Michelle Obama en un momento de la entrevista
Michelle Obama en un momento de la entrevista

Michelle Obama reveló detalles íntimos de su vida antes, durante y después su ingreso a la Casa Blanca como primera dama de los Estados Unidos. Desde su historia de amor con Barack Obama hasta la dolorosa lucha para tener hijos, sus sentimientos durante la campaña electoral que llevó su marido a la presidencia y sus duras críticas al actual mandatario Donald Trump, Michelle abarcó varios de los temas que aparecen en sus memorias, tituladas en inglés Becoming (Mi historia, se llamarán en castellano) y que se publicarán el 13 de noviembre en Estados Unidos.

"Desde ese beso en adelante… fue amor"

En la entrevista con Robin Roberts, del programa de ABC Good Morning America, Michelle reveló que, cuando conoció a quien se convertiría en su marido, "no quedó muy impresionada". Abogada graduada en la Universidad de Harvard, conoció a Barack en el despacho Sidley Austin en Chicago, donde ambos trabajaron.

"No sabía realmente qué podía esperar", dijo al recordar el momento en el que escuchó a los colegas hablar de su nuevo compañero de trabajo. "Y entonces hace su ingreso Barack Obama. Y Barack Obama siempre ha caminado como Barack Obama… Como si tuviera todo el tiempo del mundo. Tenía ese andar… Yo pensé: 'Muchacho, eres guapo'".

Sin embargo, reveló que descartó "salir con uno de los pocos empleados negros del verano" porque le estaba "vedado": le habían encargado que fuera mentora de ese hombre dos años mayor que ella.

Pero a medida que iban conociéndose, terminó cediendo al cortejo del joven abogado. "Me decía: 'Estás loca, tendríamos que salir juntos. Tú me gustas, yo te gusto'. Eso me encantó de él: era muy directo. No andaba con vueltas".

Michelle y Barack recién casados
Michelle y Barack recién casados

"Cuando nos detuvimos a tomar un helado, él percibió que yo estaba comenzando a ser más abierta. Y avanzó con suavidad: sólo se inclinó para darme un beso. Y eso fue todo lo que hacía falta, realmente. Desde ese beso en adelante, fuimos… fue amor. Y él fue mi hombre".

Era el año 1989. Se casaron dos años después, en 1992.

La lucha para tener hijos y la terapia de pareja: "Dejé de sentirme culpable"

La ex primera dama de Estados Unidos también reveló que se sometió a tratamientos de fecundación in vitro para quedar embarazada de sus dos hijas, Malia y Sasha, después de sufrir un aborto espontáneo hace unos 20 años.

"Sentí que había fallado, porque no sabía qué tan comunes eran los abortos espontáneos, porque no hablamos de ellos", dijo Michelle. "Esa es una de las razones por las que creo que es importante hablar con las madres jóvenes sobre el hecho de que ocurren abortos involuntarios", agregó.

Malia Ann y Sasha tienen ahora 20 y 17 años, respectivamente.

Michelle con sus hijas Malia y Sasha el día de la reelección de Obama en 2012 (JEWEL SAMAD/AFP/Getty Images)
Michelle con sus hijas Malia y Sasha el día de la reelección de Obama en 2012 (JEWEL SAMAD/AFP/Getty Images)

Michelle también reveló que, a pesar de "tener una relación fenomenal", ella y Barack hicieron terapia de pareja.

"Fue una de las maneras en que aprendimos a dialogar sobre nuestras diferencias", dijo. "Aprendí sobre mí que mi felicidad dependía de mí, y empecé a hacer más ejercicio, y empecé a pedir ayuda. No sólo de él, sino de otra gente. Dejé de sentirme culpable. Conozco demasiadas parejas jóvenes que pasan dificultades y que piensan que debe de haber algo malo en ellos. Y quiero que sepan que Michelle y Barack Obama, que tienen una relación fenomenal, y que se aman mutuamente, nosotros, nosotros trabajamos en cuestiones de nuestro matrimonio. Y recibimos ayuda para nuestro matrimonio cuando lo necesitamos".

