"La fecha estimada de parto era el 19 de octubre. Yo quería parto natural sí o sí y ya estaba en la semana 40 de gestación. El obstetra me dijo que ya estaba todo listo y le pregunté '¿No lo podemos inducir mañana? Por un día cambia de signo y no quiero que sea de escorpio. Se mató de risa y yo seguía: 'Los escorpianos (del 24 de octubre hasta el 22 de noviembre) son bravísimos. Si ya está listo, saquémoslo antes'".

Agustina Kämpfer hizo una curiosa revelación sobre la fecha de nacimiento de su hijo Juan (20 de octubre) cuando habló con el médico sobre la posibilidad de adelantar el parto. "Los libranos son maravillosos y además Aries, que es mi signo, es opuesto complementario con libra", explicó la periodista.

Al padre de mi hijo no puedo estar consultándole cada cosa que hago o esperando que me responda por chat para ver cómo avanzo

"Y así fue. Me mandó a hacerme la ecografía y gracias a eso descubrieron que por el tiempo que llevaba en la panza, se estaba empezando a quedar sin líquido amniótico. "Ya no es solo tu deseo astrológico, tenemos que sacarlo y es una prescripción médica", le advirtió su médico.

La periodista postó con su hijo para la revista Pronto
La periodista postó con su hijo para la revista Pronto

"Juan es de Libra y tiene la luna es Escorpio. ¡No pude zafar del todo!", se lamenta y bromea la panelista de Incorrectas, el programa que conduce Moria Casán en la pantalla de América.

Según detalla, Juan tiene seis meses, pesa nueve kilos y "es un bebé que siempre está de buen humor". Lo describe como sociable que se ríe mucho y que su sonrisa apareció a los 20 días. "En los bebés, suele aparecer a los tres meses y a él le llegó antes", aclara.

"Está muy estimulado. Hablo mucho con él, que me responde con su idioma y cantándole muchas canciones llegué a entender cuáles son sus preferidas", agregó en una entrevista con revista Pronto y aseguró que hace colecho con su hijo: "Dormimos juntos y ahora estoy empezando a pasarlo a la cuna, que está en mi habitación frente a mi cama. Empiezo mis mañanas feliz gracias a él".

Cómo maneja la distancia con Agustín Baracco, el padre de su hijo, que vive en México

"Estuvo en el parto, se quedó 20 días en Buenos Aires y volvió porque tenía que trabajar. Ahora está por venir, y durante estos seis meses lo vio por videollamada", contó sobre el vínculo que Juan tiene con el chef argentino radicado en México.

Juan es de Libra y tiene la luna es Escorpio. ¡No pude zafar del todo!

Al respecto, opinó sobre el sentimiento de Baradacco al no tener a su hijo cerca y poder pasar más tiempo con él, más allá de un teléfono: "Cuando decidimos traer un hijo al mundo de esta manera, tomamos la decisión con mucha madurez y responsabilidad. Pero no puedo hacerme cargo del dolor del otro; no sé qué le pasa al tener a su hijo lejos".

La periodista y el chef argentino, saliendo del sanatorio tras el nacimiento de su hijo (Virtual Press / Teleshow)
La periodista y el chef argentino, saliendo del sanatorio tras el nacimiento de su hijo (Virtual Press / Teleshow)

"Con el padre construirán el vínculo a su manera y será una forma única entre ellos. Hoy, es así y con el tiempo será algo normal o tal vez cambie la forma. No lo sé", dijo y agregó por qué no cree que Juan viaje a México a ver a su padre cuando sea más grande: "Está muy cómodo acá y la vamos a pasar muy bien juntos. Pero igual si quiere pasar por la experiencia lo voy a apoyar, obviamente con dolor de madre, pero lo voy a apoyar".

Su relación con Baradacco

"Somos amigos, aunque reconozco que la relación cambió mucho. Él está lejos pero está presente y me ayuda mucho con Juan en todo lo que puede. Nuestra historia es así y no me gusta decir que es normal o no. Prefiero usar el término no es habitual. Pero es lo que elegimos. Como hay tanta predisposición, amor y unión, nos sale bien", explicó Kämpfer.

Virtual Press / Teleshow
Virtual Press / Teleshow

Por su parte, la periodista sostuvo que no le consulta a Baradacco cada vez que expone a su hijo públicamente: "Cero. Se entera después de que salió en la tele o en las revistas. No se mete y no puedo estar consultándole cada cosa que hago o esperando que me responda por chat para ver cómo avanzo. No es la naturalidad con la que pienso manejarme. Si estás acá, genial. Si estás allá, lo siento",

"Nunca se me cruzó mantener una relación sentimental con Agustín. Entiendo que sea poco habitual pero es así. No somos pareja, no fuimos pareja y tampoco nunca lo vamos a ser. En la adolescencia tuvimos algo chiquito pero ni cuenta como pareja, fue una cosa de pendejos. Yo lo elegí para que fuera el padre de mi hijo y ya. ¿No es mucho ya con eso?", concluyó Agustina Kämpfer.

SEGUÍ LEYENDO