Apenas 26 horas después de confirmar la muerte de su esposo, la entonces presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, volvió a la Casa Rosada con su hija Florencia. Nada sería ya como antes. Era 28 de octubre de 2010 y afuera, en el corazón de Buenos Aires, una multitud lloraba la muerte de Néstor Kirchner, su esposo, el compañero de su vida.

Apenas 26 horas después de confirmar la muerte de su esposo, la entonces presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, volvió a la Casa Rosada con su hija Florencia. Nada sería ya como antes. Era 28 de octubre de 2010 y afuera, en el corazón de Buenos Aires, una multitud lloraba la muerte de Néstor Kirchner, su esposo, el compañero de su vida. "Fuerza Cristina", fue la frase que surgió y se repitió durante los tres días que duró el velatorio por el que pasaron desde Lula Da Silva hasta Maradona, de Hugo Chávez a Marcelo Hugo Tinelli y miles de ciudadanos -los comunes- que desfilaron ininterrumpidamente por delante del féretro para llorarlo (NA)

Néstor Kirchner murió oficialmente a las 9.10 del 27 de octubre de hace diez años, acostado sobre la cama matrimonial del chalet de El Calafate, junto a Cristina Fernández. Los médicos Claudio Cirille, de la guardia del hospital local, y Benito Alen González, de la unidad médica presidencial, intentaron reanimarlo sin éxito. Si bien la primera idea de la familia fue despedirlo en Río Gallegos, la espontánea reacción popular en Plaza de Mayo provocó que las exequias fueran en la Casa Rosada, igual que había sucedido con Juan Domingo Perón, en 1974, y Raúl Alfonsín, en 2009 (Reuters)

Néstor Kirchner murió oficialmente a las 9.10 del 27 de octubre de hace diez años, acostado sobre la cama matrimonial del chalet de El Calafate, junto a Cristina Fernández. Los médicos Claudio Cirille, de la guardia del hospital local, y Benito Alen González, de la unidad médica presidencial, intentaron reanimarlo sin éxito. Si bien la primera idea de la familia fue despedirlo en Río Gallegos, la espontánea reacción popular en Plaza de Mayo provocó que las exequias fueran en la Casa Rosada, igual que había sucedido con Juan Domingo Perón, en 1974, y Raúl Alfonsín, en 2009 (Reuters)

Diego Armando Maradona fue una de las personalidades que acompañó a la familia Kirchner en el velatorio de la Casa Rosada. Llegó junto al intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, y su pareja de aquel momento, Verónica Ojeda, apenas pasadas las 13 del 28 de octubre. Como una especie de embajador del pueblo, permaneció al lado del féretro durante un largo rato junto a los presidentes Sebastián Piñera (Chile); Rafael Correa (Ecuador); José Mujica (Uruguay) y Evo Morales (Bolivia). Al salir, Maradona dijo a la prensa que Néstor Kirchner fue

Diego Armando Maradona fue una de las personalidades que acompañó a la familia Kirchner en el velatorio de la Casa Rosada. Llegó junto al intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, y su pareja de aquel momento, Verónica Ojeda, apenas pasadas las 13 del 28 de octubre. Como una especie de embajador del pueblo, permaneció al lado del féretro durante un largo rato junto a los presidentes Sebastián Piñera (Chile); Rafael Correa (Ecuador); José Mujica (Uruguay) y Evo Morales (Bolivia). Al salir, Maradona dijo a la prensa que Néstor Kirchner fue "un gladiador": "En el momento en el que estamos saliendo y tenemos un batallador, perderlo es terrible, Argentina perdió un gladiador, un hombre que se la jugó siempre por sus ideales y nos sacó del pozo" (Reuters)

Apenas horas después de conocida la muerte de Néstor Kirchner, las multitudes acongojadas rodearon la Casa Rosada. Desde ese momento y durante cuatro días, cientos de miles de personas se congregaron para despedir al líder peronista con canciones, silencios, aplausos y carteles (NA)

Apenas horas después de conocida la muerte de Néstor Kirchner, las multitudes acongojadas rodearon la Casa Rosada. Desde ese momento y durante cuatro días, cientos de miles de personas se congregaron para despedir al líder peronista con canciones, silencios, aplausos y carteles (NA)

Pocas personas se dejaron ver más conmocionadas que la abuela de Plaza de Mayo Estela de Carlotto. Junto a otras Madres y Abuelas llegaron poco después que Cristina y le entregaron varios pañuelos blancos, que la Presidenta colocó con mucho afecto sobre el cajón donde descansaban los restos de Kirchner.

Pocas personas se dejaron ver más conmocionadas que la abuela de Plaza de Mayo Estela de Carlotto. Junto a otras Madres y Abuelas llegaron poco después que Cristina y le entregaron varios pañuelos blancos, que la Presidenta colocó con mucho afecto sobre el cajón donde descansaban los restos de Kirchner. "En el velorio estuve al lado de Cristina, y mis nietos, todos militantes, estaban en la calle haciendo la cola: el amor que tenían por ese hombre era entrañable. Le di mi pañuelo a Cristina para que lo pusiera en el féretro. Me sentí despojada de un presente y un futuro maravillosos", dijo Estela días atrás. La escena de Cristina con Estela y los pañuelos es una de las fotos más conmovedoras de la despedida de Kirchner (Reuters)

"No llores porque me largo a llorar. Ya te escuché, dijiste que hay que trabajar fuerte, y vamos a trabajar fuerte". Hebe de Bonafini, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, llegó al funeral desconsolada en llanto y escuchó el consuelo de Cristina Fernández de Kirchner. Un día antes, apenas enterada de la muerte, la referente de DDHH le había dicho, muy emocionada, a la TV Pública: "Todos los recuerdos que tengo de él son buenos y lindos. No se puede creer, es inexplicable, es injusto. Ojalá que él se haya enterado de todo lo que las Madres lo quisimos y lo queremos, es un dolor muy grande". Un día después, la mujer, que en ese entonces tenía 81 años, publicó una carta de despedidad: "Decirte que hoy y mañana y pasado y dentro de muchos años seguro, tu corazón, seguirá latiendo en esta maravillosa juventud que vos con tu sabiduría encendiste. Gracias, hijo, por permitirme vivir junto a vos y tus principios, gracias por vivir con tanta pasión" (Reuters)

"Venimos convocados también por esa pasión argentina que fue Néstor Kirchner, por esa pasión suramericana unionista", comentó el líder venezolano Hugo Chávez cuando aterrizó en Buenos Aires para despedir al ex presidente argentino. Una de las fotos más emblemáticas del funeral se dio cuando quedaron retratados Chávez, junto a Lula da Silva y el ex presidente colombiano Juan Manuel Santos. El rol de Kirchner había sido fundamental para evitar la escalada de tensiones entre Colombia y Venezuela por aquellos años (Reuteres)

La calidez que tuvo Cristina Fernández de Kirchner con los presidentes latinoamericanos o las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo no fue tal cuando quedó frente al líder camionero Hugo Moyano, a quien saludó con un gesto más distante. Durante mucho tiempo circularon rumores de que antes de morir Kirchner y Moyano habían discutido. Los hechos fueron desmentidos más tarde por Cristina Kirchner, pero nunca se sabrá ciertamente si la bronca de esa pelea provocó el infarto que mató al ex presidente argentino (Reuters)

La calidez que tuvo Cristina Fernández de Kirchner con los presidentes latinoamericanos o las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo no fue tal cuando quedó frente al líder camionero Hugo Moyano, a quien saludó con un gesto más distante. Durante mucho tiempo circularon rumores de que antes de morir Kirchner y Moyano habían discutido. Los hechos fueron desmentidos más tarde por Cristina Kirchner, pero nunca se sabrá ciertamente si la bronca de esa pelea provocó el infarto que mató al ex presidente argentino (Reuters)


El rostro más célebre del mundo del espectáculo en el funeral de Kirchner fue el de Marcelo Tinelli. El productor y conductor de TV llegó durante la tarde del 28 de octubre y le dio un abrazo muy sentido a Cristina Fernández. Luego se ubicó en el sector donde estaban los funcionarios y familiares, al lado del por entonces Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido

El rostro más célebre del mundo del espectáculo en el funeral de Kirchner fue el de Marcelo Tinelli. El productor y conductor de TV llegó durante la tarde del 28 de octubre y le dio un abrazo muy sentido a Cristina Fernández. Luego se ubicó en el sector donde estaban los funcionarios y familiares, al lado del por entonces Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido

Las expresiones del dolor popular aparecieron frente a la Casa Rosada apenas se conoció la noticia de la muerte de Néstor Kirchner. Todo el vallado de Balcarce 50 se empapeló con mensajes espontáneos de personas que despedían o agradecían o recordaban la figura del ex presidente y también de quienes le daban fuerza y respaldo a su esposa, por entonces Presidenta de la Nación. Ese día nació la frase

Las expresiones del dolor popular aparecieron frente a la Casa Rosada apenas se conoció la noticia de la muerte de Néstor Kirchner. Todo el vallado de Balcarce 50 se empapeló con mensajes espontáneos de personas que despedían o agradecían o recordaban la figura del ex presidente y también de quienes le daban fuerza y respaldo a su esposa, por entonces Presidenta de la Nación. Ese día nació la frase "Fuerza, Cristina" (NA)

Al lado del cajón donde yacían los restos de Néstor Kirchner había tres sillas, las que casi durante la totalidad de los días que duró el funeral estuvieron ocupadas por Cristina Fernández y sus hijos, Máximo y Florencia

Al lado del cajón donde yacían los restos de Néstor Kirchner había tres sillas, las que casi durante la totalidad de los días que duró el funeral estuvieron ocupadas por Cristina Fernández y sus hijos, Máximo y Florencia

"Fueron notables su papel en la reconstrucción económica, social y política de su país, y su empeño en la lucha común por la integración sudamericana", fue lo primero que manifestó Luiz Inácio Lula da Silva, por entonces presidente de Brasil, quien siempre destacó el afán integrista de su par patagónico. "Descubrimos que Argentina y Brasil no eran adversarias, a no ser en fútbol, pero en política y economía íbamos juntos y vimos que teníamos un papel fundamental en la integración", comentó conmovido Lula aquel 28 de octubre

Daniel Scioli fue uno de los primeros funcionarios en llegar al funeral, aquel jueves de 2010. Junto a su pareja Karina Rabolini, el ex vicepresidente saludó a Cristina y se quedó durante horas en el círculo íntimo de personalidades que acompañó a la viuda durante horas al lado del féretro.

Daniel Scioli fue uno de los primeros funcionarios en llegar al funeral, aquel jueves de 2010. Junto a su pareja Karina Rabolini, el ex vicepresidente saludó a Cristina y se quedó durante horas en el círculo íntimo de personalidades que acompañó a la viuda durante horas al lado del féretro. "Venimos a darle el último adiós a un gran argentino, un gran presidente, un gran peronista", comentó Scioli al llegar a Casa Rosada

Aquella tarde triste, Lula da Silva opinó que el legado

Aquella tarde triste, Lula da Silva opinó que el legado "más importante" del ex presidente argentino fue "recuperar la autoestima del pueblo argentino". Para el mandatario brasileño Kirchner fue "más que un presidente": era "un compañero que ayudó a construir una América Latina en la que no estemos solos"

"Fuerza Cristina", "Estamos de pie junto a vos", "Que el alma de Néstor sea un emblema de justicia para Argentina", "Néstor vive en nuestros corazones", fueron algunos de los muchos mensajes que transmitió la multitud popular que se congregó en Plaza de Mayo desde temprano del 27 de octubre (EFE)

Miles de personas pudieron durante casi tres días entrar a la Casa Rosada para despedir a Néstor Kirchner y, desde lejos, darle palabras de consuelo a Cristina Fernández

Miles de personas pudieron durante casi tres días entrar a la Casa Rosada para despedir a Néstor Kirchner y, desde lejos, darle palabras de consuelo a Cristina Fernández

Uno de los momentos más emotivos del funeral fue cuando un hombre que había entrado desde la calle a despedir desde lejos a Kirchner rompió el silencio sepulcral que había gobernado hasta ese momento el salón.

Uno de los momentos más emotivos del funeral fue cuando un hombre que había entrado desde la calle a despedir desde lejos a Kirchner rompió el silencio sepulcral que había gobernado hasta ese momento el salón. "Viva Cristina, viva Néstor", escucharon madre e hija y no pudieron contener el llanto

Fiel a su estilo cargado de adjetivos, Chávez también saludó a la memoria de su par argentino:

Fiel a su estilo cargado de adjetivos, Chávez también saludó a la memoria de su par argentino: "Desde mi corazón dolorido, desde el llanto contenido, ha muerto un justo, un valiente, uno de los mas grandes de nosotros. Llorarlo sería poco. Sigamos su ejemplo y hagamos realidad el sueño de esta gran patria unida y libre. ¡Que viva Kirchner para siempre!"

Cristina Fernández de Kirchner estuvo acompañada por su madre, Ofelia Esther Wilhelm (izq.), su cuñada Alicia Kirchner (centro) y Estela de Carlotto, las mujeres que, junto a Florencia más cerca estuvieron de la Presidenta durante las horas más dramáticas de su vida

Cristina Fernández de Kirchner estuvo acompañada por su madre, Ofelia Esther Wilhelm (izq.), su cuñada Alicia Kirchner (centro) y Estela de Carlotto, las mujeres que, junto a Florencia más cerca estuvieron de la Presidenta durante las horas más dramáticas de su vida


"Máximo dijo que la bala que mató a Mariano (Ferreyra) rozó el corazón del padre. Estoy segura; sí, estoy segura, convencida, de que fue así. Era un hombre que vivía muy intensamente las cosas", le dijo muchos años después Cristina Fernández al periodista Jorge Rial

La emoción de Eduardo

La emoción de Eduardo "Wado" de Pedro, detrás de Cristina Fernández y su hija Florencia, que la abraza partida en llanto, fue una de las imágenes que quedó fijada en aquel largo funeral al ex Presidente. De Pedro se acercó al matrimonio Kirchner desde su militancia como hijo de desaparecidos. Desde allí trabó una íntima relación con Máximo. "Néstor y Cristina nos dieron lugar a esa generación que tenía ganas de participar y no sabía ni dónde ni cómo", dijo tiempo después

"Estábamos mirando televisión esa noche. Él no largaba el control; como todos los hombres, nunca largaba el control del televisor. Esa noche, que fue la última noche que estuvimos (juntos), estábamos mirando televisión. Estábamos sentados como siempre; él en una punta del sillón y yo, en otra; estaba zappineando. Aparece el Gordo D'Elía en un programa de esos de cable, de esos programas que hay por miles, nos quedamos mirando y justo estaba la discusión de si la fórmula iba a ser Néstor o iba a ser yo, que si yo repetía o repetía Néstor", contó Fernández de Kirchner a Jorge Rial sobre el último beso que se dieron con Kirchner. D'Elía había dicho que para él la candidata en 2011 tenía que ser Cristina y Néstor se enojó. "Fijate lo que son las cosas. No nos gustaba en público hacer muestras de cariño; sí tomarnos una mano, pero no darnos un beso. Ni siquiera en un encuentro familiar. Pero me dio tanta ternura cómo lo dijo que yo salté —era un sillón largo, de cuero— y le di un beso en la boca. Él me dijo: 'Aunque midas ochenta puntos, voy a ser yo'. Y fue el último beso que le di, esa noche"

Luego de más de 30 horas de velatorio en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa Rosada, el cuerpo de Néstor Kirchner dejó Buenos Aires el 29 de octubre con rumbo a su destino eterno, en Río Gallegos, el lugar donde había nacido. Allí, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, de aquel gobierno encabezaron el traslado del féretro hasta el vehículo en el cual el cofre presidencial transitó los 7 kilómetros de distancia entre el Aeropuerto y el cementerio de la ciudad (NA)

Luego de más de 30 horas de velatorio en el Salón de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa Rosada, el cuerpo de Néstor Kirchner dejó Buenos Aires el 29 de octubre con rumbo a su destino eterno, en Río Gallegos, el lugar donde había nacido. Allí, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, de aquel gobierno encabezaron el traslado del féretro hasta el vehículo en el cual el cofre presidencial transitó los 7 kilómetros de distancia entre el Aeropuerto y el cementerio de la ciudad (NA)

Cinco años antes de su muerte, en la Feria del Libro de 2005, Néstor Kirchner leyó el poema de un militante de 23 años desaparecido por la última dictadura en 1978.

Cinco años antes de su muerte, en la Feria del Libro de 2005, Néstor Kirchner leyó el poema de un militante de 23 años desaparecido por la última dictadura en 1978. "Quisiera que me recuerden / sin llorar ni lamentarme. Quisiera que me recuerden / por haber hecho caminos / por haber marcado un rumbo / porque emocioné su alma /porque se sintieron queridos, / protegidos y ayudados", son los primeros versos. Las palabras se encarnaron en la boca del líder peronista y, diez años después, puede decirse que algo de esa súplica se hizo realidad, una realidad imperecedera (EFE)