Juez niega apelación a Julián Ortegón en caso por la muerte de Ana María Castro y seguirá en la cárcel

En la audiencia, el juez del caso dio a conocer que el detenido habría amenazado a una exnovia con cortarle los dedos si no desbloqueaba su celular para revisarlo.

Este 5 de abril, el juez 8 penal de circuito consideró insuficiente la colaboración de Julián Ortegón en el caso de la muerte de Ana María Castro, por lo que deberá seguir tras las rejas. El togado dijo que los argumentos de la defensa de Ortegón eran insuficientes para obtener la libertad.

Ortegón era el copiloto de la camioneta que manejaba Paul Naranjo y donde también estaba Ana María Castro. De acuerdo con la versión del imputado, ellos detuvieron el carro cuando vieron a Ana María besarse con Mateo Reyes. Además, dijo que desde su posición como copiloto era imposible que agrediera a Ana María.

Esta versión es muy diferente a la que maneja la Fiscalía del caso y la familia de Ana María, que asegura que la joven fue lanzada desde el carro, lo que ocasionó su muerte en 2019.

En la audiencia que se llevó a cabo el 5 de marzo de 2002, el juez hizo un recuento del caso. Con esta narración, el togado dejó sin validez la solicitud de Ortegón y sostuvo que hay muchas versiones del proceso de su parte, que no ha sido claro en sus declaraciones y que no ha querido colaborar, por ejemplo, con la entrega del celular de Ana María Castro.

Ortegón ha sido acusado por otras mujeres de ser violento, incluso el fiscal del caso, durante una diligencia, dio a conocer relatos de mujeres maltratadas que estuvieron en pareja con él.

El fiscal contó un caso ocurrido en 2018 cuando una mujer denunció haber sido víctima de agresiones y torturas por parte del imputado e incluso amenazas de cortarle los dedos para poder desbloquear el celular.

“Una vez me cogió con un cuchillo me dijo que me iba a cortar los dedos, sino le ponía la huella al celular para verlo, una vez ingresó a mi lugar de trabajo, me encerró en un baño, me golpeó, me han despedido”, contó el fiscal.

Otra denuncia presentada por el investigador, recogida por Semana, dice que una expareja de Ortegón fue golpeada, amenazada y robada. Incluso, la víctima dice que él usó la investigación del asesinato de Castro para intimidarla.

Yo tuve un año y medio de relación con esta persona, tiempo en que sufrí maltrato físico y en una oportunidad Julián me amenazó con un arma blanca diciendo que me iba a cortar los dedos sino le mostraba mi celular… siento miedo por mi seguridad, por mi salud, hace 15 días me revisó el bolso y mis pertenencias, buscaba ropa, luego se encerró en mi habitación, me robó un anillo y 200.000 pesos, hasta me dijo que deseaba verme muerta como estaba Ana María.

Ortegón tendrá que seguir su defensa desde la cárcel La Picota y su versión de lo ocurrido no ha convencido, por lo que solo una colaboración eficaz podrá cambiar la decisión del juez de mantenerlo preso.

Niegan medida de protección a Mateo Reyes, involucrado en el caso de Ana María Castro

Después de que Mateo Reyes, presunto involucrado en el caso de la muerte de Ana María Castro, pidiera protección por parte de las autoridades, esta solicitud fue negada. Se indicó que no hay una relación entre el pedido y la muerte de la joven, por lo que el hombre no puede tener acceso a un esquema de seguridad proporcionado por el Estado.

Ante la respuesta, el abogado que lidera la defensa de Reyes expresó que fue la misma Fiscalía General de la Nación la encargada de poner a disposición esquema de seguridad. Además, reiteró que su defendido está siendo víctima de amenazas y es por esto que está fuera del país.

Cabe recordar que, Reyes había salido del país el pasado 8 de febrero con destino a Miami (Florida, Estados Unidos) y hasta el momento no existen evidencias que den cuenta que volverá a Colombia próximamente. Sobre Mateo no existe ninguna restricción de movilidad, por lo que pudo salir libremente directo hacia el país norteamericano.

De hecho, Reyes es el único de los tres implicados en la muerte de Castro que no está siendo investigado por la Fiscalía, sin embargo, las autoridades están considerando volver a citar para aclarar las contradicciones que han surgido en medio de esta indagación. Hasta el momento se conocen por lo menos cuatro versiones diferentes de este hecho que el ente acusador ha sido insistente en catalogar como un feminicidio.

SEGUIR LEYENDO: