La polémica de San Lorenzo-River Plate: por qué en el gol anulado a Nicolás Blandi debió ser penal para el Ciclón

A los 42′ST, Milton Casco le cometió falta al delantero del Ciclón, quien quedó fuera de juego por esta acción de su rival. Qué dice el reglamento

El empujón de Casco a Blandi y el gol anulado al delantero

River Plate volvió al triunfo este domingo luego de dos derrotas y se recuperó en el clásico que le ganó 1-0 a San Lorenzo en el Estadio Pedro Bidegaín. Sin embargo, en el epílogo del encuentro se dio la gran polémica de la tarde y fue una jugada en la que le anularon un gol a Nicolás Blandi por posición adelantada. El delantero quedó en fuera de juego luego de un empujón de Milton Casco que no percibieron el árbitro Patricio Loustau, sus asistentes, ni el VAR. Grueso error del cuerpo arbitral.

La jugada se originó a los 43 minutos del complemento cuando llegó un centro desde la izquierda y Blandi puso la igualdad, pero el atacante azulgrana tocó la pelota en posición adelantada. Aunque el jugador local tuvo el atenuante de la falta previa que cometió el futbolista visitante. Porque en la repetición se ve claramente que el empujón existe.

Esta acción del empujón contiene dos condimentos: una, la acción aplicada con una fuerza y una consecuencia que tiene la identidad de sanción de tiro del punto penal; y si hubiera existido posición prohibida ante dos faltas simultáneas, reglamentariamente se debe sancionar la más grave, ergo tiro penal y tarjeta amarilla para Casco, cuyo empujón es totalmente sancionable en todo sector del campo como una falta merecedora de tiro libre.

Por supuesto, debió ser penal. El fuera de juego se debe sancionar cuando Blandi toca la pelota, pero ante faltas simultáneas el empujón es sancionado como la más grave. Por eso, si el delantero no hubiera quedado adelantado y la acción no terminaba en gol, el empujón de Casco hubiera generado la falta de penal. Esto es regla pura no hay subjetividad, ni interpretación.

El equipo dirigido por Marcelo Gallardo fue más y controló las acciones, pero no supo liquidar el partido tras el gol conquistado por Emanuel Mammana. En el complemento siguió con la posesión, aunque no logró cerrar el encuentro. De hecho en los últimos minutos dejó espacios para que San Lorenzo se acercara y de hecho, en una de sus jugadas, se dio dicha polémica.

La situación generó la bronca del público local y hubo varios reclamos de sus jugadores y su cuerpo técnico. De hecho un ayudante de Ruben Darío Insua se fue expulsado. Fue un partido caliente, con pierna fuerte y roces. Hubo nueve amonestados, cinco por el lado de River Plate y cuatro por San Lorenzo. Además, Marcelo Herrera, el ex del Ciclón y ahora en el Millonario, vio la roja por recibir dos amarillas.

“No sé si estaba adelantado o no. Yo iba al límite de la línea de los defensores porque mi intención era anticipar al arquero porque sabía que el centro iba a venir fuerte. En un momento siento que me tocan de atrás y por ese toque doy un paso adelante y quizá quedo adelantado. No sé, la tendría que ver por tele. Intento ir al límite con la línea de los defensores, pero no sé quién fue (el que lo empujó)”, declaró Blandi a ESPN luego del cotejo.

En el marco de la fecha 20 de la Liga Profesional, San Lorenzo venía de cuatro empates en fila y River Plate pudo volver a la victoria que lo posicionó quinto en el campeonato, a 4 puntos del único líder, Gimnasia y Esgrima La Plata, que visitará a Central Córdoba de Santiago del Estero el martes desde las 20.30.

SEGUIR LEYENDO: