La llegada de los Árbitros Asistentes de Video (VAR) al fútbol ha generado varias polémicas, pero a su vez ha demostrado ser una herramienta muy útil para los árbitros. En este contexto, también hubo situaciones cómicas e inesperadas, pero ninguna como la que sucedió en la Liga de Polonia, donde un árbitro quiso hacer justicia y tuvo un cómico intercambio con un jugador.

En el partido entre el Legia de Varsovia y el KS Cracovia, correspondiente a la Fecha 22 del campeonato polaco de primera división, el árbitro Piotr Lasyk y defensor francés William Rémy fueron los protagonistas de una acción humorística con el videoarbitraje de por medio.

El KS Cracovia ganaba 2-0 con dos goles del español Javi Hernández y, en el minuto 77, Rémy vio la segunda tarjeta amarilla por una dura falta contra el autor del 'doblete'. El jugador galo salió directamente al túnel de vestuarios porque había sido expulsado. Sin embargo, el colegiado revisó la jugada en el monitor que estaba el costado del campo de juego (donde se ve un brutal pisotón) y mandó a llamar nuevamente al zaguero echado.

William Rémy, defensor francés del Legia Varsovia, pensó que le quitarían la amarilla y vio la roja directa
William Rémy, defensor francés del Legia Varsovia, pensó que le quitarían la amarilla y vio la roja directa

El central francés del Legia de Varsovia, que ya casi estaba en el vestuario, regresó al césped y amagó con correr a posicionarse nuevamente en el campo para continuar con el partido, ya que probablemente pensaba que le iban a retirar la segunda amonestación. Pero el juez principal le mostró la roja directa, un castigo más acorde a su patada.

El árbitro Piotr Lasyk, al ver en la pantalla que la infracción de Rémy había sido salvaje, quiso cumplir con el reglamento y darle la sanción que realmente le correspondía.

Algo similar había ocurrido en abril del año pasado en la Bundesliga. En aquella ocasión, en el triunfo por 2-0 del Mainz 05 sobre el SC Freiburg, ya se había marcado el final del primer tiempo, por lo que lo que los 22 jugadores estaban dentro del túnel y yendo al vestuario. En ese momento el árbitro Guido Winkmann revisó una jugada en el monitor y tuvo que ir a buscar a los jugadores al túnel porque tenía que cobrar un penal.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: