Por qué las fuerzas armadas rusas han sido tan ineficaces en Ucrania

El caos en las altas esferas ofrece algunas pistas

Guardar

Nuevo

Soldados ucranianos disparan contra fuerzas rusas cerca de Bakhmut, una ciudad del este de Ucrania, el 15 de mayo de 2023. (AP Foto/Libkos, archivo)
Soldados ucranianos disparan contra fuerzas rusas cerca de Bakhmut, una ciudad del este de Ucrania, el 15 de mayo de 2023. (AP Foto/Libkos, archivo)

Yevgeny Prigozhin, el avispado jefe del grupo mercenario Wagner que lucha por Rusia en el este de Ucrania, tiene un historial de insubordinación teatral. Pero sus declaraciones del 9 de mayo, en las que afirmaba que un “abuelo” anónimo podría resultar ser “un completo imbécil”, llevaron las cosas a un nuevo nivel. Excitados observadores de Wagner han sugerido que el insulto iba dirigido a Vladimir Putin, presidente de Rusia y antiguo mecenas de Prigozhin. Lo más probable es que se tratara de un ataque a otro de los dos altos mandos: Sergei Shoigu, ministro de Defensa, o Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor. Prigozhin cree que están limitando deliberadamente su margen de maniobra. Fue una notable declaración de disidencia en una campaña que ya era sinónimo de caos y desunión entre sus mandos.

Rusia entró en guerra en Ucrania en febrero de 2022 sin un comandante general de operaciones de sus fuerzas armadas. (Algunos observadores han dicho que Putin quería llevarse él mismo los aplausos por lo que esperaba que fuera una guerra relámpago contra Kiev, la capital de Ucrania). En los 15 meses transcurridos desde entonces, Rusia ha pasado por al menos cuatro comandantes generales.

Yevgeny Prigozhin, fundador de la fuerza mercenaria rusa Wagner (Reuters)
Yevgeny Prigozhin, fundador de la fuerza mercenaria rusa Wagner (Reuters)

Primero fue Alexander Dvornikov, sustituido a finales de mayo de 2022 por Gennady Zhidko, que estuvo en el cargo apenas cuatro meses. A continuación, Sergei Surovikin asumió el mando en octubre, tras el inesperado éxito de la contraofensiva ucraniana en las regiones de Kharkiv y Kherson. En enero fue sustituido por el actual general Valery Gerasimov, una reorganización sorprendente, dada la competencia de Surovikin y la importancia de Gerasimov en el intento fallido de tomar Kiev. Ucrania, en comparación, se ha quedado con un solo hombre, Valery Zaluzhny.

Tatyana Stanovaya, analista política, identifica dos fases en la política de cuadros de Putin. En primer lugar, el líder ruso experimentó con caras nuevas y fuerzas no convencionales. Empoderó a Prigozhin y a su grupo Wagner dándoles acceso a armas y municiones y permitiéndoles reclutar convictos de las cárceles. Nombró nuevos comandantes para tres de los cuatro distritos militares. “Al principio, Putin luchaba con oficiales que no conocía muy bien”, afirma Stanovaya. “Cuantos más reveses recibía, más conocía los puntos débiles de sus hombres y más barajaba el pelotón”.

Vladímir Putin y el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, en Moscú, Rusia, el 17 de abril de 2023 (Reuters)
Vladímir Putin y el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, en Moscú, Rusia, el 17 de abril de 2023 (Reuters)

El otoño pasado comenzó una segunda fase. Putin intentó reafirmar las jerarquías militares tradicionales tras las exitosas contraofensivas de Ucrania. Prigozhin dejó de reclutar en las cárceles y Surovikin fue confirmado como primer comandante oficial de teatro, una medida que se interpretó como un intento de Rusia de mejorar la comunicación entre sus unidades y buscar una figura para las tropas descontentas. Más tarde, su puesto pasó a manos del general Gerasimov, que supervisó una deslucida campaña de invierno que incluyó un humillante revés en Vuhledar, donde más de 1.000 de sus soldados de élite murieron en un solo día.

Putin sigue haciendo retoques en medio de evidentes luchas internas. Algunos generales de bajo rango han sido sustituidos como parte de los últimos cambios, que se produjeron en abril. El general Mikhail Teplinsky, del que se rumoreaba que había sido destituido a raíz de un conflicto personal con Gerasimov, ha vuelto a desempeñar un importante papel como jefe de las fuerzas aerotransportadas rusas VDV. En medio del caos de mando, está claro que sólo un hombre está realmente al mando: Putin.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo