Halle Berry es Karla, una mujer separada que solo quiere pasar el mayor tiempo posible con su hijo. Sin embargo, en una salida, distraída con una llamada de teléfono es testigo del rapto de su niño. A partir de ese momento comenzará una carrera contrarreloj por recuperar a su primogénito.

Con la fórmula ya explotada por clásicos modernos como Búsqueda Implacable o 911: llamada mortal protagonizada por la propia Berry, el director Luis Pietro dirige un filme, pequeño, clase B, pero cargado de acción, suspenso y con un gran manejo de la tensión argumental.

La trama bien sencilla, explota poco las razones y las personalidades de los antagonistas y se centra en el "tour de forcé" de la protagonista, una mujer dispuesta a todo que no duda en cruzar los límites. Es claro que el largometraje es un vehículo para el lucimiento dramático de Berry (también productora de la cinta), pero pese a esto no reniega de su condición de "pochoclero".

La acción casi en tiempo real, agudiza el suspenso, y si bien a lo largo del metraje abundan los clichés y los lugares comunes, las situaciones ridículas y poco creíbles, el filme llega a buen puerto por el empeño de la actriz principal, la pericia del realizador (aunque a veces abuse de la cámara lenta) y sobre todo la complicidad de los espectadores que sabrán entrar en el código que requiere el visionado del filme.

Mi Calificación: 6 puntos