El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, solicitó este miércoles al Congreso una ampliación presupuestaria por 915 millones de dólares para reactivar la económica, ante los efectos del nuevo coronavirus, que deja siete infectados y un muerto.

El mandatario presentó al Legislativo el Plan de Reactivación Económica que contempla dos préstamos: uno por 200 millones del Banco Mundial y otro por 193 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Precisó que el crédito con el BCIE servirá para construir siete hospitales y reparar otros centros de salud. Los recursos del Banco Mundial se utilizaría para atender una posible emergencia por el COVID-19.

"Presento este plan que no va a generar soluciones milagrosas, pero que sí nos va a ayudar a seguir en pie (...). Juntos podemos pasar esta pesadilla", expresó Giammattei.

Advirtió que la pandemia puede generar "una crisis sin precedentes si no la contenemos", en un país donde 59% de los 15 millones de habitantes vive en pobreza.

El gobernante indicó que, debido a la crisis sanitaria, la proyección de crecimiento económico cayó de 3,5% a 2,5% este año.

Sin embargo, aclaró que el plan de reactivación permitirá atenuar la baja, para alcanzar un crecimiento de 3,1%.

Guatemala aplicó una serie de restricciones para contener la propagación del COVID-19, como prohibir el ingreso de extranjeros y cerrar las fronteras terrestres, marítimas y aérea.

Además, prohibió las operaciones de transporte público, la suspensión de clases y el cierre de centros comerciales para evitar las aglomeraciones hasta el 31 de marzo.

ec/mas/ll