Las nuevas pistas: la foto –a la que GENTE tuvo acceso en exclusiva– muestra los recortes de la alfombra de la planta alta de la casa donde mataron a la socióloga. Allí apareció una mancha, que ahora se puede someter a cotejo de ADN. Derecha: El lunes, Pachelo –hoy preso por robo– fue trasladado a la Asesoría Pericial de La Plata junto a otros sospechados
Las nuevas pistas: la foto –a la que GENTE tuvo acceso en exclusiva– muestra los recortes de la alfombra de la planta alta de la casa donde mataron a la socióloga. Allí apareció una mancha, que ahora se puede someter a cotejo de ADN. Derecha: El lunes, Pachelo –hoy preso por robo– fue trasladado a la Asesoría Pericial de La Plata junto a otros sospechados

Aunque suene casi inverosímil, un flamante dato vuelve a sacudir la investigación del homicidio de María Marta García Belsunce, ocurrido el 27 de octubre de 2002 en el country Carmel. Es que acaba de salir a la luz un nuevo rastro de ADN encontrado recientemente en la escena del crimen, más precisamente en la planta alta de la casa donde la víctima vivía junto a su esposo, Carlos Carrascosa, primero sospechoso y actualmente absuelto.

La imagen muestra cómo le dispararon a María Marta
La imagen muestra cómo le dispararon a María Marta

Aunque parezca mentira, casi dieciséis años después del asesinato, los fiscales que hoy intervienen en la causa, María Inés Domínguez y Andrés Quintana, recibieron de parte de la directora del Laboratorio de Análisis Comparativo de ADN, María Mercedes Lojo, un nuevo resultado de una mancha levantada de un recorte de alfombra de color verde de la planta alta de la vivienda, que había sido calificada como "indeterminada", y que ahora, sometida a nuevas técnicas, resulta válida para realizar el cotejo con las muestras que se obtengan de los presuntos sospechosos.

El ADN del “sospechoso 1” se encontró en una viga, en el marco de la puerta del baño y en la antesala, con sangre de la víctima
El ADN del “sospechoso 1” se encontró en una viga, en el marco de la puerta del baño y en la antesala, con sangre de la víctima

Por eso, Nicolás Pachelo (41) –el "culpable" preferido de los García Belsunce– volvió a ser sometido en la Asesoría Pericial de La Plata, ubicada en calle 141, entre 19 y 20 de dicha ciudad, a una extracción de sangre con el objetivo de cotejar sus perfiles genéticos con los que acaban de surgir. Además de Pachelo –hoy preso en la DDI de San Isidro por una serie de robos en el country Tortugas de Pilar–, se les realizó el examen a su ex esposa, Inés Dávalos Cornejo, y a cinco ex vigiladores del barrio privado Carmel: José Ramón Alejandro Ortiz, Ramón Alfredo Acosta, Víctor Hugo Contreras, Eduardo Walter Vera y Norberto Glennon.

El del “sospechoso 2” fue hallado en la viga del techo del baño, mezclado con el del “sospechoso 1”.
El del “sospechoso 2” fue hallado en la viga del techo del baño, mezclado con el del “sospechoso 1”.

El patrón de cada uno de los hombres va a ser cotejado con el ADN masculino aparecido, y con otros dos perfiles NN que ya estaban incorporados a la causa. Con referencia a la ex pareja de Pachelo, Inés Dávalos Cornejo, la muestra que se le extrajo será testeada con el ADN femenino que estaba en el expediente desde 2002, diferente al de María Marta.

Su abogado, Diego Olmedo, aclaró al respecto: "Se le tomó una muestra. Sabemos que va a dar negativo, como la que se le realizó hace años. Esto se va a cotejar con la antigua muestra. Es casi de protocolo".

El rastro femenino distinto al de la víctima se encontró en la alfombra que antecede al toilette. Ahora se suma el tercer ADN masculino de una muestra que surgió: se deberá establecer si pertenece a alguno de esos dos hombres o a un tercero
El rastro femenino distinto al de la víctima se encontró en la alfombra que antecede al toilette. Ahora se suma el tercer ADN masculino de una muestra que surgió: se deberá establecer si pertenece a alguno de esos dos hombres o a un tercero

Por su lado, el doctor Roberto Ribas, defensor de Pachelo, dice que más allá de los robos que se le imputan –"que seguiremos discutiendo"–, "mi cliente nunca mató a nadie; además, como lo convocaron a Nicolás deberían entonces también llamar a los familiares de la señora García Belsunce, muchos de los cuales siguen imputados por encubrimiento".

En el country Carmel residían María Marta García Belsunce y su esposo, Carlos Carrascosa. Allí, ella fue masacrada con seis disparos: cinco quedaron en su cráneo; el restante no ingresó, convirtiéndose en el famoso “pituto”. El marido fue imputado, estuvo preso por encubrimiento y como autor. Luego salió absuelto
En el country Carmel residían María Marta García Belsunce y su esposo, Carlos Carrascosa. Allí, ella fue masacrada con seis disparos: cinco quedaron en su cráneo; el restante no ingresó, convirtiéndose en el famoso “pituto”. El marido fue imputado, estuvo preso por encubrimiento y como autor. Luego salió absuelto

Mientras tanto, la pelea promete más rounds en Tribunales. Los parientes de María Marta siguen cargando las tintas contra Nicolás Pachelo. Y él, acorralado como nunca y tras las rejas, sigue proclamando que no es un asesino. A esta altura vale preguntarse: ¿habrá justicia algún día?

Por Miguel Braillard.

Fotos: Gentileza diario El Día de La Plata y archivo Atlántida.

SEGUÍ LEYENDO: