La lucha por la vida: Grimes, el gatito guerrero que nació con una oreja

Una camada de felinos fue encontrada en un puerto de Charlotte en Carolina del Norte, los animales sobrevivieron de forma milagrosa a pesar de las bajas temperaturas

Guardar

Nuevo

La camada de felinos logró sobrevivir a las bajas temperaturas que había en el puerto, uno de los gatos perdió su oreja y la mitad de su cola a causa del congelamiento (Instagram deejandthecats)
La camada de felinos logró sobrevivir a las bajas temperaturas que había en el puerto, uno de los gatos perdió su oreja y la mitad de su cola a causa del congelamiento (Instagram deejandthecats)

Una colonia de gatos recién nacidos fue encontrada en un muelle en Charlotte, Estados Unidos. En el grupo de animales destaca uno de pelaje gris con blanco que tuvo una fuerte batalla por librar después de nacer, pues salió del vientre de su madre tenía la temperatura corporal por debajo del promedio y una de sus orejas no se formó por completo.

Deej, una rescatista de animales en casos extremos, se enteró de los felinos por medio de una solicitud de rescate y en cuanto los recibió sabía que debía ponerse en acción porque la situación era peor de lo que había imaginado.

La mujer explicó en entrevista para el blog Love Meow que era un milagro que la camada siguiera viva, puesto que al nacer en un lugar frío como un puerto provocó que tuviera que soportar temperaturas extremadamente bajas, incluso llegó a considerar que si las personas se hubieran dado cuenta de la presencia de los animales, éstos hubieran tenido un destino cruel.

Un milagro de la vida

La camada de felinos logró sobrevivir a las bajas temperaturas que había en el puerto, uno de los gatos perdió su oreja y la mitad de su cola a causa del congelamiento (Instagram deejandthecats)
La camada de felinos logró sobrevivir a las bajas temperaturas que había en el puerto, uno de los gatos perdió su oreja y la mitad de su cola a causa del congelamiento (Instagram deejandthecats)

Deej explicó al mismo medio que lo primero que hizo fue calentar los cuerpos de los gatos a una temperatura adecuada para que pudieran comer sin problema y los primeros días que llegaron a su refugio les tuvo que dar el alimento con un jeringa. Los felinos estaban hambrientos y se acabaron rápidamente todo lo que les dio la rescatista.

A los cinco días de haber nacido los felinos comenzaron a crecer al tamaño “normal” de un recién nacido gracias al alimento que les proporcionó la mujer, incluso algunos comenzaron a emitir sus primeros ronroneos, sin embargo uno de ellos no estaba avanzado al mismo paso que sus hermanos.

La rescatista detalló que esta pequeña camada la estaba sorprendiendo por completo y se preocupó por el estadio del felino gris. “Perdió una de sus orejas, tres almohadillas en una pata delantera y la mitad de su cola”, especificó sobre los problemas que tuvo el felino a causa del congelamiento..

La mujer oriunda de Charlotte, Carolina del Norte, consideró que la felina es toda una guerra porque a pesar de todos los problemas de salud que acarreó logró “superar los retos que el destino le puso”. Deej nombró al felino Grimes, en honor a Rick Grimes de la serie de televisión The Walking Dead.

Convivir con los demás

La camada de felinos logró sobrevivir a las bajas temperaturas que había en el puerto, uno de los gatos perdió su oreja y la mitad de su cola a causa del congelamiento (Instagram deejandthecats)
La camada de felinos logró sobrevivir a las bajas temperaturas que había en el puerto, uno de los gatos perdió su oreja y la mitad de su cola a causa del congelamiento (Instagram deejandthecats)

Después de que la camada logró superar todas las adversidades inició el proceso de socialización, Deej integró a los felinos con otros animales que son una semana mayor que ellos, los animales jugaron y empezaron a “relacionarse” sin ningún problema a pesar de las diferencias de tamaño.

La rescatista detalló que Grimes puede defenderse sin ningún problema cuando juega con los otros felinos, sin embargo, tiene un comportamiento perezoso, bosteza intensamente y a veces se le olvida meter la lengua mientras está durmiendo profundamente.

“Ahora tienen alrededor de seis semanas y aún no han dejado el biberón, pero está bien. Los micros están obsesionados con una cama y han pasado la mayor parte del tiempo amontonados en ella”, comentó la rescatas a Love Meow.

Deej detalló que los felinos son muy amorosos y les gusta acostarse sobre el regazo mientras reciben cariños. De momento los animales van a permanecer en el refugio y van a ser monitoreados de cerca ante cualquier problema que puedan tener.

Guardar

Nuevo