Qué tienen en común la nueva colección de Saint Laurent y un Rolls-Royce con interiores de Hermès

Ambos fueron algunos de los hitos de la moda internacional esta semana. Además, el sector del lujo se moderniza con la creación de Aura, una plataforma blockchain desarrollada en conjunto por LVMH, Richemont y el Grupo Prada

El choque entre lo clásico y lo trash es parte de la identidad de Saint Laurent (Juergen Teller)
El choque entre lo clásico y lo trash es parte de la identidad de Saint Laurent (Juergen Teller)

La nueva colección de Saint Laurent combina las siluetas de los ‘60 y la paleta de los ‘80 en una oda a la libertad

“Dedicada a la libertad de movimiento”, lee la descripción de la colección otoño-invierno 2021 de Saint Laurent. La imagen de una tundra, dominada por el hielo y por el viento, da inicio al desfile. Tailleurs con siluetas de los ‘60 y géneros masculinos y una paleta inspirada en los años ‘80 con rosas, violetas y verdes oliva son testigos de una épica de la que la naturaleza, en su inmensidad e irreverencia, es protagonista. Como un encuentro entre Rod Stewart y Olivia Newton-John, los géneros metalizados, el spandex, la piel sintética y la joyería oversize dan lugar a un glamour despreocupado, un estilo rock y despojado a la manera de Kate Moss si decidiera, repentinamente, vestirse como uno de los New York Dolls.

El juego entre la sofisticación y lo kitsch es parte de la histórica ironía de la marca y un elemento fundamental de una estrategia de apropiación de una cultura signada por las dinámicas de poder masculinas. Desde el vestido Mondrian de 1965 inspirado en las pinturas del neoplasticista neerlandés, a Le Smoking, el primer tuxedo para mujer creado por Yves Saint Laurent en 1966, la identidad de la marca está basada en la transgresión de los códigos de lo alto y lo bajo, de lo élite y lo pop, de lo público y lo doméstico.

Collares de perlas y minifaldas, chalecos de punto y micro shorts, la sensualidad adolescente y el lujo clásico se encuentran en una colección festiva y cotidiana definida por la libertad.

Siluetas de los '60 con colores de los '80 y el espíritu del glam rock en la nueva colección de Saint Laurent (Juergen Teller)
Siluetas de los '60 con colores de los '80 y el espíritu del glam rock en la nueva colección de Saint Laurent (Juergen Teller)

Phantom Oribe: Rolls-Royce y Hermès colaboran en el diseño de un Phantom hecho a medida para un empresario japonés

Las colaboraciones en la moda, además de generar una sensación de novedad y urgencia necesaria en una industria en la que los consumidores se aburren fácilmente y son constantemente bombardeados con productos nuevos, también cumplen la función de extender la idea de la marca como un elemento identitario a todos los ámbitos de la vida. Fundas para iPhone y correas de Apple Watch, binoculares para Leica, y un Bugatti Chiron 1:1 que tardó cuatro años en desarrollarse, el historial de colaboraciones de Hermès da una idea de la percepción de exclusividad y calidad que la maison francesa busca infundir en sus productos.

El Rolls-Royce Phantom Oribe hecho en colaboración con Hermès para el empresario japonés Yusaku Maezawa (Cortesía Rolls-Royce)
El Rolls-Royce Phantom Oribe hecho en colaboración con Hermès para el empresario japonés Yusaku Maezawa (Cortesía Rolls-Royce)

Dentro de esta línea se inscribe su último producto, el Phantom Oribe, un Rolls-Royce hecho a medida para el empresario japonés Yusaku Maezawa. Diseñado en conjunto por Hermès y Rolls-Royce, con interiores y exteriores en colores crema, blanco y dos tonos de verde, el Oribe Green, creado exclusivamente para este modelo, y el Enea Green, único al cuero Hermès, el vehículo se inspira en la cerámica antigua japonesa convirtiéndose en un exponente del encuentro entre las tradiciones estilísticas inglesas y niponas.

La paleta de colores está inspirada en la cerámica antigua japonesa (Cortesía Rolls-Royce)
La paleta de colores está inspirada en la cerámica antigua japonesa (Cortesía Rolls-Royce)

Aura, la plataforma blockchain creada por LVMH, Richemont y el Grupo Prada para la trazabilidad transparencia en el sector del lujo

Los conflictos de autenticidad y de transparencia en la cadena de valor son cada vez más relevantes en la agenda de las marcas de lujo. El incremento de la venta de prendas de segunda mano y la demanda por una mayor trazabilidad de los productos, desde la recolección de la materia prima a la venta, que fueron impulsados por un creciente interés por la sustentabilidad y la responsabilidad social, dio lugar a la creación de Aura. Esta plataforma blockchain fue desarrollada en conjunto por Louis Vuitton Moët Henessy, el mayor conglomerado de lujo del mundo y dueño de firmas como Christian Dior, Givenchy y Chandon; Richemont, el grupo de Cartier y Chloé, entre otros; y el Grupo Prada, dueño de Prada y Miu Miu con la finalidad de dar una respuesta a esta necesidad.

La tecnología, que ya se emplea en otras industrias como la alimentaria y la bancaria, permite la creación de una base de datos encadenada cuyos eslabones, una vez ingresados, no pueden ser modificados. Esta funcionalidad tiene un gran potencial a la hora de determinar el origen de un material o una prenda, tanto a los fines de esclarecer los actores involucrados en su creación como de determinar su autenticidad.

Aura, que también puede ser utilizada por firmas ajenas a los tres grupos que la crearon, es una iniciativa que, además de reafirmar la posición predominante de las grandes marcas en un nuevo mercado dentro de la industria de la moda, puede contribuir al desarrollo de un futuro responsable y sostenible, basado en la circularidad y en el comercio justo.

SEGUIR LEYENDO: