Asi se disfrazaba David Bowie para pasar desapercibido en público

El legendario músico y actor desarrolló varias artimañas para poder pasearse entre la multitud sin ser molestado

Guardar

Nuevo

David Bowie fue uno de los artistas más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Por ende, tuvo que ingeniárselas para pasar desapercibido entre la multitud
(Créditos: Fernando Aceves)
David Bowie fue uno de los artistas más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Por ende, tuvo que ingeniárselas para pasar desapercibido entre la multitud (Créditos: Fernando Aceves)

El legendario publicista musical Alan Edwards celebró una entrevista con NME donde reveló cómo David Bowie se disfrazaba en público durante el apogeo de su éxito comercial.

Edwards, fundador de la reconocida empresa de relaciones públicas The Outside Organisation, trabajó junto a Bowie, así como con The Rolling Stones, Prince y Britney Spears. Ahora ha publicado sus memorias, “I Was There: Dispatches from a Life in Rock and Roll”, y en una conversación con NME sobre el libro, compartió cómo Bowie manejaba su fama a principios de los años 80.

“Lo conocí justo después de que terminara [la épica bélica de Nagisa Ōshima de 1983 con Ryuichi Sakamoto] ‘Merry Christmas, Mr Lawrence’, así que lo trataban como una estrella de cine — pero también acababa de ser despedido por su discográfica porque ‘Low’ y ‘Heroes’ no se consideraban tan comerciales como cosas como Bay City Rollers”, explicó Edwards.

El publicista musical Alan Edwards aseguró que fuera del escenario, David Bowie era una persona sencilla y "encantadora" 
(Getty)
El publicista musical Alan Edwards aseguró que fuera del escenario, David Bowie era una persona sencilla y "encantadora" (Getty)

“Fue cuando fui de gira con él que me di cuenta de lo sencillo y encantador que era. Aparecía en nuestra oficina en Tottenham Court Road y preparaba café para todos”.

Me dijo que su secreto para no ser reconocido era usar una gorra de tela y llevar un periódico griego bajo el brazo. De esa manera, si alguien alguna vez dudaba de que fuera él, miraban más de cerca y pensaban: ‘No puede ser… claramente es griego’”, reveló Alan.

“Lo mismo ocurría en las entrevistas”, continuó. “Tomábamos el tren la mayoría de las veces, sin clase preferente ni nada, y te sorprendería cuántas personas lo miraban dos veces y luego pensaban: ‘No puede ser él, es solo un tipo sentado con nosotros yendo a Mánchester’”.

Una gorra de tela y un periódico griego eran suficientes para despistar a los curiosos que querían acercarse a David Bowie en la calle 
163
Una gorra de tela y un periódico griego eran suficientes para despistar a los curiosos que querían acercarse a David Bowie en la calle 163

Edwards incluso compartió una anécdota de Bowie que demuestra la sencillez con la que el artista se desenvolvía. En una ocasión, tras una entrevista radial, David Bowie decidió tomar el micrófono y narrar el informe de tráfico a miles de ciudadanos que, probablemente, quedaron en shock al escuchar la voz del músico hablando de las vialidades.

“Sin nada mejor que hacer, decidió presentar los informes de tráfico de la estación. Se sentó allí diciendo a la gente que había retrasos en la M25… y hasta el día de hoy no creo que nadie supiera que era David Bowie. Él era un genio creativo extraordinario, pero también un caballero puro y desarmante”.

La experiencia erótica que David Bowie le hizo vivir a Patsy Kensit

Patsy Kensit aseguró que la experiencia más erótica de su vida fue cuando David Bowie le cepilló el cabello 

(The Grosby Group)
Patsy Kensit aseguró que la experiencia más erótica de su vida fue cuando David Bowie le cepilló el cabello (The Grosby Group)

Las revelaciones de Edwards llegan unas semanas después de que la actriz, Patsy Kensit, recordó recientemente una interacción que tuvo con la figura del rock, describiéndola como “la experiencia más erótica” de su vida. La actriz comentó que estaba “completamente asombrada” por el cantante mientras filmaban “Absolute Beginners” a mediados de los 80.

“También estaba ilusionada, imaginando que se enamoraría de mí y nos escaparíamos juntos. Y por supuesto, yo estaba en una fila de personas donde él simplemente me estrechó la mano y siguió por la fila, y me sentí devastada.”

“Pero un día estaba en maquillaje y él asomó la cabeza por la puerta y dijo hola. Se me acercó, tomó un cepillo y comenzó a cepillarme el cabello. No dijo nada—simplemente lo cepilló, luego se fue. Fue la experiencia más erótica de mi vida”.

“I Was There: Dispatches from a Life in Rock and Roll” ya está disponible a través de la tienda online Simon & Schuster.

Guardar

Nuevo