Alberto Fernández
Alberto Fernández

El presidente electo Alberto Fernández celebró este lunes que la Unión Cívica Radical haya tomado distancia de la postura oficial del gobierno de Mauricio Macri y calificara la renuncia de Evo Morales como un golpe de Estado.

“Sacar a un presidente con acciones que no están dentro del marco de las reglas de la democracia no puede llamarse de otra forma que golpe de Estado. Celebro que la UCR, con sus años de tradición republicana, así lo entienda”, publicó el líder del Frente de Todo en su cuenta de Twitter.

Mediante un comunicado oficial, el Comité Nacional de la UCR –que encabeza el mendocino Alfredo Cornejo– planteó que “cuidar la democracia en el continente implica un esfuerzo por calificarla. ¡No a las trampas! ¡No a las injerencias externas! ¡No algGolpe de Estado! Sí al pluralismo, la democracia y la convivencia pacífica”.

Ayer, el senador electo por la ciudad de Buenos Aires Martín Lousteau también señaló: “Solo más democracia –en todas sus dimensiones– soluciona los problemas de la democracia. No los golpes de Estado. Reclamamos en Bolivia lo mismo que pidió la OEA: nuevas elecciones para que los ciudadanos decidan el futuro de su país”.

“En Bolivia tiene que haber elecciones libres, tiene que haber una sucesión presidencial y funcionar el estado de derecho”, declaró Alfredo Cornejo en la misma línea.

Horas antes, Alberto Fernández también saludó la actitud del diputado oficialista Daniel Lipovetzky, quien ayer argumentó que “si las Fuerzas Armadas ‘recomiendan’ (léase obligan, exigen) la renuncia de un presidente elegido democráticamente esto es un golpe de Estado”.

“Me tranquiliza ver que en el oficialismo hay gente con la dignidad democrática de la que otros carecen”, publicó Fernández.

Esta mañana el canciller Jorge Faurie explicó la postura oficial del Gobierno y afirmó que “no están los elementos para definir como un golpe de Estado” los motivos que llevaron al presidente Evo Morales a presentar su renuncia. En esa línea, también expresó que el país “vive una crisis institucional", que "está en un impasse” y que “las Fuerzas Armadas no han asumido el poder”.

No obstante, el canciller también condenó los violentos episodios que se registraron en las últimas horas, como los saqueos en el domicilio particular de Evo Morales. “Condenamos con toda firmeza la violencia que se ha ejercido contra algunas propiedades”, dijo.

Alberto Fernández y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador son los líderes de la región que han expresado de forma más contundente su apoyo a Evo Morales. “En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente Evo Morales, que había convocado a un nuevo proceso electoral”, publicó ayer Fernández.

Seguí leyendo: