De la soledad a la libertad: la inspiradora historia de Rubén, el león más solitario del mundo

El león creció en un zoológico privado en Armenia, aislado de otros felinos y en condiciones deplorables

Guardar

Nuevo

Rubén llegó a finales de agosto al santuario de animales salvajes y está recuperando la confianza en los últimos días (Facebook Animal Defenders International)
Rubén llegó a finales de agosto al santuario de animales salvajes y está recuperando la confianza en los últimos días (Facebook Animal Defenders International)

Rubén, el león que fue considerado como “el más solitario del planeta”, probó lo que es la libertad después de que fue trasladado de un zoológico abandonado en Armenia a un nuevo santuario en Sudáfrica. El felino de 15 años era el único que quedaba en el parque privado que cerró hace cinco años y su salud se deterioró durante su estancia en dicho lugar.

De acuerdo con información de la organización Animal Defenders International (ADI), Rubén vivía dentro de una celda de concreto con poco espacio para caminar. La falta de ejercicio, la dieta que tenía y la soledad provocaron problemas de salud y comportamiento, por estas razones el rescate tiene un gran valor.

Jan Creamer, director de ADI, comentó en un comunicado publicado en el sitio web de la organización que la situación que vivió Rubén fue deplorable y devastador, pues no pudo crecer en condiciones óptimas.

Ser el león más solitario del mundo

Los cuidadores explicaron que el felino ha pasado por un buen momento en los últimos días después de vivir cinco años en un zoológico privado  (Facebook Animal Defenders International)
Los cuidadores explicaron que el felino ha pasado por un buen momento en los últimos días después de vivir cinco años en un zoológico privado (Facebook Animal Defenders International)

Los leones son animales sociables, en general viven acompañados de sus manadas en la naturaleza y cazan en grupos. “Debe haber sido devastador para Rubén no tener contacto, ni comunicación con otros leones”, lamentó Creamer sobre el caso del felino.

El organismo internacional junto a una aerolínea qatarí realizaron un plan para el traslado de Rubén desde Armenia hasta el continente africano, pues la distancia entre el zoológico privado hasta el santuario es de más de 8.000 kilómetros.

“Rubén estaba en problemas hasta que Qatar Airways intervino en la situación. ADI había estado financiado su atención en Armenia desde diciembre y cuando no pudimos encontrar vuelos para él, temíamos que pudiera quedarse atrapado ahí”, explicó Cramer sobre la preocupación que tenían los integrantes de la organización.

Después de nueve meses de hacerse cargo de sus cuidados, Rubén por fin llegó al santuario de vida silvestre de la ADI, dónde los médicos veterinarios realizaron las primeras pruebas para saber en qué condiciones llegó y cuáles serán los pasos a seguir.

“Rubén ha comenzado a recuperar su rugido, sus llamadas matutinas se vuelven cada vez más fuertes a medida que recupera su confianza”, aseguró la organización sobre la mejoría que ha mostrado el león en estas últimas semanas.

Los cuidadores que están al pendiente del felino han visto que el felino ha comenzado a correr por los largos campos del santuario y ha comenzado a reaccionar a los rugidos de otros animales de su especie que se encuentran en el lugar. Esta situación ha llenado de alegría a los integrantes de ADI como a las personas que han seguido su historia.

Decir adiós al miedo

El felino vivió solo en Armenia, sin un grupo que lo acompañara (Facebook Animal Defenders International)
El felino vivió solo en Armenia, sin un grupo que lo acompañara (Facebook Animal Defenders International)

Creamer detalló que la historia de Rubén es inspiradora, pues ha demostrado que si se tropieza vuelve a levantarse para seguir adelante y luchar por su vida. En los últimos días ha comenzado a recuperar la movilidad, los problemas de salud están siendo superados y la mejoría es notable en su rostro y comportamiento.

“El camino es largo y requerirá tratamiento veterinario continuo, pero el comienzo de una nueva vida no podría haber sido mejor”, concluyó el director de ADI sobre los avances del león.

El santuario en el que reside Rubén es el mismo donde fueron atendidos Leo y Muñeca, la pareja de felinos salvajes que activistas a favor de los derechos de los animales rescataron de un circo en Perú.

Guardar

Nuevo