Al día siguiente del incendio que arrasó con el techo de la catedral de Notre Dame y dañó alguna de sus reliquias y centenarias joyas arquitectónicas, los fotógrafos pudieron ingresar al interior de la iglesia parisina para tomar imágenes. Allí se ven las pilas de escombros amontonados sobre la nave central, el agujero a cielo abierto sobre el atrio, los charcos de agua en sus pisos y el hollín que cubre sus paredes.

(AFP)

(AFP)

(Bloomberg)

(Bloomberg)

(Christophe Petit Tesson, Pool via AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: