Patrick Braxton-Andrew en una fotografía tomada en julio de 2018 (Patrick Braxton-Andrew)
Patrick Braxton-Andrew en una fotografía tomada en julio de 2018 (Patrick Braxton-Andrew)

Kerry Braxton-Andrew se apresuraba por el distrito Roma en Ciudad de México porque iba tarde. El vuelo de su hermano Patrick estaba programado para aterrizar a las 4 de la tarde del 30 de octubre. Planeaban reunirse en su hotel una hora más tarde. Pero Kerry se había quedado atrapado vagando por las calles de la concurrida capital, por lo que tuvo que retrasar el encuentro. Sin embargo, cuando envió mensajes de texto a Patrick, no obtuvo respuesta.

"Obviamente, no quería pensar en lo peor", relató Kerry a The Washington Post.

Patrick había estado en México durante un par de días, caminando cerca de las Barrancas del Cobre, una cadena montañosa que ofrece vistas panorámicas que atraviesan el estado de Chihuahua en el noroeste del país. Kerry se uniría a su hermano para la segunda etapa del viaje. Juntos, los dos hombres de Davidson (Carolina del Norte), planeaban participar en las festividades del "Día de los Muertos" del país. Kerry ya tenía una idea de cómo se llevaría a cabo el viaje: Patrick, que tiene un español fluido y un espíritu que lo había impulsado a viajar por Centroamérica, conversaría con los locales. Kerry lo captaría todo con su cámara.

Pero cuando Kerry entró en el Hotel Milán alrededor de las 6:30 de la tarde, Patrick no estaba en el vestíbulo. Después de superar la barrera del idioma en la recepción, Kerry descubrió que su hermano mayor tampoco se había registrado en el hotel. Cuando el hombre llegó a su habitación, busco en Google el vuelo de Patrick. Había llegado a tiempo, incluso más temprano de lo previsto. Entonces, ¿dónde estaba Patrick?

"Luego envié un mensaje de texto a mis padres para ver si sabían algo de él", explicó Kerry. "Me dijeron que no".

Desde el 30 de octubre, la familia de Patrick ha estado luchando para dar con el paradero del maestro de 34 años. La madre, el padre, el hermano y la cuñada de Patrick se encuentran actualmente en Ciudad de México, entre llamadas telefónicas y reuniones con funcionarios mexicanos y estadounidenses. Hasta ahora, la familia ha podido rastrear los últimos movimientos de Patrick a Urique, un pequeño pueblo de Chihuahua que se encuentra al final de la cordillera, en una zona acosada por la violencia de los carteles. Allí, el sendero se desvanece.

"Definitivamente creemos que está en alguna parte, y si podemos encontrarlo, podremos llevarlo a casa sano y salvo", dijo a The Washington Post la madre de Patrick, Jean Braxton. Pero sobre las pistas que dejó el hombre perdido, la familia cree que no se perdió en el desierto.

"No vagó kilómetros y kilómetros por la ciudad. Es una persona desaparecida, no un excursionista perdido".

La historia de amor de Patrick con España y América Central era curiosa. Patrick creció en Davidson, donde su padre era entrenador en Davidson College, e hizo grandes esfuerzos para dominar la lengua extranjera. "Odiaba la lengua, sentía que no tenía aptitudes para ello", explicaba su madre. No fue hasta 2007, cuando su familia hizo un viaje a Costa Rica que Patrick se sintió cautivado por esa lengua que intentó dominar en las aulas de Estados Unidos.

Después de graduarse en Davidson College, Patrick emprendió un viaje de 13 meses por Centroamérica, incluida Guatemala. "Desarrolló un verdadero amor por la cultura, y su español se volvió realmente bueno", comentaba su madre. Finalmente se convirtió en profesor de español en una escuela privada en Carolina del Norte. Sus viajes a México y Centroamérica continuaron.

"Cada vez que Patrick tiene tiempo libre, planifica un viaje a algún lugar", dijo Kathleen Braxton-Andrew, su cuñada. "No es alguien que utiliza las vacaciones de primavera para sentarse en casa y ver Netflix".

La cámara de Patrick siempre lo acompañaba en sus viajes, según relataba su padre Gary Andrew. "Tiene muy buen ojo", decía. "Particularmente para edificios interesantes y colores brillantes, del tipo que se suelen ver en América Central".

Las Barrancas del Cobre era el lugar perfecto para Patrick, una zona pintoresca y remota. Las profundas crestas en la cordillera de la Sierra Tarahumara dan muchas oportunidades para tomar fotos gracias a las paredes verdes del valle.

"La forma en que trató de vendérmelo fue que era mucho más grande que el Gran Cañón, pero no era visitada por tanta gente", comentaba Kerry, que no pudo ausentarse del trabajo para unirse a Patrick en la primera etapa de su viaje. "Le gustaba ir a lugares donde no iba a haber muchos turistas. Preferiría ir a pueblos pequeños, por lo que realmente podía conocer a la gente".

Después de que Patrick no pudiera llegar a Ciudad de México como estaba previsto el 30 de octubre, la familia pudo rastrear sus pasos alrededor de las Barrancas del Cobre. Patrick salió de Carolina del Norte para México el 24 de octubre y aterrizó en Chihuahua. Al día siguiente, tomó el tren y pasó la noche cerca de la cima del valle.

El 26 de octubre, Patrick publicó fotos en las redes sociales mientras tomaba un autobús para bajar a las Barrancas del Cobre. La familia supo que se alojaba en un hotel en Urique, la pequeña ciudad que queda al fondo del valle. La recepción del teléfono celular y el servicio de Internet en la ciudad eran irregulares, pero Patrick aparentemente se quedaba en el único cibercafé de la ciudad, donde envió algunos mensajes a amigos de Estados Unidos. Fueros sus últimas comunicaciones.

La familia supo que fue visto por última vez saliendo de su hotel en Urique sobre las 4 de la tarde del 28 de octubre. Más temprano en el día, parecía que Patrick había ido de excursión. Pero su familia, teniendo en cuenta las pertenencias que encontraron en su habitación, no cree que él hubiera pensado en hacer una caminata. Su computadora de trabajo, su tarjeta de débito y sus zapatos estaban ahí. Su cámara también estaba en el hotel.

"Casi no llevaba nada encima", remarcó Kerry al tiempo que advertía que él nunca saldría de excursión sin su cámara.

Desde la desaparición de Patrick, la familia ha estado en Ciudad de México. Mantuvieron un diálogo constante con los funcionarios sobre el terreno en Chihuahua, incluido el gobernador y el fiscal general.

La semana pasada, el senador Thom Tillis (republicano en Carolina del Norte) tuiteó que su oficina estaba al tanto de la situación. "Mi personal está trabajando activamente con el Departamento de Estado y la policía mexicana está realizando una exhaustiva búsqueda", escribió. "Por favor, mantengan a Patrick, su familia y las comunidades de Mooresville y Davidson en sus oraciones".

"Han sido maravillosos", dijo la madre de Patrick. Pero siguiendo los consejos de la embajada de Estados Unidos en Ciudad de México, la familia aún no ha visitado la remota ciudad donde Patrick desapareció. De vuelta a Carolina del Norte, varios amigos y conocidos han ayudado a crear una página de Facebook para difundir información de la búsqueda.

"Patrick era un tipo honesto, sincero y bueno", manifestaba su madre. "No era solo un tipo que vagaba por ahí en busca de problemas", comentó.