La dictadura de Nicolás Maduro rechazó la oferta del sector privado venezolano de comprar vacunas contra el COVID-19

Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional chavista, desestimó la iniciativa de Fedecámaras que propuso elaborar un plan para inmunizar a tres millones de venezolanos


Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional chavista (EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ)
Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional chavista (EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ)

Pese a la lenta campaña de vacunación que están desarrollando las autoridades chavistas, este martes la dictadura de Nicolás Maduro rechazó el plan de inmunización propuesto días atrás por Fedecámaras, la principal organización de gremios empresariales de Venezuela.

Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional chavista, descartó la posibilidad de que se construya un plan de vacunación con la participación de todos los sectores del país.

“El único ente autorizado, capacitado y legitimado para cumplir con la vacunación contra el COVID es el Ministerio de Salud”, advirtió el funcionario chavista.

Rodríguez sostuvo que el plan de vacunación nacional fue elaborado por “la única autoridad que tiene Venezuela”: “La única autoridad legal, legítima, sanitaria que tiene Venezuela es el Ministerio para la Salud del gobierno de Nicolás Maduro. Ese plan ya se elaboró y fue llevado a esa Mesa Técnica”.

La declaración del vocero de la dictadura tiene lugar dos días después de que Maduro arremetiera contra Fedecámaras al calificarla como un “nido de víboras que se presta a los planes conspirativos”.

Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras de Venezuela (Courtesy Fedecamaras/Handout via Reuters)
Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras de Venezuela (Courtesy Fedecamaras/Handout via Reuters)

A fines de marzo, la organización que agrupa a las principales empresas privadas en el país caribeño planteó un plan que buscaría inmunizar a tres millones de venezolanos en cuatro meses y medio. Para su implementacióin se requerirían seis millones de dosis y unas 100 clínicas privadas.

En la presentación del proyecto, Ricardo Cussano, presidente de la organización, detalló que la idea era destinar el 20% de las dosis a la población más vulnerable “siguiendo las pautas del Ejecutivo Nacional”. El resto irían a trabajadores y sus familiares. Asimismo, indicó que no se trata de un “plan de comercialización”, sino que la intención es ayudar a los venezolanos “al derecho humano de acceder a las vacunas”.

Pese a la negativa expuesta por las autoridades chavistas, el pasado 17 de febrero el propio Maduro había expresado que no se oponía a que el sector privado contribuya a mejorar el plan de vacuncación contra el coronavirus: “Podría ser, en medio de la batalla contra las sanciones malo no sería”.

Hasta el momento, al país han llegado 750.000 vacunas, de las cuales 250.000 son de la rusa Sputnik V y 500.000 de la china Sinpharm.

Maduro dijo el domingo pasado que Venezuela producirá al mes dos millones de la vacuna cubana Abdala contra la covid-19, después de reiterar que suscribió un convenio con la isla caribeña para fabricar los fármacos.

Médicos venezolanos exigen el suministro de vacunas contra el coronavirus (REUTERS/Manaure Quintero)
Médicos venezolanos exigen el suministro de vacunas contra el coronavirus (REUTERS/Manaure Quintero)

“Hemos firmado un convenio para producir, en nuestros laboratorios (...), dos millones de vacunas por mes de la vacuna Abdala, ya por allá para el mes de agosto, septiembre, aproximadamente”, manifestó el dictador venezolano en una transmisión a través del canal estatal VTV.

Aseguró también que el país firmará convenios con China, Rusia y “otros países” para producir vacunas contra la covid-19.

La vacuna Abdala aún se encuentra en fase prueba y, según Maduro, los estudios “van muy bien”. El pasado jueves, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, confirmó que el inmunizante se produciría en un laboratorio estatal en Caracas.

Pese a la grave crisis humanitaria que atraviesa el país, y a la cuestionada gestión de la pandemia, el régimen chavista dijo que espera poder vacunar contra el coronavirus al 70% de la población este año con las vacunas de Rusia, China, Cuba y el mecanismo Covax, que coordina la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Poco más de un millón de vacunas llegaron a Venezuela (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)
Poco más de un millón de vacunas llegaron a Venezuela (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)

El fin de semana Maduro detalló que el anticipo de pago del plan Covax, por el que el país adquirirá 11.374.400 vacunas contra la covid-19, se realizó con un dinero que fue “liberado” del “secuestro” de recursos que, según indicó el dictador, le ha hecho el Gobierno de Estados Unidos.

Con el objetivo de “agilizar la entrega de vacunas”, Maduro sostuvo el lunes una videoconferencia con el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Sostuve una muy productiva videoconferencia con el doctor Tedros Adhanom, director general de la WHO (OMS por sus siglas en inglés), la doctora Carissa F. Etienne, directora de la OPS y los representantes de la Gavi, con el fin de agilizar la entrega de las vacunas para nuestro pueblo, a través del sistema Covax”, escribió el dictador en sus redes sociales.

Con información de EFE

SEGUIR LEYENDO: