La decisión del Tribunal Federal que podría beneficiar a Djokovic en la audiencia que definirá su futuro en Australia

El tenista serbio fue detenido y trasladado al Hotel Park, donde ya había sido recluido cuando se le canceló la visa en primera instancia

El futuro de Djokovic se resolverá el domingo por la mañana en Australia (REUTERS/Loren Elliott)
El futuro de Djokovic se resolverá el domingo por la mañana en Australia (REUTERS/Loren Elliott)

Son horas decisivas para el final de la novela que tiene como protagonista a Novak Djokovic y su posible deportación de Australia luego de que se le quite la visa por segunda ocasión desde su llegada al país oceánico para participar del Australian Open, el primer Grand Slam de la temporada en el circuito masculino de la ATP.

En las últimas horas, Djokovic fue detenido y trasladado al Hotel Park, mismo centro donde había sido enviado tras la primera cancelación de su visada en su arribo a Melbourne y hasta que el juez Antonhy Kelly le permitió que pase sus días en una residencia donde tuvo la oportunidad de entrenarse de cara al comienzo del primer gran torneo del 2022.

A la espera de la audiencia que definirá su futuro en Australia, que se llevará a cabo este domingo a las 9.30 de la mañana, hora local (19.30 de este sábado en Argentina), se tomó una decisión que podría beneficiar al tenista serbio. Según The Age, el Tribunal Federal estableció que Djokovic sea escuchado por un tribunal pleno y no sólo por un juez. En el medio australiano indicaron esto como un “triunfo tempranero” para la defensa del N° 1 del tenis masculino.

El Tribunal Federal anunció durante la tarde en Australia que el asunto sería escuchado por el presidente del Tribunal Supremo, James Allsop, el juez Anthony Besanko y el juez David O’Callaghan, quienes presidieron los procedimientos de la primera breve audiencia, que no duró más que 15 minutos y en la que se establecieron los parámetros de cara a la audiencia final que resolverá la situación del ganador de 20 torneos de Grand Slam.

Hay que remarcar que el letrado a cargo del caso en defensa del deportista balcánico, Nicholas Wood, estaba a favor de un tribunal completo. A diferencia de eso, los abogados del gobierno australiano se opusieron a dicha medida, ya que se eliminará la posibilidad de apelar el fallo para ambas partes.

El tenista serbio, en el fondo de la imagen, ingresando al hotel de detención de inmigrantes (Nine Network/REUTERS TV)
El tenista serbio, en el fondo de la imagen, ingresando al hotel de detención de inmigrantes (Nine Network/REUTERS TV)

De cara a la batalla legal final entre el gobierno y Djokovic, el medio local indica que los abogados del tenista buscarán marcar que aunque el jugador se negó a vacunarse, su declaración pública más fuerte contra la vacunación se remonta a casi dos años, en abril de 2020, antes de que estuvieran disponibles las primeras vacunas contra el COVID-19.

“No hubo evidencia ante el demandado de que el Sr. Djokovic haya hecho algún comentario sobre su estado de vacunación o expresado alguna ‘opinión’ con respecto a la vacunación en cualquier momento durante el cual ha estado en Australia... o en cualquier otro momento en cualquier otro lugar (posterior a abril de 2020)”, fue una parte de la apelación que presentaron los letrados del tenista a la que tuvo acceso el portal australiano.

En ese sentido, la postura del ministro de Imigración, Alex Hawke, fue clara y está referida a lo que podría provocar el ejemplo de Djokovic en la comunidad del país oceánico. Según un escrito que se filtró este viernes, para el gobierno local la estadía de Djokovic es “un riesgo para el orden civil y la salud pública”.

El ministro describe a Nole como un “individuo no vacunado de alto perfil” que hizo pública su oposición a recibir la vacuna contra el COVID-19 y ha demostrado un “aparente desprecio” por las reglas básicas de cuidado, como aislarse después de una prueba positiva. Además, Hawke remarcó que su continuidad en el territorio podría significar en un crecimiento de los ciudadanos que no quieren vacunarse.

“Considero que la presencia continua del Sr. Djokovic en Australia puede conducir a un aumento del sentimiento antivacunas generado en la comunidad australiana, lo que podría conducir a un aumento de los disturbios civiles del tipo que se experimentó anteriormente en Australia con mítines y protestas que pueden ellos mismos ser una fuente de transmisión comunitaria”, agregó el ministro.

Las cartas están sobre la mesa. A pocas horas del comienzo del Australian Open, Djokovic buscará tener una victoria legal para luego, en caso de permanecer en Melbourne, buscar un nuevo título. Esta vez el deportivo, en el que intentará ganar su décimo campeonato en el Grand Slam que abre la temporada del tenis mundial.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR