El dramático relato desde el hospital de la periodista Verónica Janowicz: “Hoy necesito mucho de todos los que me quieren”

Había sido operada en el Sanatorio Güemes: le extrajeron el útero porque tenía células precancerígenas. Pero en la intervención le perforaron el uréter, lo que le generó fuertes dolores y una nueva cirugía

Verónica Janowicz y su pareja
Verónica Janowicz y su pareja

La periodista Verónica Janowicz se encuentra internada con un delicado cuadro de salud. En su cuenta oficial de Instagram, la cronista de AM 750 y ex Canal 26 contó los graves problemas que está teniendo como consecuencia de una intervención quirúrgica y pidió que rezaran por su pronta mejoría.

“No soy de escribir aquí, pero hoy necesito mucho de todos los que me quieren. Vengo viviendo un momento muy duro porque debieron quitarme el útero por encontrar células malas. Fue en el sanatorio Güemes con supuestamente el mejor equipo del país y me dieron el alta en dos días casi obligada con dolores indescriptibles”, escribió la también movilera y redactora hace cuatro días.

“Volví a la guardia e igualmente me volvieron a mandar a casa con drenajes y más remedios. El hecho es que desde el 12 de julio mi cuerpo está lleno de orina con sangre desparramada por todos lados porque perforaron el uréter”, señaló Verónica en la red social junto a una imagen que se sacó desde la habitación de la clínica privada.

Además, manifestó que debía realizarse una nueva intervención quirúrgica: “A la gran angustia que ya padecía por lo que implica como mujer la operación que tuve con la palabra cáncer calcada en mi mente desde el primer día. Ahora deben volver a operarme con un posoperatorio que puede significar estar postrada con una sonda vesical y otra en la espalda agarrada al riñón o quizá algo mucho peor”. Luego, pidió que rezaran por ella y le agradeció a Leandro Nuñez, su esposo, por el incondicional apoyo.

El posteo de Verónica  Janowicz
El posteo de Verónica Janowicz

Tras la intervención quirúrgica, Leandro Nuñez publicó este viernes en la cuenta de Instagram de su pareja un mensaje para dar a conocer las novedades de su cuadro de salud: “Hola chicos: Vero no está bien ayer volvió con los dolores insoportables y empezaron a darle morfina. Además la doparon con zolpiden y Lorazepam. Lamentablemente tiene para largo. El drenaje sigue detectando orín en su cuerpo pero está bajando. Tiene para mucho tiempo de sonda y un catéter en el uréter de 3 a 6 meses que habrá que ir controlando y cambiando”.

Además, recordó cómo comenzaron los problemas de salud de Verónica: “Para quienes no leyeron mensajes anteriores les recuerdo que ella tenía que hacerse una cirugía programada en el sanatorio Güemes para que el Dr. Federico Bianchi le saque el útero ¡y le terminaron perforando el uréter! Gracias a todos por los cientos de mensajes de rezos y de buena energía… ¡no tenemos palabras! Y también inmensas inmensas gracias a todos los que nos ayudaron para que nos atiendan como seres humanos”.

El mensaje que mandó Leandro, el esposo de Verónica Janowicz
El mensaje que mandó Leandro, el esposo de Verónica Janowicz

Leandro compartió una foto de la periodista en la red social mientras era atendida por un enfermero y contó un episodio que vivieron en la clínica: “Por nombrar unas de las tantas locuras que pasamos por ejemplo cuando nos dan el alta volvemos a la guardia por los dolores fuertísimos, en donde estuvimos 5 horas con el drenaje que sacaba hasta 755 cm3 por día de orín de su cuerpo, y nos mandaron devuelta a casa diciéndonos que volvamos el día de la curación (es decir seguir con la perforación por 5 días llenándola de orina)”.

Por último, Nuñez aseguró que la situación sigue siendo compleja y les agradeció a quienes los ayudaron: “Lo peor fue que la cirugía clave para curar el uréter y salvarla, la iban a programar para esta semana porque no tenían anestesiólogos…. Por todo lo que nos ayudaron tantos colegas / ángeles de Vero se logró hacer este lunes a las 2 y desde ese día continúa con dolores fuertísimos que recién ayer después de 11 días de padecimiento comenzaron a tratarse con el equipo de tratamientos del dolor y cuidados paliativos. Por ahora Vero está muy dolorida y angustiada, y no está hablando con nadie. ¡¡¡¡Pero me dice que no le va a alcanzar toda la nueva vida que le quede para agradecerles tanto tanto!!!!”.

SEGUIR LEYENDO: