A contramano de otros mercados emergentes, los bonos argentinos vieron caer sus precios

El derrumbe de hasta 5% contrastó con la suba de la deuda de Chile, Brasil y otros países de la región. Tensión y quejas por la información incompleta

Guardar

Nuevo

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

“Nunca tantos hicieron tanto para ganar tan poco”. Así definió un operador el resultado de la rueda de ayer donde los bonos de la deuda se desplomaron y los dólares alternativos no tuvieron grandes variaciones de precios.

El contraste con el derrumbe de hasta 5% de los títulos argentinos por las medidas dispuestas por el Ministerio de Economía, fueron los títulos de Chile que subieron hasta 3%; los de Brasil con 0,50% y los de Perú con 0,30%. Todos los emergentes estuvieron en territorio positivo.

“Lo de hoy fue un movimiento errático. Un desesperado intento de evitar temporalmente un salto del tipo de cambio a costa de destruir el patrimonio público ya que aumentan la deuda pública en dólares en manos del sector privado a un costo oneroso porque los bonos tienen precios absolutamente deprimidos. Creo que es de las medidas más polémicas del actual gobierno en materia económica: se están endeudando al 40% en dólares para bajar el tipo de cambio, objetivo que no creo que logren. O, peor, buscan financiamiento para cerrar el bache fiscal”, opinó el analista financiero Franco Tealdi.

Lo cierto que con el derrumbe de los bonos en dólares con legislación Nueva York de hasta 6,1% como fue el caso del Global 2041, el riesgo país se disparó 122 unidades (+5,3%) a 2.452 puntos básicos un nivel que no tocaba desde el 22 de agosto pasado.

Los dólares alternativos respondieron con un alza de $1,12 (+0,3%) a $387,10 y con una caída del contado con liquidación de $2,45 (-0,6%) a $397,17. El “blue” cedió $3 a $391.

“El mercado quedó dañado por los rumores, después desmentidos, de una pesificación de los depósitos en dólares del Estado. Pero los jugadores estaban sensibles porque cayó mal la medida que se tomó con los bonos de la Anses que confirmó que el Gobierno no tiene los dólares para honrar sus compromisos. Además, el Banco Central es vendedor jornada tras jornada y la pérdida de reservas alcanzó dimensiones importantes. Pero la medida no solo fue mal recibida por el sector privado, sino que hubo directivos de la Anses que se resistieron a poner la firma en algo que puede dar lugar a denuncias penales. Hace tiempo que digo que el dólar va a ser el actor central de los próximos tiempos y vaya que lo está siendo”, señaló el trader Esteban Monte.

El mercado operó con rumores y con la información incompleta sobre el canje de los bonos. El problema es que las imperfecciones generaron desconfianza y eso se paga con tasas más altas o dólar más caro. A eso se sumó que la Comisión Nacional de Valores sacó una medida, tras el cierre de los mercados, que libera de las restricciones a las operaciones de dólar MEP y contado con liquidación a los agentes de Bolsa cuando operen con cartera propia.

“Estamos esperando definiciones, pero no me parece una estrategia demasiado brillante para bajar los dólares porque están destruyendo la paridad de los bonos”, señaló el analista financiero experto en agronegocios Salvador Vitelli.

El otro hecho que se esperaba era la licitación de bonos del Tesoro. Los vencimientos eran de $367 mil millones y se consiguieron $416.546 millones, pero por las Letras de Descuento a 95 días se pagó una tasa de 123,6% efectiva anual, récord para esta gestión. Las Ledes se llevaron 21% de lo adjudicado. Las Lecer, que ajustan por la inflación, captaron 43% de las ofertas.

La sorpresa estuvo en la plaza mayorista donde se desaceleró el ritmo de devaluación que había crecido en los últimos días. El dólar aumentó 38 centavos a $205,02. En las últimas ruedas el avance fue de 48 centavos diarios. El Banco Central tuvo que vender USD 140 millones y las reservas bajaron 243 millones a USD 37.594 millones.

La Bolsa padeció la suba de la tasa de interés en Estados Unidos de 0,25 puntos que la llevó al rango de 4,75% a 5%, el más alto en 16 años. Lo que más golpeó al mercado, que había abierto con optimismo, fue el comunicado de la Reserva Federal que consideró que la inflación sigue muy elevada y que los problemas bancarios pueden afectar el crecimiento y endurecer los créditos.

Tras la caída de las Bolsas de Nueva York, en la plaza local el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 1,69% en pesos y 1,1% en dólares con escasos negocios por $3.252 millones.

Los montos en ADR -certificados de tenencia de acciones argentinas que cotizan en las Bolsas de Nueva York- también bajaron. Se operaron $6.779 millones y predominaron las bajas. Las mayores caídas fueron las de Cresud (-5,2%) y Banco Supervielle (-4,8%).

Para hoy se espera otra rueda volátil porque el mercado no terminó de digerir las medidas y hay dudas de que puedan controlar al dólar con este sistema. Todos recuerdan que los bonos que hoy tienen una paridad de 23,3%, cuando se lanzó el plan de recompra el 18 de enero pasado, cotizaban a 36%. La pérdida para los inversores que tenían en su cartera bonos argentinos es considerable.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias

MÁS NOTICIAS