El restaurante en un pueblo de Cuenca que lleva en manos de la misma familia tres generaciones y que está recomendado por la Guía Michelin

El privilegiado entorno en el que se encuentra, a orillas del río Júcar, y su excelente relación calidad-precio hacen de este restaurante un destino recomendado en la zona

Compartir
Compartir articulo
Mesón Nelia, un restaurante recomendado en Villalba de la Sierra
Mesón Nelia, un restaurante recomendado en Villalba de la Sierra

Cuenca es uno de los destinos turísticos más llamativos y desconocidos de todo el país, además de la cuna de muchos de los mejores productos de la gastronomía española. No es de extrañar que la que fue Capital Española de la Gastronomía 2023 sea uno de los destinos por excelencia para disfrutar de un buen banquete. Su variada y exquisita gastronomía está repleta de platos típicos, todos ellos elaborados con los productos de la tierra y basados en antiguas recetas que han pasado de generación en generación.

Sus carnes de caza, su queso manchego, su morteruelo o sus zarajos se pueden probar en muchos de sus restaurantes, locales que conforman un ecosistema de restauración único que se reparte por toda la provincia manchega. Uno de los establecimientos más reconocidos en la gastronomía conquense, tanto por sus gentes como por visitantes, turistas y guías gastronómicas, es el Mesón Nelia, un restaurante con una cocina de alta categoría ubicado en un entorno único.

Te puede interesar: Del ‘brunch’ al ‘drunch’: en qué consiste el nuevo fenómeno gastronómico

Un mesón familiar con reconocimiento Michelin

En plena Serranía de Cuenca, específicamente en el pequeño pueblo de Villalba de la Sierra y a la vera del río Júcar, se encuentra un emblemático restaurante que ha sabido mantener la tradición culinaria de la región, adaptándola con maestría a los gustos contemporáneos. Este establecimiento, abierto desde 1967, es un referente en la cocina castellana clásica, con una apuesta gastronómica conocida y reconocida por el pueblo conquense, que da valor a los platos locales presentándolos bajo una luz moderna que no deja a nadie indiferente.

Restaurante Mesón Nelia, en la Serranía de Cuenca (Mesón Nelia)
Restaurante Mesón Nelia, en la Serranía de Cuenca (Mesón Nelia)

Al mando de la cocina se encuentra el chef Javier Herráiz, quien representa la tercera generación de una familia dedicada al arte de restauración, heredando y perfeccionando recetas que han sido el deleite de los habitantes de Cuenca por décadas. Entre las especialidades de su carta destacan las manitas de cerdo rellenas de queso de cabra y el bacalao acompañado de pisto manchego, platos que fusionan lo mejor de la tradición con innovadores toques gastronómicos.

Sus platos, recogidos en una variada carta a base de entrantes, pescados, carnes y postres, ha conseguido que este aislado restaurante reciba el reconocimiento de la Guía Michelin, la que es sin duda la más relevante guía gastronómica en España y en todo el mundo. El restaurante del chef Herráiz se incluye en su lista Bib Gourmand, es decir, es uno de los restaurantes que destacan por tener “la mejor relación calidad/precio”, uno de los establecimientos que, según la guía, que proponen una comida completa y deliciosa a un precio máximo razonable.

Te puede interesar: La tortilla de patatas viral que sirvieron en una caseta de la Feria de Sevilla: “¿Tortilla o bolso?”

Y es que comer en este restaurante, que también puede presumir de contar con un Solete de la Guía Repsol, tiene un precio medio que ronda los 30 o 40 euros por comensal, con platos que parten desde los 9 euros de su sopa de pastor hasta los 22 euros de su entrecot de vaca vieja “Txogitxo”. Las albóndigas de jabalí, la pierna de cordero lechal al horno, los chipirones en su tinta con pasta fresca o su pucherete (judías pintas, garbanzos, verduras y carne de cerdo) son otros best sellers de su carta.

El restaurante no solo se distingue por su exquisita oferta culinaria, sino también por su aspecto moderno recién renovado y su acogedor ambiente, que incluye un bar de diseño, un comedor dotado con una cálida chimenea, una gran terraza para disfrutar de su paisaje natural y un espacioso salón disponible para eventos.

Además, el contexto natural del Parque Natural de la Serranía de Cuenca añade un valor inigualable a la experiencia, ofreciendo vistas que realzan la degustación de platos como la copita de ajoarriero con albaricoque, una propuesta que refleja la actualización de la cocina tradicional conquense por parte del chef. Completando su oferta, el establecimiento gestiona varias casas rurales, ideales para quienes deseen prolongar su estancia y explorar la belleza natural de la región.