Foto: U.S. Senate TV/Reuters
Foto: U.S. Senate TV/Reuters

La defensa del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, culminó este martes con sus alegatos iniciales en el marco del juicio político en su contra que tiene lugar en el Senado. En su tercer tramo de ocho horas para presentar sus argumentos -en total van a haber tenido 24- el equipo de abogados del Presidente aseguró que los demócratas, impulsores de la acusación, buscan su remoción porque desacuerdan con sus políticas y no porque hubiera cometido crímenes que lo ameriten.

Concluído este período, los senadores -que ofician como jurados en el proceso- tendrán dos días para realizar preguntas a las dos partes. En el centro de la etapa estarán los esfuerzos demócratas para convencer suficientes republicanos, que cuentan con mayoría y hasta ahora están firmemente encolumnados detrás de Trump, de llamar a testificar al ex asesor nacional de seguridad, John Bolton.

Aunque parecía que la iniciativa estaba destinada al fracaso, un reporte del New York Times cambió las expectativas. Indicó que en el libro que comenzó a escribir al dejar la Casa Blanca, Bolton respalda la versión de los demócratas respecto a los hechos que derivaron en el juicio político: sostiene que Trump le dijo que quería congelar la ayuda de seguridad a Ucrania hasta que Kiev ayudara con las investigaciones sobre varios demócratas, incluida una sobre Burisma, la empresa de gas en la que el hijo de Joe Biden, Hunter, ocupó un asiento de directorio.

FOTO DE ARCHIVO. El ex asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, ajusta sus gafas durante una reunión con jefes de la OTAN en la Casa Blanca. Abril 2, 2019. REUTERS/Joshua Roberts/File Photo
FOTO DE ARCHIVO. El ex asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, ajusta sus gafas durante una reunión con jefes de la OTAN en la Casa Blanca. Abril 2, 2019. REUTERS/Joshua Roberts/File Photo

La revelación causó que distintos republicanos insinuaran que podrían estar a favor de llamar a Bolton a testificar. Los demócratas necesitan que al menos 4 de los 53 republicanos en el Senado apoyen su moción. Hasta el martes, tres habían realizado declaraciones públicas al respecto: Mitt Romney, Susan Collins y Lisa Murkowski.

Trump, no obstante, fue enfático a la hora de negar la información: “NUNCA le dije a John Bolton que la ayuda a Ucrania estaba vinculada a las investigaciones de los demócratas, incluidos los Biden”, tuiteó Trump el lunes. “Si John Bolton dijo esto, fue solo para vender un libro”, agregó.

Un llamado a Bolton o a otros testigos podría estirar el juicio y echar por tierra los esfuerzos del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de cerrar el asunto sobre el final de esta semana. Según consignó The Washington Post, McConnell anunció en una reunión a puertas cerradas que aún no contaba con los votos para evitar llamarlo a Bolton.

Una vez que la defensa finalice sus argumentos, los senadores tendrán 16 horas para presentar sus preguntas por escrito a la defensa y a los siete congresistas demócratas que actuaron como fiscales en la acusación.

El presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos, John Roberts, quien preside el juicio, será quien lea las preguntas en voz alta. A continuación, se espera que el Senado discuta si debe citar o no a testigos. No obstante, aún si la decisión es positiva, las chances de que el Presidente sea removido de su puesto continúan siendo bajas, considerando que para ello se necesitan 67 votos positivos.

Más sobre este tema: