Antes de la reunión por el paro de colectivos, en el Gobierno dicen que las empresas no hacen nada para evitar la huelga y amenazan con quitarles las licencias

El secretario de Transporte, Franco Mogetta, aseguró que están comenzando a sancionar a las compañías y que les quitarán las habilitaciones a las que no garanticen el servicio. “No podemos despedir trabajadores, pero podemos despedir empresas”, dijo

Guardar

Nuevo

El secretario de Transporte amenazó a las empresas con quitarles las licencias por el paro de colectivos

Mientras se aguarda con expectativa la reunión que las cámaras empresariales mantendrán con la UTA en la Secretaría de Trabajo, otro funcionario del área apuntó directamente a las compañías de colectivos al afirmar que no hicieron nada para evitar el paro y amenazó con quitarles las habilitaciones a aquellas que no brinden los servicios.

Franco Mogetta, secretario de Transporte de la Nación, afirmó que su área, junto con la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) están realizando controles y aplicando sanciones a las compañías que no están brindando los servicios.

No están tomando ninguna medida para poder restablecer el servicio. Tienen que intimar a los trabajadores para que se presenten a trabajar y a los que no se presentan, aplicar la sanción como cualquier trabajador que no cumple con sus tareas. No tienen que tener ningún tipo de privilegios, sino, les estamos financiando las huelgas”, apuntó Mogetta.

En declaraciones a TN, el funcionario advirtió que están “cumpliendo con la ley y con la obligación con los usuarios”, y adelantó la decisión de aplicar sanciones más allá de las multas: “Estamos instándolos a que restablezcan el servicio de transporte, y quienes no cumplan sus obligaciones, verán afectados sus permisos y lo prestarán empresas que sí estén dispuestas a prestar los servicios”.

De hecho, desde la CNRT informaron que ya iniciaron el proceso legal para aplicar sanciones por más de 4 millones de pesos a las empresas que no está prestando el servicio.

Mogetta insistió con su posición y dijo que “los trabajadores que hoy no están prestando tareas tienen que tener la misma consecuencia de los que faltan un día a sus trabajos”, y si bien aclaró que “eso lo deciden las empresas”, ratificó la decisión de sancionar a las compañías.

“Estamos con la CNRT haciendo los controles pertinentes, y donde detectamos que las empresas no cumplen con el servicio, se está sancionando con multas y si la situación se mantiene en el tiempo, vamos a avanzar con las habilitaciones que tienen para prestar el servicio. Nosotros no podemos despedir trabajadores, pero podemos despedir empresas. Iremos hasta las últimas consecuencias”, resaltó.

Largas filas se registaron en la mayoría de las paradas de colectivos por el paro. Foto: Luciano González
Largas filas se registaron en la mayoría de las paradas de colectivos por el paro. Foto: Luciano González

El paro se cumple desde las primeras horas de este jueves en la mayoría de las líneas de colectivos del AMBA ante la falta del pago de 250 mil pesos que reclama la UTA, como parte del acuerdo paritario firmado en febrero, algo que las empresas rechazan.

En esa posición coincidió Mogetta, quien en varias oportunidades aseguró que la medida de fuerza es ilegítima. “Esos 250 mil pesos que están reclamando como parte del básico el sindicato no ha sido acordado en el acta del 2 de febrero y, por lo tanto, no ha sido homologado. Eso hoy no es exigible. Que haya una expectativa es algo totalmente diferente, pero no les da derecho a retener tareas. Por lo tanto esto es un paro extorsivo en una situación que atraviesa el país”.

Tras ratificar que el Gobierno cumplió con los subsidios correspondientes, explicó que no hay posibilidades de que envíen más fondos ya que los montos enviados están calculados en base a la paritaria cerrada de febrero. “No tenemos ni la posiblidad de analizar un aumento”, sostuvo. Además, desligó a su secretaría con la negociación que lleva adelante la Secretaría de Trabajo.

infobae

Los choferes de colectivos iniciaron este jueves una “retención de tareas” hasta tanto se les deposite en sus cuentas bancarias un aumento de $250 mil que vienen reclamando. La medida genera complicaciones para viajar y colapsa otras vías alternativas de transporte que utilizan los trabajadores. Solamente funcionan alrededor de 70 líneas.

De acuerdo a lo que trascendió hasta el momento la intención desde el Gobierno no es dictar la conciliación obligatoria sino que haya “un acercamiento entre las partes”.

Desde el sindicato que agrupa a los choferes indicaron antes de que se produzca la interrupción de los servicios que podrían restablecerse si se abona el aumento salarial que inició el reclamo. Piden que se respete el salario mínimo que sería de $ 987.000 -antes fue de 737.000 y se les pagó una cifra no remunerativa de $ 250.000- y que desde el sector empresario sostienen que no pueden afrontar.

En una reunión que tuvieron en la Secretaría de Transporte, los empresarios recibieron de parte de los funcionarios del área, la información de que no habrá “refuerzo” de partidas presupuestarias, por lo que, según sus números, no tendrán espalda para pagar el incremento de casi 35% que el sindicato reclama para los salarios de los choferes, que fueron depositados el lunes de esta semana.

En los 250.000 pesos de distancia aparece el nudo principal del conflicto entre el gremio y las empresas. La UTA reclama que al básico de marzo se le incorpore esa suma no remunerativa abonada en febrero.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias