¿El USDA especula con los datos de Sudamérica?

Los números del organismo siguen lejos de las estimaciones locales, tanto argentinas como brasileñas. La cuestión podría blanquearse en el informe de julio

Guardar

Nuevo

Las pérdidas de soja en el sur de Brasil no alcanzaron para que el USDA recortara sobremanera la producción de este país (United States Department of Agriculture)
Las pérdidas de soja en el sur de Brasil no alcanzaron para que el USDA recortara sobremanera la producción de este país (United States Department of Agriculture)

Cuestionado o no, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por su sigla en inglés) es la fuente indiscutida que sirve de guía a los inversores de Chicago, punto de referencia para los precios de soja, maíz y trigo en todo el planeta.

El informe de oferta y demanda (WASDE por su sigla en inglés) de junio fue recibido inicialmente por los mercados con un espíritu bajista, para ser considerado relativamente neutral una vez que se lo analizó en detalle. Eso es normal para los WASDE de junio, particularmente porque el USDA suele no publicar cambios importantes en la oferta de maíz y soja en la serie de informes de este mes.

De todos modos, el mercado había puesto toda su atención en lo que fuera a suceder con la producción sudamericana y la del Mar Negro, temas en que el USDA tiene divergencias con los estimadores de los países involucrados. Estamos hablando de tres piezas vitales del negocio global: el maíz y la soja brasileños, y el trigo ruso.

Específicamente, los mercados esperaban que el USDA hiciera mayores recortes en la cosecha de soja de Brasil 2023/24, luego de las inundaciones del mes pasado en el sur del país. A decir verdad, el estado de Rio Grande do Sul aporta el 14% de la producción total de soja de Brasil, y cuando comenzaron las interminables lluvias, se había trillado alrededor del 66% de la cosecha.

Las pérdidas de soja en el sur de Brasil no alcanzaron para que el USDA recortara sobremanera la producción de este país (Revista Chacra)
Las pérdidas de soja en el sur de Brasil no alcanzaron para que el USDA recortara sobremanera la producción de este país (Revista Chacra)

Eso significa que apenas el 5% de la cosecha de soja de Brasil se vio afectada por las inundaciones, lo que no resultó suficiente para convencer al USDA de reducir en más de 1 millón de toneladas la estimación para este país en la temporada 2023/24. Jaqueline Holland, analista de Farm Futures, considera que los mercados sobrestimaron enormemente los daños causados por las inundaciones al no conciliarlos con los ritmos de envío de soja desde Brasil, que están en camino de establecer un nuevo récord para este mes.

Holland cree que el mercado también se mostró demasiado optimista respecto de los posibles recortes en las producciones del maíz argentino y la safrinha brasileña; el último WASDE ni siquiera se arrimó a esas pretensiones. “No creo que el USDA esté dispuesto a realizar ajustes adicionales en las producciones de maíz de América del sur hasta que hayamos visto más avances en las cosechas”, dice la especialista.

El maíz de Argentina se había recolectado en un 30% a principios de mes, mientras que la safrinha de Brasil estaba completa en más del 10% a fines de la semana pasada. “Es más probable que el USDA realice cambios en las previsiones de maíz de América del sur (e incluso en las estimaciones de soja de Argentina) en el WASDE de julio próximo, después de que se haya cosechado la mayoría de los lotes”.

A ciencia cierta las grandes diferencias existen con las estimaciones de la Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil (Conab). Para esta entidad el vecino país generará 147,35 millones de toneladas de soja 2023/24, mientras el USDA visualiza un volumen superior en unos 6 millones de toneladas. Respecto del maíz, la Conab estima ahora 114,44 millones de toneladas, en tanto el USDA espera 122 millones de toneladas. Como en soja, la brecha se ha achicado, pero sigue siendo importante.

Los cálculos del USDA están especialmente lejos de lo que indican los estimadores sudamericanos (Revista Chacra)
Los cálculos del USDA están especialmente lejos de lo que indican los estimadores sudamericanos (Revista Chacra)

Respecto de la Argentina, los 53 millones de toneladas de maíz que maneja el USDA parecen irreales; nuestras Bolsas están pensando en 46.5 a 47.5 millones de toneladas. Si esto se suma a la brecha con los estimadores brasileños la diferencia es muy importante, en torno de los 14 millones de toneladas. La cuestión es si los fondos están tomando a rajatabla los números del USDA o si, en silencio, tienen en mente los cálculos sudamericanos.

Por cierto, es menos conflictiva la brecha con el trigo ruso, que acaba de sufrir seca y heladas que lo dañaron especialmente. Los estimadores de la exrepública de los zares calculan que se rescatarán entre 78 y 81 millones de toneladas, al tiempo que el USDA ha frenado su recorte en torno de los 83 millones de toneladas. “La producción rusa aún no se ha levantado y el USDA no podrá conciliar las estimaciones de cosecha con los datos de exportación hasta más adelante en la campaña comercial. Así que no me sorprende que haya optado por una estimación más conservadora de la producción rusa en el informe de junio. Podríamos ver ese cambio en futuros WASDE a medida que haya más información disponible”, dice Holland.

Respecto de la demanda, nada más importante que los movimientos esperados para China. “Siempre sigo de cerca cualquier cambio que el USDA haga en los flujos de los granos que llegan al gigante asiático. Como mayor comprador de cereales y oleaginosas del mundo, las modificaciones en los patrones de compra de China pueden tener gran impacto en los precios de las materias primas estadounidenses”.

Se cree que China reducirá sus importaciones de trigo y aumentará las de soja  (Revista Chacra)
Se cree que China reducirá sus importaciones de trigo y aumentará las de soja (Revista Chacra)

El USDA realizó algunos ajustes en el balance de los volúmenes de trigo comprados por China, lo que indica que veremos menos importaciones en la nueva campaña comercial 2024/25 respecto de las anteriores. No es una gran sorpresa: se espera que las cosechas de trigo y maíz de China sean mayores este año debido a los precios favorables del mercado y a pesar de más incentivos gubernamentales para sembrar soja.

Hablando de esa dinámica, debido a que China ha implantado mucha menos soja este año, el USDA espera que aumente su volumen de importaciones en 2024/25, y habla de 109 millones de toneladas por primera vez en la historia. Para Holland es una razón para entusiasmarse, aunque hasta acá los negocios con soja estadounidense de la nueva campaña están inmersos en la oscuridad.

Guardar

Nuevo