China confirmó la reducción de sus vínculos con Venezuela “debido a las sanciones y otros factores”

El ministerio de Relaciones Exteriores realizó la declaración luego de que el enviado especial de la Casa Blanca para el país caribeño, Elliot Abrams, así lo asegurara

 AFP 163
AFP 163

El gobierno chino indicó este miércoles que ha reducido sus vínculos con el régimen de Nicolás Maduro “debido a las sanciones” impuestas por la comunidad internacional y “otros factores”. La declaración, realizada por el ministerio de Relaciones Exteriores chino, tuvo lugar luego de que el enviado especial de la Casa Blanca para el país caribeño, Elliot Abrams, así lo asegurara.

En diálogo con la prensa, Abrams indicó que la presencia de China en Venezuela “está disminuyendo, no creciendo” debido a las preocupaciones de la administración de Xi Jinping respecto del manejo de la economía por parte del régimen, así como la corrupción imperante por parte de sus agentes. “Su visión es que es un desastre”, expresó Abrams. Y agregó que funcionarios chinos le han manifestado la visión en privado.

El funcionario estadounidense no proveyó ejemplos que ilustraran su declaración, pero notó que Estados Unidos “no está al tanto de nuevos préstamos o inversiones de China que hayan tenido lugar en 2019”.

La cancillería china, por su parte, indicó que “las sanciones son la causa principal del deterioro de la vida diaria de los venezolanos”, por lo que urgió “a los países relevantes a terminar inmediatamente con las sanciones unilaterales contra Venezuela”. La parte final del comunicado, no obstante, insinúa que China continuará brindando apoyo al régimen en el plano internacional.

Los dos países habían establecido una asociación económica a principios de la década de 2000 basada en la necesidad de financiamiento del gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez y la búsqueda desesperada de petróleo por parte de China, a medida que aumentaba su crecimiento económico.

Pero el crecimiento chino se estabilizó y el crudo se volvió abundante después del colapso de los precios del petróleo en 2014, por lo que China tuvo menos que ganar en la relación con Venezuela. Se estima que Caracas, atrapado en una crisis económica, le debe a Pekín casi 20.000 millones de dólares.

La imposibilidad del régimen de afrontar sus deudas ha tenido efectos tanto a nivel estatal como empresarial: el primero se vio ilustrado en octubre de 2019 cuando la principal contratista petrolera de China en Venezuela terminó los acuerdos con proveedores locales en proyectos petroleros debido a la falta de pago de la compañía petrolera estatal.

Las compañías locales de servicios petroleros fueron invitadas a negociar los términos de salida y los pagos adeudados con los funcionarios de HQC. La medida sigue a la decisión de HQC a principios de septiembre de detener el trabajo en la mayor empresa conjunta China-Venezuela, debido a la falta de pago por parte de PDVSA.

En tanto, desde hace tiempo ya las administraciones venezolanas y chinas han sellado acuerdos para cancelar los pagos en forma de envíos de crudo por parte de la compañía petrolera nacional de Venezuela. El mismo sistema es usado con Rusia.

La disminución de la presencia china incrementó de manera proporcional la dependencia del régimen hacia el gobierno ruso. En otro pasaje de su contacto con los medios, Abrams insistió en que el creciente rol de Rusia y su estatal petrolera Rosneft parecían ser el resultado del impacto de las sanciones estadounidenses, que según él había obligado a otros países y compañías a alejarse de Venezuela.

Cuando se le preguntó si Washington está preparando sanciones relacionadas con Venezuela contra Rusia y Rosneft, Abrams dijo que sus roles “continúan atrayendo mucha atención aquí”, pero se negó a discutir cualquier medida específica.

Días atrás, Abrams había asegurado que Rusia tampoco está invirtiendo dinero en el país caribeño, sino que “lo está recuperando porque no tienen confianza en el régimen”.

El apoyo ruso al régimen se reflejó en el hecho de haber sido uno de los únicos países en reconocer a Luis Parra como presidente de la Asamblea Nacional venezolana, pese a que este se autoproclamó como tal en una sesión sin quórum y a la que los diputados opositores no pudieron ingresar, bloqueados por las fuerzas chavistas. Y de hecho, según aseguraron expertos internacionales, fue el gobierno ruso quien exigió al régimen que llevara a cabo esta maniobra.

Más sobre este tema:

El gobierno de EEUU aseguró que “el Kremlin sabe muy bien que el régimen de Maduro está más y más débil”

La exigencia de Rusia que Nicolás Maduro cumplió con un nuevo golpe a la democracia