La campaña presidencial de 2007: "Teníamos miedo de tener esperanza"

Michelle Obama también se refirió a su escepticismo durante la campaña electoral de 2006 respecto a las reales posibilidades de su marido de ser elegido presidente número 44 de Estados Unidos. Vinculó ese escepticismo a la cuestión racial.

"Creo que hice lo que mucha gente negra hizo", dijo la ex primera dama. "Teníamos miedo de tener esperanza. Porque es difícil de creer que el país que nos oprimió podría algún día ser dirigido por nosotros. Mis abuelos vivieron en los años de la segregación; el abuelo de mi abuelo fue un esclavo. Estos recuerdos eran reales. Y [los afroamericanos] no pensaban que el país estuviera listo. Mi actitud fue un reflejo de ese escepticismo", explicó.

La relación con Donald y Melania Trump

La ex primera dama acusó a Trump de haber "puesto en riesgo" a su familia cuando impulsó en 2011 el falso rumor de que el entonces presidente estadounidense no había nacido en Estados Unidos.

Trump invirtió dinero y recorrió el país promoviendo su teoría, lo que obligó finalmente a la Casa Blanca a publicar el certificado de nacimiento de Obama, originario de Hawai.

La portada de las memorias de la ex primera dama
La portada de las memorias de la ex primera dama

"Donald Trump, con sus insinuaciones escandalosas e irresponsables, ponía la seguridad de mi familia en peligro. Y nunca lo voy a perdonar por eso", dijo Michelle.

La ex first lady también habló de su sucesora, Melania Trump, y reveló que, tal como había hecho Laura Bush con ella, se ofreció de ayudarla con cualquier cosa necesitara en el nuevo papel. Sin embargo, Melania nunca se contactó con ella.

Trump "misógino"

Otra fuerte crítica al actual mandatario, Michelle Obama la expresó al hablar del video difundido antes de las presidenciales de 2016 en el que Trump, candidato del partido Republicano, hablaba sobre "agarrar de sus partes íntimas" a las mujeres.

"Esto no es normal. Esta no es la misma política de siempre", dijo la ex primera dama. "Esto es vergonzoso. Es intolerable".

En su libro, Michelle se preguntó "qué hizo que tantos, mujeres en particular, rechazaran a una candidata femenina con cualidades excepcionales y en cambio eligieran a un misógino como presidente". 

"Ser comandante en jefe es un trabajo difícil", reflexionó Michelle recordando los años junto a su marido en la Casa Blanca. "Y se necesita disciplina y se necesita leer y se necesita tener conocimientos. Hay que saber de historia, hay que tener cuidado con lo que se dice. Pero los votantes toman esas decisiones. Y una vez que los votantes se han expresado, sabes, vivimos con lo que vivimos", afirmó la ex primera dama. Por eso, destacó "la importancia de votar" y de "educar a la gente a votar si quieren que su política refleje sus valores".

El regreso a su escuela y la sorpresa a las alumnas

La extensa nota concluyó con una emotiva visita de Michelle a su antigua escuela secundaria, un lugar en el que "se sintió libre".

"Aquí te alentaban para que trabajaras duro y brillaras. Y no era raro que sucediera. Así que, ya sabes. Me sentí libre aquí", explicó.

La ex primera dama visitó de sorpresa a una clase de danza, donde fue recibida por un emocionado grupo de alumnas.

"Bueno, yo no estaba en un grupo de danza como ustedes. Yo hacía mis pasos, con una elongación pobre… Mi rodilla no quedaba recta, mis dedos no iban perfectamente en punta. Pero ahí se ve el esfuerzo, en esa cara…", bromeó Michelle. "Nunca fui buena como cualquiera de ustedes. Pero sólo el hecho de poder tener música y danza y arte, eso me nutrió", agregó.

Y concluyó: "Me encantaría abrazarlas a todas. Me enorgullecen, chicas".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: