El significado que tiene para River y para Demichelis la final ante Estudiantes

El equipo millonario jugará dos partidos muy importantes en cinco días: ante Independiente por la Copa de la Liga y ante el Pincha por la Supercopa Argentina

Guardar

Nuevo

Martín Demichelis, en la mira de los hinchas de River Plate (Fotobaires)
Martín Demichelis, en la mira de los hinchas de River Plate (Fotobaires)

River vive días enrarecidos y movidos, difíciles de explicar. Si a un extranjero lo invitaran al Monumental a ver un partido y se desayunara con que una porción de los hinchas lo silba a Martín Demichelis, el turista podría pensar tranquilamente que el conjunto millonario pelea en los últimos puestos y que juega mal. Pero eso no es cierto: River es el único invicto de la Copa de la Liga y el técnico le dio dos estrellas al club en su primer año al frente del equipo. Sin embargo, Demichelis convive entre algunos aplausos, mucha indiferencia y también silbidos que se vuelven indisimulables y que el miércoles pasado, en la previa del partido ante Independiente Rivadavia, se escucharon más fuerte que en encuentros anteriores.

Por eso, la final de la Supercopa Argentina que River jugará el miércoles 13 de marzo ante Estudiantes de La Plata, a las 21.10 en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, tendrá una importancia vital para el entrenador. ¿Para su futuro en el club? No. A la cúpula dirigencial de River (Jorge Brito, Matías Patanian, Ignacio Villarroel y Enzo Francescoli) ni siquiera se le ocurre la posibilidad de despedirlo. Lejos de eso, lo respaldan a capa y espada. Pero sí será clave para que el técnico pueda llegar con tranquilidad al inicio de la Copa Libertadores, previsto para la primera semana de abril.

Un Demichelis fortalecido para comenzar la Libertadores, el objetivo prioritario de River en el año, o un Demichelis debilitado para ir por el gran sueño de los hinchas. Esa es la cuestión para este River que hoy desde las 19.15, en Avellaneda, visitará a Independiente en un clásico crucial en la lucha por la clasificación a los cuartos de final de la Copa de la Liga.

Ambos equipos tienen 17 puntos al igual que Argentinos Juniors e Instituto de Córdoba, pero River lidera la Zona A por mejor diferencia de gol. El grupo está tan parejo que Barracas Central cuenta con un punto menos, y Talleres de Córdoba y Vélez poseen 15 unidades. De manera que River sabe que un eventual resultado negativo en el estadio Libertadores de América podría desplazarlo de los cuatro primeros puestos. Por el contrario, un triunfo lo dejaría muy bien posicionado para ir por un lugar en los playoffs.

Martín Demichelis saluda al salir al campo de juego en el Superclásico de 2024 disputado en el Monumental (FotoBaires)
Martín Demichelis saluda al salir al campo de juego en el Superclásico de 2024 disputado en el Monumental (FotoBaires)

Pero más que el clásico ante Independiente, trascendental por naturaleza, la final ante Estudiantes seguramente marcará el pulso de River en este primer semestre del año. El propio Demichelis sabe que en Córdoba pondrá en juego buena parte de su tranquilidad para dirigir a River. Una victoria le permitiría caminar con la espalda ensanchada por el anillo del Monumental. En cambio, una caída lo dejaría en una posición incómoda y cada vez más cuestionado por sus detractores.

A contrapelo de lo que pensaba casi toda la patria futbolera, Demichelis logró que la sucesión de Marcelo Gallardo no fuera traumática para River. La búsqueda futbolística está a tono con la historia del club: propone un fútbol ambicioso y audaz. Dio la vuelta olímpica en el primer campeonato (largo) en el que dirigió al equipo, con 11 puntos de ventaja sobre el segundo (Talleres de Córdoba) y un andar que osciló entre victorias sufridas y trabajosas, y actuaciones que generaron aplausos de propios y extraños. Y en diciembre del año pasado levantó su segundo título: el Trofeo de Campeones ante Rosario Central.

Además, cuando River juega bien, no hay otro equipo en la Argentina que se le parezca. Eso sí: este año el funcionamiento no termina de convencer y solo en el 5 a 0 ante Vélez en el Monumental generó entusiasmo por su producción.

Ahora bien, ¿por qué Demichelis no logra meterse en el corazón de los hinchas si incluso se tiene en cuenta que es un hombre de la casa, surgido de las divisiones inferiores y con dos títulos como jugador del club (ganó los torneos Clausura 2002 y 2003)? Porque terminó distanciado de Enzo Pérez, el excapitán de su River al que tendrá enfrente el miércoles en Córdoba; porque en la gestión del vestuario la comparación con Gallardo lo deja mal parado; porque muchos hinchas consideraron demasiado prematuras las eliminaciones de la Copa Libertadores y la Copa Argentina del año pasado; y porque el equipo hoy no ofrece garantías más allá de que es el único invicto que le queda a la Copa de la Liga.

En definitiva, a Demichelis muchos hinchas lo miran de reojo porque no termina de representarlos como sí ocurría con el Muñeco, cuyo halo sigue sobrevolando el Monumental.

Guardar

Nuevo

Ver más