Wild Thang, el pequinés de 8 años que se coronó como el perro más feo del mundo

Para llegar al título derrotó a mascotas como Rome y Daisy Mae. Su victoria lo hizo acreedor a un jugoso premio y a aparecer en un programa de televisión estadounidense

Guardar

Nuevo

Wild Thang se coronó como el perro más feo del mundo durante la competencia anual World's Ugliest Dog. (Josh Edelson/AFP)
Wild Thang se coronó como el perro más feo del mundo durante la competencia anual World's Ugliest Dog. (Josh Edelson/AFP)

Wild Thang, un pequinés de 8 años de edad, se coronó como el perro más feo del mundo durante la trigésima cuarta edición de la competencia “World’s Ugliest Dog” celebrada en la feria Sonoma-Marin Fair de Petaluma, California, Estados Unidos, el pasado 21 de junio.

Esta fue la quinta edición en la que participa la mascota. Nació y creció en Los Ángeles, California, pero el destino los llevó a él y su dueña a vivir en el condado de North Bend, Oregón.

Reclamar el trono del perro más feo del mundo no fue nada sencillo, pues primero tuvo que vencer a Rome y Daisy Mae, concursantes que quedaron en segundo y tercer lugar, respectivamente.

El perro más feo del mundo

Venció a Rome y Daisy Mae, concursantes que quedaron en segundo y tercer lugar, respectivamente. (Justin Sullivan/Getty Images North America/Getty Images vía AFP)
Venció a Rome y Daisy Mae, concursantes que quedaron en segundo y tercer lugar, respectivamente. (Justin Sullivan/Getty Images North America/Getty Images vía AFP)

La vida de Wild Thang estuvo marcada por la tragedia desde que nació, pues, según lo descrito por autoridades en el sitio web oficial de la competencia, contrajo moquillo, enfermedad altamente contagiosa que, de acuerdo con especialistas de la American Veterinary Medical Association (AVMA), es provocada por un virus y afecta los aparatos respiratorio, gastrointestinal y nervioso de los caninos.

Gracias al apoyo de sus cuidadores, la mascota sobrevivió por poco. La afección provocó daños permanentes como que sus dientes no crecieran e hicieran que su lengua permaneciera de fuera o que su pata delantera derecha se mueva de manera impredecible todo el tiempo.

A pesar de esto, es alguien completamente sano y feliz que ama a las personas, otros caninos y sus juguetes. Antes de llevarse el título del perro más feo del mundo, Wild Thang ya era toda una celebridad en redes sociales. Bajo la cuenta de Instagram Wildthangofficial, su dueña comparte fotografías y videos protagonizados por el pequinés.

Además de la distinción, Wild Thang y su dueña, de acuerdo con reportes del medio británico The Guardian, recibieron 5.000 dólares americanos y tendrán una aparición especial en el programa de revista Today de la cadena NBC.

Una competencia reñida

Esta es la quinta ocasión en que Wild Thang participa en el concurso. (Josh Edelson/AFP)
Esta es la quinta ocasión en que Wild Thang participa en el concurso. (Josh Edelson/AFP)

Desde hace casi 50 años la competencia tiene el objetivo de “divertirse y mostrarle al mundo que estos perros son realmente maravillosos”, según información disponible en la página oficial del concurso.

El panel de jueces estuvo compuesto por expertos como Gadi Schwartz, Linda Witong, Brian Sobel, Amy Gutiérrez Y Fiona Ma.

Llegar hasta el trono del perro más feo del mundo no fue nada sencillo, pues Rome, un pug de 14 años que habita en The Pug Hotel Senior Sanctuary, estuvo cerca de arrebatarle la corona, sin embargo, quedó en segundo lugar.

Esta fue la primera edición en que Rome participó y, aunque tiene las patas arqueadas, disfruta de dar pequeñas demostraciones de danza cuando se siente feliz.

Rome quedó en segundo lugar detrás de Wild Thang. (Josh Edelson/AFP)
Rome quedó en segundo lugar detrás de Wild Thang. (Josh Edelson/AFP)

Contribuye a su comunidad al ser miembro del equipo Wheeling Pug Relay 2023 que, según información del sitio web de la competencia, recauda fondos para comprar sillas de ruedas para perros con capacidades diferentes.

Quien terminó en tercer lugar fue Daisy Mae, una perra de 14 años que vive en Lafayette, California. Fue rescatada a la edad de 2 años antes de encontrar un hogar permanente y ahora adora pasar el tiempo descansando bajo el sol y molestando a su hermana mayor.

En caso de que saliera ganadora en esta edición del concurso, sus dueños planeaban utilizar su fama para arrojar luz sobre los cachorros rescatados de todas partes, ya que consideran que cada canino merece una oportunidad.

Quien destaca entre los participantes es Ozzie, una terrier de 10 años que fue rescatada de un vertedero en México. Junto a su cuidador, la mascota suele visitar centros para personas mayores, donde permite que los residentes la acaricien y den cariño con el objetivo de reconfortarlos.

Guardar

Nuevo