediato para analizar qué alternativas hay para hacerse con sus servicios. No será una operación sencilla pero existe una frase célebre que indica que “la peor gestión es la que no se hace”.

En primera medida hay que saber que el mediocampista de 25 años cumple con dos requisitos que son fundamentales para el CDF liderado por Juan Román Riquelme: demostró su real deseo de ponerse la insignia xeneize y tiene nivel de selección (disputó con la Celeste el Mundial de Rusia 2018 y la Copa América de Brasil 2019). Ahora resta la situación económica y contractual con los dos clubes implicados, cuestión no menor.

El futbolista pertenece al Arsenal de Inglaterra, con el que tiene vínculo hasta mediados de 2023. A pesar de su buen nivel con los londinenses fue declarado prescindible en la última temporada y debido a eso recaló a préstamo en el Atlético Madrid, que justamente se desprendió en el mismo mercado del ghanés Thomas Partey, transferido a los Gunners. Torreira quedó dolido por el ninguneo que entiende que sufrió en Inglaterra y ya no quiere regresar allí. Aunque sabe también que los contratos están para cumplirse y los británicos pretenderán recuperar gran parte de los 35 millones de dólares que desembolsaron en su pase a la Sampdoria de Italia a mediados de 2018.

El préstamo de Torreira en Atlético Madrid finaliza en junio de 2021 (REUTERS/Andreas Gebert)
El préstamo de Torreira en Atlético Madrid finaliza en junio de 2021 (REUTERS/Andreas Gebert)

Se fijó una opción de compra que asciende a aproximadamente 25 millones de dólares y, en principio, la entidad madrileña no está dispuesta a ejecutar ya que para Diego Simeone, quien aprobó a gusto su contratación, no es una de las prioridades dentro del plantel. A la vista están sus números, con muchas suplencias y escasos minutos en cancha (en la mayoría de las ocasiones ingresando desde el banco).

“Todo depende de cómo se puedan comunicar los clubes, si pueden llegar a un acuerdo. Mi intención no está relacionada con el dinero; para ganar dinero me quedo en Europa, porque ofertas no me faltan”, mencionó el charrúa, que dejó entrever que la forma más fácil de recalar en la Ribera será por medio de un préstamo ya que el Arsenal pedirá varios millones por su traspaso directo.

Con Atlético Madrid fuera de juego así como otros clubes europeos interesados (descartados por el propio jugador), a Torreira le quedarán dos años de vínculo desde junio en Inglaterra y tendrá que definir. Los Gunners, conociendo las intenciones de su jugador, intentarán sacar el mayor rédito posible con el mejor postor. Sin embargo, desde Inglaterra ya llegaron las primeras reacciones tras las declaraciones del uruguayo: el diario Mirror plantea que difícilmente Arsenal se interponga ante los deseos del jugador.

El fanatismo de Torreira por Boca le gana a su deseo de continuar en Europa
El fanatismo de Torreira por Boca le gana a su deseo de continuar en Europa

Esto es simple: si Boca lo quiere a Lucas, que se tomen un avión o agarren un teléfono y lo vayan a buscar. No hay que buscarle muchas vueltas. ¿Boca quiere contar con sus servicios? Si tienen ganas de hacer un esfuerzo económico probablemente lleguen a un arreglo”, aseveró Torreira padre, quien anticipó que seguramente Lucas le dejará en claro a su representante que haga todo lo posible por allanar el camino para firmar con el Xeneize.

La ficha de un futbolista de la talla y con la proyección de Torreira por su corta edad está bien cotizada en el Viejo Continente: se especula que por él podrían llegar a pagar 26 millones de dólares. La cifra, imposible para que Boca lo adquiera. Un préstamo con cargo, factible. ¿Podrán convencer a los ingleses de que una temporada siendo figura en Argentina puede ayudar a recotizarlo en el mercado para ser vendido a mediados de 2022?

La muñeca que tenga el Consejo de Fútbol será clave para saber si la tratativa llega a buen puerto. A Boca ingresarán euros frescos por las ventas de Lucas Olaza e Iván Marcone al fútbol español que, según le confiaron a Infobae, serán invertidos en fichajes. Paradójicamente parte de ese dinero puede llegar a estar destinado a un compatriota de Torreira como Edinson Cavani. Tal vez, apuesten por los dos.

SEGUIR LEYENDO: