El dictador Nicolás Maduro hablando con periodistas en una rueda de prensa en el Palacio de Miraflores en Caracas (REUTERS/Fausto Torrealba)
El dictador Nicolás Maduro hablando con periodistas en una rueda de prensa en el Palacio de Miraflores en Caracas (REUTERS/Fausto Torrealba)

La dictadura de Nicolás Maduro suspendió este lunes por 90 días las operaciones de la aerolínea portuguesa TAP en Venezuela, tras acusarla de permitir viajar con explosivos a Juan José Márquez, tío del presidente interino Juan Guaidó, anunció el ministro de Transporte chavista, Hipólito Abreu.

“Debido a las graves irregularidades cometidas en el vuelo TP173 y en apego a la normativa aeronáutica civil nacional, se suspende por 90 días las operaciones de la línea aérea TAP hacia nuestro territorio”, señaló el ministro en Twitter, poco después de haber declarado ante la prensa que el régimen chavista evaluaba acciones que podrían llegar a una “suspensión permanente”.

“La aerolínea TAP ha sido suspendida por noventa días en razón de las graves violaciones de la normativa de la Aeronáutica Civil Venezolana, sin menoscabo de las multas y procedimientos administrativos a que hubiere lugar. Venezuela se respeta!”, agregó la vicepresidenta Delcy Rodríguez, también a través de la red social.

El tuit de Delcy Rodríguez
El tuit de Delcy Rodríguez

El pasado martes, el opositor Juan Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente interino de Venezuela, arribó a Caracas junto a su tío, Juan José Márquez, en el vuelo TP-173 de TAP.

Juan Guaidó y su comitiva llegaron a Caracas en un avión de TAP, procedente de Lisboa
Juan Guaidó y su comitiva llegaron a Caracas en un avión de TAP, procedente de Lisboa

El régimen de Maduro dijo ese mismo día que el tío de Guaidó, quien se encuentra detenido arbitrariamente por la dictadura, transportó en ese vuelo explosivos sintéticos, chalecos antibalas no declarados y un plan, redactado en inglés, para cometer atentados en el país. Tras ser enviado a los tribunales chavistas, fue imputado por supuestamente portar materiales explosivos escondidos en varios objetos. Su defensa tildó el caso de “vil montaje”.

“Este tipo de fallas atentan contra la seguridad aeronáutica”, dijo Abreu. “Para nosotros esto es un elemento de mucha preocupación, toda vez que en los últimos tiempos el sistema aeronáutico nacional ha trabajador mucho para mejorar lo que son nuestros niveles de seguridad”, añadió.

También manifestó que el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil de Venezuela (INAC) está al frente del procedimiento administrativo, y que se envió un informe con las presuntas irregularidades a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Juan José Márquez, tío de Juan Guaidó
Juan José Márquez, tío de Juan Guaidó

Guaidó rechazó el pasado sábado las acusaciones contra su tío y advirtió que “es imposible colocar material explosivo en una línea comercial” europea. También repudiaron las acusaciones la propia TAP y el gobierno de Portugal, que acusó al régimen de intentar “presionar” al presidente interino con la detención de su tío.

TAP, fundada en 1945, ofrece vuelos a 93 destinos, incluido Venezuela, donde existe una importante comunidad lusitana.

Actualmente forma parte de alianza Star Alliance -junto a otras 26 aerolíneas-, que opera más de 18.000 vuelos cada día.

Augusto Santos Silva, ministro de Asuntos Exteriores de Portugal
Augusto Santos Silva, ministro de Asuntos Exteriores de Portugal

Rechazo de TAP y Portugal

La semana pasado, luego de que Diosdado Cabello asegurara que Márquez fue detenido por transportar explosivos en el vuelo en el que el presidente interino regresó a Venezuela, la aerolínea portuguesa TAP le respondió al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

“Es imposible viajar con explosivos en nuestros aviones porque tenemos sistemas de seguridad que los detectan (…) En las normas de TAP y de todas las aerolíneas aliadas a IATA, no solo está prohibido viajar con explosivos, sino que la lista incluye baterías”, manifestó un representante de la compañía portuguesa, de acuerdo con lo consignado por La Patilla.

También se manifestó el gobierno portugués a través del ministro de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva, quien aseguró que las denuncias de la dictadura chavista “no tienen ningún sentido”.

El diplomático luso señaló que la detención de Márquez no es más que “una manera de intimidar al presidente Guaidó”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: