La novia que se transformó en amiga y la amiga que se convirtió en esposa: los dos grandes amores de Joaquin Phoenix

El actor, que vuelve a deslumbrar en Napoleón, a los 20 años se enamoró de Liv Tyler. El noviazgo se rompió pero la amistad perduró. Luego, él tuvo varias relaciones hasta que conoció a Rooney Mara

Compartir
Compartir articulo
Joaquin Phoenix y Vanessa Kirby en una escena de Napoleón (Aidan Monaghan/Apple TV+ vía AP)
Joaquin Phoenix y Vanessa Kirby en una escena de Napoleón (Aidan Monaghan/Apple TV+ vía AP)

Joaquín Phoenix vuelve a hacer lo que más le gusta: actuar, aunque para eso deba aceptar lo que más le disgusta: ser noticia. El actor de los ojos de fuego y cicatriz en el labio protagoniza la superproducción Napoleón. El director Ridley Scott, el mismo que lo dirigió en Gladiador, asegura que lo eligió porque “es uno de los mejores. Creó uno de los emperadores más complejos de la historia del cine”. Y eso que la convivencia no siempre fluyó. Es que al protagonista le gusta actuar sin ensayar, dejar su interpretación libre y probar cosas nuevas. Actitud creativa y talentosa, pero que se convierte en una pesadilla cuando se cuenta con una planificación de rodaje y con un director que ve cómo su actor pierde el tiempo cuando él ya tenía decidido qué filmar y sobre todo, cuánto dinero gastar.

Se sabe que Phoenix ama trabajar en películas pero detesta promocionarlas. Pero lo que más detesta de todo es mostrar su vida privada y, sobre todo, sus relaciones románticas. Sin embargo, algunas de estas trascendieron. Hermano de River Phoenix, se conoce de su infancia en la secta “Niños de Dios” que los llevó a vivir en México, Puerto Rico y Venezuela. Una niñez sin educación formal, cerca de la naturaleza y conviviendo con la pobreza. En 1977, la familia volvió a Estados Unidos y los hermanos consiguieron trabajos tanto en cine como en televisión. River sobresalía por su talento y por sus adicciones. El 30 de octubre de 1993 en un boliche consumió una mezcla líquida de cocaína y heroína y comenzó a convulsionar.

Joaquin, que acababa de cumplir 19 años, cargó el cuerpo de su hermano a la calle. Mientras un amigo intentaba reanimar a River, él llamaba desesperado al 911. Su pedido de auxilio trascendió y todavía estremece: “Está teniendo espasmos, en la calle Sunset y Larrabee. Por favor, vengan aquí. Creo que tomó Valium o algo así, no lo sé. ¡Por favor! ¡Se está muriendo! ¡Por favor!”. Cuando la ambulancia llegó, ya era tarde. River murió en el hospital, en la madrugada del 31 de octubre de 1993.

River y Joaquin Phoenix
River y Joaquin Phoenix

Ante la muerte de su hermano, Joaquín se replegó. Durante más de un año se encerró en su silencio, hasta que alguien llegó para iluminar su oscuridad: Liv Tyler. Se conocieron y se enamoraron mientras filmaban Inventar a los Abbotts. Él no conocía a esa muchacha que desde el videoclip de “Crying” que cantaba su papá enloquecía a una generación de adolescentes. “Había escuchado su nombre. Pero como no suelo seguir revistas de moda o esos programas de televisión donde hablan de actores no conocía casi nada de ella. Lo único que había visto era un comercial de champú que hizo”.

Se fueron conociendo y enamorando. Él se fascinaba cuando ella recordaba sin traumas que a los nueve años descubrió que el que creía su padre biológico, el músico Todd Rundgren, no lo era sino que era hija de Steven Tyler, el vocalista de Aerosmith. Phoenix se sentía conmovido por la honestidad de su coprotagonista y valoraba su amistad por encima de todo. “Lo que sentía por ella fue que tenía una nueva amiga, una gran amiga”, compartiría años después.

Ella también estaba encantada con él. “Me enamoré de Joaquín en el momento en que lo vi. Simplemente sucedió de inmediato. No me sentí amenazada ni asustada por la idea de involucrarme con él cuando estábamos trabajando”, declaraba Tyler en The Morning Call. “Simplemente sabía, esperaba y rezaba para amarlo para siempre”.

Liv Tyler y Joaquin Phoenix en la noche de Nueva York, noviembre de 1996, cuando eran pareja (Wirelimage)
Liv Tyler y Joaquin Phoenix en la noche de Nueva York, noviembre de 1996, cuando eran pareja (Wirelimage)

Lejos de anunciar su romance, lo escondieron y no solo para la prensa. Según revela el sitio InStyle, usaron una curiosa táctica. Él llegaba al trailer de maquillaje y luego de saludarla cordial pero distante se sentaba en el otro extremo. Si alguien le preguntaba por ella respondía: ‘Dios mío, Liv es una nena’, y aseguraba ‘Nunca podría enamorarla’. Resultó tan convincente que todos le creyeron. Solo anunciaron su noviazgo cuando se estrenó la película.

Con 18 y 21 años comenzaron una relación alejados de flashes y escándalos. Tres años después y sin que nadie supiera la causa, rompieron. Dejaron de ser pareja pero continuaron siendo amigos. Compartieron proyectos y algunos trabajos con fines benéficos como el video To Write Love on Her Arms de 2010. “Joaquín y todas sus hermanas son como una familia para mí. Éramos muy jóvenes cuando estábamos juntos. Él fue mi primer amor y es una gran parte de mi vida, incluso de mi sentido del humor”, confesó Liv en la revista Elle.

Un año después de la ruptura, el actor contó en Cosmopolitan un poco más: “Creo firmemente que las personas entran en tu vida y tú en la de ellos, por una razón. Y sé que cuando Liv y yo nos conocimos fue porque realmente la necesitaba y ella me necesitaba. Cortamos porque, en cierto punto, creo que dejamos de evolucionar el uno con el otro, de progresar y tomamos la decisión muy madura de no seguir adelante, a pesar de que todavía había un gran amor ahí”.

Liv Tyler y Joaquin Phoenix se enamoraron en silencio y así se separaron (Steve Azzara/Corbis via Getty Images)
Liv Tyler y Joaquin Phoenix se enamoraron en silencio y así se separaron (Steve Azzara/Corbis via Getty Images)

Después de su separación, a Phoenix se lo vinculó con Amelia Warner, Anna Paquin y Lisa Ebeltoft. Sin embargo, ninguna de esas relaciones fue confirmada por el protagonista de Napoleón. Otro de sus amores no oficializados fue con la modelo Jessica Joffe, a quien conoció en Londres en el año 1999 mientras filmaba Gladiador. Dos años después se le atribuyó un romance con otra modelo, Lise Ebeltoff, que había sido Miss Noruega.

Sí confirmó con fotos su romance con la modelo sudafricana Topaz Page-Green. Salieron durante cuatro años, desde 2001 hasta 2005. Al tiempo de cortar anunció en el show de David Letterman un romance con una cantante francesa de nombre sospechoso: Aria Crescendo, pero al día siguiente en el programa Good Morning America admitió que era una historia falsa y que Letterman lo sabía.

Su nuevo amor fue Allie Teilz, una joven DJ 20 años menor, a la que conoció en una fiesta en Los Ángeles. No anunciaron compromiso pero se dejaron fotografiar en la presentación de la película Her, en Roma, y asistieron juntos al funeral de Philip Seymour Hoffman.

En esta imagen proporcionada por Apple TV+, Joaquin Phoenix en una escena de "Napoleon". (Apple TV+ vía AP)
En esta imagen proporcionada por Apple TV+, Joaquin Phoenix en una escena de "Napoleon". (Apple TV+ vía AP)

Mientras Phoenix salía con Teilz, ya una mujer le llamaba su atención: Rooney Mara. La conoció en 2013 pero la timidez de ambos les impidió acercarse. Sus orígenes no podían ser más diferentes. Él venía de una familia hippie y de una niñez con carencias. Ella pertenecía a una familia rica y poderosa como lo demostraba su nombre. Lleva el primer apellido por su madre, hija de Art Rooney, el fundador del equipo de fútbol americano Pittsburgh Steelers, y el segundo por su padre, hijo de Tim Mara, creador de otro todavía más poderoso, los New York Giants.

Rooney creció en Bedford, una localidad rica al norte de la ciudad de Nueva York, pero fue a una escuela pública. Al terminar el secundario viajó por varios países de América Latina antes de comenzar sus estudios de Psicología en la Universidad de Nueva York, pero mantuvo su trabajo como actriz. En 2010 su papel en Pesadilla en Elm Street llamó la atención; luego La red social y, por fin, la remake de Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres, la convirtieron en actriz full time.

Con Phoenix no fue amor a primera vista. El actor terminó su trabajo en Her -donde la conoció- convencido de que ella lo despreciaba. Pero resultó que Rooney era muy tímida y como él no había sido mucho más expresivo se despidieron sin saber que se gustaban. “Es la única chica a la que busqué en Internet en mi vida”, admitió Phoenix en Vanity Fair. “Fuimos amigos, amigos de e-mail. Nunca había hecho algo así”. Tres años después se volvieron a encontrar en el rodaje de María Magdalena, donde él interpretó a Jesús y ella era la protagonista. Al terminar de filmar comenzó el romance.

Rooney Mara Y Joaquin Phoenix en la premiere de You Were Never Really Here, abril de 2018 (Todd Williamson/January Images/Shutterstock)
Rooney Mara Y Joaquin Phoenix en la premiere de You Were Never Really Here, abril de 2018 (Todd Williamson/January Images/Shutterstock)

La pareja se hizo pública en la ceremonia de clausura del Festival de Cannes de 2017. Llegaron juntos, se tomaron de la mano y se abrazaron cuando el ganó como mejor actor. Desde entonces se dejaron ver saliendo del estudio donde practicaban karate, o llegando a un spa o en manifestaciones por los derechos de los animales. Ella vendió su casa y se mudó al bungalow de estilo colonial donde él vivía antes solo con la compañía de sus perros Oskar y Soda, en Hollywood Hills. Los diez años de diferencia no son un problema al momento de compartir momentos. Suelen mirar documentales, pero no más allá de las 9 de la noche, porque se levantan a las 6. También hacen juntos meditación, karate, pasean a sus perros y comparten la lectura de guiones.

Uno de los momentos más románticos de la pareja ocurrió en el Festival Internacional de Cine de Toronto. Tras recibir un premio, Phoenix dijo en su discurso: “Aquí, en algún lugar, no sé dónde, hay un sucio dragón, y me gustaría arrancarle las alas, amarrarlo con una manta y dormir con él para siempre… Te quiero. Gracias”. Sus palabras hacían referencia al personaje de Mara en la saga Millenium.

Sin duda, el momento que se lleva el trofeo al “ayyyy qué lindo” fue cuando trascendieron las imágenes que les tomó el fotógrafo Greg Williams. Luego de la gala de los Oscar 2020- donde él se alzó con la estatuilla por su inolvidable actuación en Joker-, Williams logró retratarlos entre besos y miradas de amor mientras comían hamburguesas veganas sentados en el piso afuera de un restaurante.

Joaquin Phoenix y Rooney Mara en la alfombra roja de los Oscar 2020 (REUTERS/Mike Blake)
Joaquin Phoenix y Rooney Mara en la alfombra roja de los Oscar 2020 (REUTERS/Mike Blake)

En el 2020 llegó la noticia de que habían sido papás de un bebé al que llamaron River, en recuerdo del hermano del actor. Fieles a sus opciones de vida, solo hablaron sobre su hijo en un artículo de opinión para la revista People cuando denunciaron la situación de 545 niños migrantes cuyos padres no habían sido localizados en la frontera de Estados Unidos.

“Como nuevos padres, es insoportable imaginar cómo se sentiría que nos quitaran a nuestro hijo por un día, y mucho menos por años. Pero esa es la situación de esos 545 niños y sus padres”, escribió la pareja que también preguntó: “¿Es este el país que queremos? ¿Son estos nuestros valores? ¿Cómo tratamos a los niños asustados e indefensos algunos de los cuales tal vez nunca vuelvan a ver a sus padres?”.

Si en medio de una conferencia a Phoenix le preguntan qué es el amor, tal vez se levante enojado por lo cursi de la pregunta o porque detesta hablar de algo que no sea su trabajo. Sin embargo, hace poco contó que aunque no es un ávido espectador de televisión o de películas, soportó un documental que duró 10 horas, solo porque su esposa quería verlo. Un gesto que a Rooney le debe haber parecido mucho más valioso que los 700 vestidos y los 250 sombreros que Napoleón le regaló a Josefina.