¿Por qué los antiguos egipcios estaban obsesionados con los gatos?

Las cualidades felinas estaban aparentemente próximas a la devoción

Egipto_descubrimiento arqueologico_Estatuas Gatos Noviembre 2018
Egipto_descubrimiento arqueologico_Estatuas Gatos Noviembre 2018

Los antiguos egipcios son famosos por su afición a todo lo felino. No hay escasez de artefactos con temas de gatos, desde estatuas más grandes que la vida hasta joyas intrincadas, que han sobrevivido a los milenios desde que los faraones gobernaron el Nilo. Los antiguos egipcios momificaron a innumerables gatos e incluso crearon el primer cementerio de mascotas conocido del mundo, un cementerio de casi 2.000 años de antigüedad que alberga en su mayoría gatos con collares de hierro y cuentas extraordinarios.

Pero, ¿por qué se valoraba tanto a los gatos en el antiguo Egipto? ¿Por qué, según el historiador griego antiguo Herodoto, los egipcios se afeitarían las cejas como muestra de respeto cuando lamentaban la pérdida de un gato de la familia? Según advierte la revista Live Science, las cualidades felinas estaban aparentemente próximas a la devoción.

Gran parte de esta reverencia se debe a que los antiguos egipcios pensaban que sus dioses y gobernantes tenían cualidades felinas, según una exposición de 2018 sobre la importancia de los gatos en el antiguo Egipto celebrada en el Museo Nacional Smithsonian de Arte Asiático en Washington, DC. Específicamente, los gatos eran vistos como poseedores de una dualidad de temperamentos deseables: por un lado pueden ser protectores, leales y cariñosos; pero por el otro pueden ser belicosos, independientes y feroces.

Para los antiguos egipcios, esto hacía que los gatos parecieran criaturas especiales dignas de atención, y eso podría explicar por qué construyeron estatuas felinas. La Gran Esfinge de Giza, un monumento de 73 metros de largo que tiene la cara de un hombre y el cuerpo de un león, es quizás el ejemplo más famoso de tal monumento, aunque en verdad, los historiadores no están exactamente seguros de por qué los egipcios se tomaron la molestia de tallar la esfinge. Asimismo, la poderosa diosa, Sakhmet (también deletreada Sekhmet), fue representada con la cabeza de un león sobre el cuerpo de una mujer. Se la conocía como una deidad protectora, especialmente durante los momentos de transición, incluidos el amanecer y el anochecer. Otra diosa, Bastet, a menudo era representada como un león o un gato, y los antiguos egipcios creían que los gatos eran sagrados para ella.

Es probable que los gatos también fueran amados por sus habilidades para cazar ratones y serpientes (REUTERS)
Es probable que los gatos también fueran amados por sus habilidades para cazar ratones y serpientes (REUTERS)

Es probable que los gatos también fueran amados por sus habilidades para cazar ratones y serpientes. Fueron tan adorados que los antiguos egipcios nombraron o apodaron a sus hijos con el nombre de felinos, incluido el nombre “Mitt” (que significa gato) para niñas, según University College London. No está claro cuándo aparecieron los gatos domésticos en Egipto, pero los arqueólogos han encontrado entierros de gatos y gatitos que datan del 3800 a. C., informó Live Science anteriormente.

Sin embargo, muchas investigaciones han sugerido que esta obsesión no siempre fue amable y cariñosa, y hay evidencia de un lado más siniestro de la fascinación felina de los antiguos egipcios. Probablemente hubo industrias enteras dedicadas a la cría de millones de gatitos para ser sacrificados y momificados para que las personas pudieran ser enterradas junto a ellos, en gran parte entre alrededor del 700 a. C. y el 300 d. C. En un estudio publicado el año pasado en la revista Scientific Reports, los científicos llevaron a cabo a cabo una exploración por micro-CT de rayos X en animales momificados, uno de los cuales era un gato. Esto les permitió echar un vistazo detallado a su estructura esquelética y los materiales utilizados en el proceso de momificación.

Cuando los investigadores obtuvieron los resultados, se dieron cuenta de que la criatura era mucho más pequeña de lo que habían anticipado. “Era un gato muy joven, pero no nos habíamos dado cuenta de eso antes de hacer el escaneo porque gran parte de la momia, aproximadamente el 50%, está compuesta por la envoltura”, dijo el autor del estudio Richard Johnston, profesor de investigación de materiales en la Universidad de Swansea en el Reino Unido. “Cuando lo vimos en la pantalla, nos dimos cuenta de que era joven cuando murió”, aseveró.

La práctica de sacrificar gatos no era rara. “A menudo fueron criados con ese propósito”, dijo Johnston. “Era bastante industrial, tenías granjas dedicadas a la venta de gatos”. Para Mary-Ann Pouls Wegner, profesora asociada de arqueología egipcia en la Universidad de Toronto, “eso se debe a que muchas de las criaturas se ofrecieron como sacrificio votivo a los dioses del antiguo Egipto. Era un medio para apaciguar o buscar ayuda de deidades además de oraciones habladas”.

Lamentablemente, no está exactamente claro por qué se consideró deseable comprar gatos para ser enterrados, pero parece que hay una delgada línea entre la veneración y el enamoramiento.

SEGUIR LEYENDO: