Revelan detalles de la peligrosa alianza entre Vladimir Putin y Kim Jong-un

Los regímenes de Rusia y Corea del Norte incrementaron su cooperación militar desde el inicio de la guerra en Ucrania. El jefe del Kremlin podría viajar a Pyongyang en los próximos días

Guardar

Nuevo

El presidente ruso, Vladimir Putin, recibió al dictador norcoreano Kim Jong-un en la región de Amur, en septiembre de 2023 (Sputnik/Vladimir Smirnov/Pool vía Reuters)
El presidente ruso, Vladimir Putin, recibió al dictador norcoreano Kim Jong-un en la región de Amur, en septiembre de 2023 (Sputnik/Vladimir Smirnov/Pool vía Reuters)

Kim Jong-un tiene un nuevo mejor amigo. Fuera está Donald Trump, quien intercambió sentidas cartas pero lo rechazó en una cumbre en Hanói en 2019. Ahora está Vladimir Putin, quien ha cortejado a Kim para obtener armas que alimenten su guerra en Ucrania. Ahora tienen una “relación inquebrantable de camaradas de armas”, exclamó el dictador norcoreano en un reciente mensaje a su homólogo ruso. Kim ha realizado dos viajes al Lejano Oriente ruso para reunirse con Putin desde 2019; se espera que Putin pronto realice su primera visita a Pyongyang desde el año 2000, el año en que se convirtió en presidente.

El romance ha florecido gracias a los cambios geopolíticos. Kim se apartó de las conversaciones con Estados Unidos tras la fallida cumbre en Hanói y comenzó a hacer nuevos acercamientos hacia Rusia. La respuesta fue tibia, hasta que la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Putin fracasó y Rusia comenzó a necesitar municiones, una de las pocas cosas que el régimen de Kim tiene en abundancia. Pero las implicaciones del realineamiento van más allá del comercio de armas. “Es un error pensarlo simplemente como un acuerdo de armas”, argumenta Jenny Town del Centro Stimson, un grupo de expertos estadounidense.

Corea del Norte desempeña un papel útil en el enfrentamiento más amplio de Rusia con Occidente, contribuyendo a complicar la estrategia estadounidense en Asia y a socavar las instituciones multilaterales. En marzo, Rusia vetó una resolución de las Naciones Unidas para prorrogar el mandato del Grupo de Expertos, principal órgano internacional de supervisión de las sanciones a Corea del Norte. Al cooperar con Corea del Norte, Rusia también pretende disuadir a Corea del Sur, gran productor de armas y aliado de Estados Unidos, de proporcionar ayuda letal directa a Ucrania.

Para Corea del Norte, Rusia ha sido una bendición en tiempos de necesidad. Kim estaba especialmente aislado en el exterior y disminuido en el interior tras la debacle de Hanoi; años de sanciones y la pandemia del covid-19 tampoco habían ayudado. El comercio con Rusia ha ayudado a estabilizar la economía, mientras que la cumbre con Putin ha mejorado la imagen de Kim. En los últimos meses, delegaciones que trabajan en agricultura, cultura, seguridad y tecnología han viajado de un país a otro. Los turistas rusos se convirtieron en los primeros extranjeros en visitar Corea del Norte tras la pandemia; las agencias de viajes de Vladivostok anuncian ahora viajes de verano al reino ermitaño.

La renovada afinidad ha alimentado en Washington las conversaciones sobre un nuevo eje del mal entre Rusia, China y Corea del Norte. Tanto China como la Unión Soviética apoyaron a Corea del Norte durante la guerra de Corea; algunos temen que su apoyo conjunto pueda alentar de nuevo la agresión norcoreana. Estos temores han resultado exagerados hasta ahora, pero al menos, con dos grandes apoyos activos, Corea del Norte tiene pocos incentivos para enfrentarse a Estados Unidos. Además, puede enfrentar a ambas potencias. “Es la mayor oportunidad estratégica para Corea del Norte desde el final de la Guerra Fría”, afirma Ankit Panda, de Carnegie Endowment for International Peace, un think tank estadounidense.

La Inteligencia de Estados Unidos confirmó que Rusia utilizó misiles norcoreanos en sus ataques a Ucrania (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)
La Inteligencia de Estados Unidos confirmó que Rusia utilizó misiles norcoreanos en sus ataques a Ucrania (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)

Cuando Kim y Putin se reúnan, las municiones serán su principal preocupación. Funcionarios estadounidenses alegan que Corea del Norte ha enviado por mar y ferrocarril alrededor de 11.000 contenedores llenos de armas a Rusia desde septiembre, cuando Kim visitó a Putin en Vladivostok. Los bienes incluyen proyectiles de artillería -el ministro de defensa de Corea del Sur calcula hasta 5 millones de rondas- así como misiles balísticos clase Hwasong-11, que se han vinculado a decenas de muertes en Ucrania. Gran parte del material es de dudosa calidad, pero aun así ha ayudado a Rusia a ganar tiempo para aumentar su propia producción, dice un alto funcionario ucraniano.

Lo que Rusia ha dado a cambio es objeto de mucha especulación. El gobierno de Corea del Sur ha dicho que se cree que al menos 9.000 contenedores han sido enviados de Rusia a Corea del Norte desde el pasado septiembre. La lista de deseos de Corea del Norte probablemente incluye diseños de armas nucleares, vehículos de reentrada para misiles balísticos intercontinentales, así como tecnología relacionada con satélites, submarinos y armas hipersónicas. Rusia también podría proporcionar soporte menos llamativo, pero todavía importante para las fuerzas convencionales de Corea del Norte, como repuestos para aviones o barcos y defensas aéreas más modernas.

Funcionarios surcoreanos dicen que Rusia aún no ha transferido tecnología militar sensible relacionada con misiles balísticos o armas nucleares. Un área de mayor preocupación inmediata es la tecnología espacial: Panda estima que un reciente intento de lanzamiento de satélite norcoreano pudo haber usado una variante de un motor utilizado en el sistema Angara de Rusia, que Rusia tiene en un cosmódromo que Kim recorrió el otoño pasado. Por ahora, probablemente los alimentos y el combustible constituyen la mayor parte del comercio. Putin también le dio a Kim una limusina de lujo de fabricación rusa.

Sin embargo, tal aparente afecto oculta los verdaderos límites de su amistad. “El nuevo amor ruso con Corea del Norte es superficial y artificial”, argumenta Andrei Lankov, un experto ruso en Corea del Norte con sede en la Universidad Kookmin en Seúl. Es más probable que Putin use la amenaza de transferir tecnología para contener el apoyo surcoreano a Ucrania que para hacerlo realmente. Corea del Sur, a su vez, puede amenazar con mayor apoyo a Ucrania para hacer cumplir sus líneas rojas con respecto al apoyo a Corea del Norte.

Si bien Rusia puede estar ansiosa por socavar las sanciones internacionales, eso no significa que se apresurará a ayudar a Corea del Norte a expandir su arsenal nuclear. Rusia tiene suficiente influencia para obtener lo que necesita sin ceder su tecnología más sensible. Hasta ahora, “Corea del Norte no está contenta con el alcance y la profundidad de la cooperación militar con Rusia”, dice un ex funcionario surcoreano que asistió recientemente a un diálogo con participantes rusos y norcoreanos. A medida que aumenta la producción de armas de Rusia, su necesidad de proyectiles norcoreanos puede disminuir.

Y aunque es probable que la asociación dure todo el tiempo que dure la guerra en Ucrania, puede que no perdure más allá de eso. “La convergencia calculada de los intereses nacionales” puede cambiar si cambian las circunstancias, estima Lee Sang-hyun, del Instituto Sejong, un grupo de expertos en Seúl. A largo plazo, Corea del Sur es un socio económico más atractivo; fue el quinto destino de exportación más grande de Rusia antes de la guerra. Rusia parece ansiosa por mantener la puerta abierta: el embajador de Rusia en Corea del Sur dijo recientemente que espera que Corea del Sur sea “el primero entre los países no amigables en volver a las filas de los países amigables”. Para las élites rusas, Corea del Norte sigue siendo sinónimo de disfunción con la que pocos quisieran asociarse, en contraste con la potencia económica que es China.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Guardar

Nuevo