Dos mil personas consumen agua contaminada en Lambayeque: detectan que tres niños tienen plomo en la sangre

El río La Leche ha sido identificado como posible foco de contaminación. De acuerdo al teniente gobernador, José Quintana, teme que operaciones mineras puedan estar comprometiendo la calidad del agua que consumen

Compartir
Compartir articulo
Ciudadanos sospechan que mineras están causando contaminación ambiental a la cuenca del río La Leche, utilizada para consumo humano. Foto: Andina
Ciudadanos sospechan que mineras están causando contaminación ambiental a la cuenca del río La Leche, utilizada para consumo humano. Foto: Andina

En el departamento de Lambayeque, hay niños que presentan niveles de plomo en la sangre. Así lo ha confirmado el teniente gobernador, José Quintana, quien ha confirmado que este hallazgo surge de exámenes realizados a menores en el sector de Batán Grande, centro poblado ubicado en el distrito de Pítipo, provincia de Ferreñafe.

Por ahora, se ha confirmado que al menos tres menores se encuentran en riesgo. Esto luego que se les realizaran pruebas de detección de plomo mediante un muestreo ejecutado por profesionales del centro de salud de Batán Grande en un centro educativo de la localidad.

El resultado de los médicos ha encendido las alarmas sobre la calidad del agua en la región, especialmente en lo que respecta al río La Leche, identificado como posible foco de contaminación que estaría afectando directamente la salud de aproximadamente 2.000 ciudadanos lambayecanos, de acuerdo a Quintana vía Exitosa.

Aguas estarían discurriendo con metales pesados. Foto: Exitosa
Aguas estarían discurriendo con metales pesados. Foto: Exitosa

Minería: el posible causante de la contaminación

Tras expresar su preocupación con relación a la posible contaminación del río La Leche con metales pesados, el teniente gobernador también manifestó su inquietud a raíz de las actividades mineras desarrolladas en la región, en Incahuasi, zona ubicada aguas arriba.

Pues, Quintana sugiere que estas operaciones podrían estar filtrando sustancias tóxicas en el mencionado río, esencial para la comunidad local. De acuerdo a sus declaraciones, la población alberga el temor de que los residuos mineros puedan estar comprometiendo la calidad del agua que consumen.

Estas compañías mineras, según se sospechan, serían responsables de introducir metales pesados en La Leche a través de sus descargas, poniendo en riesgo la salud pública y el equilibrio ecológico de la zona.

“Es la preocupación mía y todos los pobladores. Sospechamos que es del agua contaminada de la parte alta de Incahuasi, de la parte alta, hay mineras en ese lugar y, cerca a nosotros, pasa el río La Leche. Desde nuestro punto de vista, esas aguas están escurriendo con metales pesados y es lo que está contaminando a toda la población”, agregó con preocupación.
De acuerdo al Minsa, la salud de más de diez millones de peruanos está en riesgo por la contaminación por metales pesados. Foto: Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina
De acuerdo al Minsa, la salud de más de diez millones de peruanos está en riesgo por la contaminación por metales pesados. Foto: Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina

Ciudadanos solicitan se realice muestreo en la cuenca afectada

Con el objetivo de determinar la fuente exacta de la contaminación y abordarla de manera efectiva, el teniente gobernador de Lambayeque, José Quintana, ha solicitado un análisis completo de la cuenca para confirmar si, efectivamente, la contaminación proviene de metales pesados en el agua.

El propósito sería conocer científicamente si existe relación entre la contaminación por metales pesados y los niveles elevados de plomo en la sangre de los niños afectados.

“La vez pasada nos visitó un consejero regional y le pedimos para que se haga un muestreo a nivel de toda la cuenca para que se detecte para saber de qué proviene esa contaminación, porque, a ciencia cierta, no sabemos”, indicó.

Contaminación con metales pesados afecta a más de 10 millones de peruanos

En el país, más de diez millones de personas, lo que constituye el 31.15% de la población nacional, están consumiendo agua potable contaminada con tóxicos, incluidos metales pesados, derivados principalmente de actividades mineras, según el Ministerio de Salud (Minsa).

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), esta realidad contradice directamente los principios establecidos en la Constitución de Perú, que establece la prioridad del consumo humano de agua sobre cualquier otro uso.