La relación entre Diego Milito y Lisandro López - parte 1

Las figuras de Diego Milito y Lisandro López en Racing representan la bandera de la institución de Avellaneda. Son los últimos ídolos que adoptó la hinchada por su sentido de pertenencia con la Academia.

“El título de la Superliga lo deseaba mucho. Lo soñaba tanto que cuando se dio fue el día más feliz de mi vida”, dijo Licha en una conversación que mantuvo junto al ex goleador que actualmente ocupa un rol fundamental en la Secreatría Técnica del club. “Para mí es muy difícil quedarme con uno, porque he tenido la suerte de vivir muchos momentos, más allá de los títulos que tienen un sabor especial. Ser parte del equipo que rompió con la racha de los 35 años fue tocar el cielo con las manos”, respondió el Príncipe.

En una notable iniciativa organizada por Conmebol, en el marco de la promoción de la Copa Libertadores, el ex delantero continuó con su postura: “Lo soñaba desde las inferiores. Muchas veces lo hablaba con los chicos que estaban en ese plantel que veníamos de abajo, como Chiche Arano, con quien decíamos que la máxima ilusión era ser parte del grupo que rompa la racha. También fue el debut en Primera y mi vuelta al club con otro campeonato”.

Ambos se transformaron en la bandera de Racing, pero no pudieron saborear la gloria juntos. O sí. Cuando el ex Inter ocupó un cargo en la Secretaría Técnica y Licha heredó la cinta de capitán. “Contra Tigre fue una gran alegría especial. No sólo por la gente y por lo que significa otro título en la institución, sino por él (en referencia a López). Me acuerdo el abrazo que le di. Él no paraba de llorar y yo le decía que se lo merecía, porque era realmente lo que deseaba. Vivirlo con él me llenó de emoción. Y me emociona recordarlo porque sé lo que luchó para poder lograr ese objetivo, aunque de todos modos iba a ser reconocido toda la vida como un ídolo del club por todo lo que nos brindó”, deslizó Milito.

La relación entre Diego Milito y Lisandro López - parte 2

Su relación comenzó hace años, cuando el Príncipe estaba a punto de emigrar rumbo a Europa y Lisandro recién era promovido a los entrenamientos con la primera. “Me acuerdo de dos pares de botines que me regaló para que pueda entrenar. Yo estaba en la pensión y me costaba mucho poder comprar unos. Fue un gesto inolvidable”, recordó Licha, quien advirtió que la mejor versión de su ex compañero fue la que volvió al club después de brillar tantos años por Italia y España: “Me quedo con el Milito grande. El joven no le hacía un gol ni al arco iris, pero después metió 70 millones de goles. Demostró una capacidad de aprendizaje impresionante”, reveló entre risas.

La respuesta de Diego no tardó en llegar, dado que también eligió la versión más experimentada de Licha, porque “aporta muchas cosas positivas dentro del vestuario y ocupa un rol fundamental para el grupo".

Naturalmente, ambos surgieron de la Academia y volvieron al Cilindro con la ambición de festejar. “Nosotros hemos nacido en la institución y siempre va a ser un club especial y diferente. Creo que a lo largo de su historia, Racing se caracterizó por salir adelante de un montón de dificultades que ha tenido. Es un club gigante. Con una historia muy rica, que pasó muchísimo tiempo situaciones difíciles y siempre decimos lo mismo: a través de su gente y su pasión ha podido sortear todas esas dificultades, como una quiebra o llenar dos canchas en 2001 cuando logramos un campeonato después de tanto tiempo. También hay que recordar que somos el primer equipo que a través de su gente pudo levantar un predio propio para nuestras juveniles”, recordó Milito.

La relación entre Diego Milito y Lisandro López - parte 3

Finalmente, como ambos se convirtieron en los referentes de los campeones (Diego en 2014 bajo la conducción de Diego Cocca y Lisandro en 2019 cuando el Chacho Coudet era el DT), su enseñanza hacia las promesas surgidas del Tita Mattiussi también forman parte del legado académico. “Somos parecidos en la manera de pensar. Hacemos mucho hincapié en el trabajo, la seriedad y la responsabilidad para que se mantengan los mismos valores siempre. Siempre que nos juntamos a charlar, hablamos de lo mismo”, confesó el actual capitán del elenco que dirige Sebastián Beccacece antes de cederle la palabra a su amigo: “Yo estoy muy tranquilo y descanso mucho en lo que él, porque le pueda transmitir a los más chicos todo lo que vivió. Lo traté de hacer en mi época de jugador y hoy, desde otro rol, también trato de ayudar a los más jóvenes para que vayan en el camino correcto. Más allá de que Lisandro sea nuestro líder dentro del vestuario, hay chicos muy importantes, con una gran mentalidad. Puede nombrar a Iván Pillud, Javi García, Darío Cvitanich, Leo Sigali. Y la lista continúa. El grupo es algo clave y fundamental. Tenemos líderes muy positivos con gran mentalidad y experiencia”.

Antes del cierre, el espacio también sirvió para ilusionar a los hinchas con el máximo objetivo que se fijará cuando se reanude el fútbol: la Copa Libertadores. “Es el torneo más lindo y emocionante del continente. Se prepara de la misma manera porque nosotros venimos día a día con la misma seriedad, con la misma voluntad. Y el objetivo seguramente va a ser llegar lo más lejos posible. Ser campeón sería lo máximo”, aseguró López.

“La Copa tiene la verdad un significado especial. La meta es ganarla, porque está ese deseo latente de unos años a esta parte donde el club la empezó a jugar con continuidad. Entendiendo las dificultades que existen, equipos muy importantes, con presupuesto muchísimos más elevados que el nuestro, pero eso no significa que sea determinante. Nosotros queremos llegar lo más alto”, concluyó Milito.

Seguí leyendo