Miguel Ángel Russo es presentado como entrenador de Boca tras la salida de Ricardo La Volpe (Foto Baires)
Miguel Ángel Russo es presentado como entrenador de Boca tras la salida de Ricardo La Volpe (Foto Baires)

A pocas horas del reencuentro del plantel en Casa Amarilla para dar inicio a la pretemporada 2020 con Miguel Ángel Russo a la cabeza, válido es repasar cómo fue el ciclo en 2007 que lo vio consagrarse como entrenador en la Copa Libertadores. Se tomaron como referencia 10 hechos no tan recordados (posiblemente olvidados por la conquista continental) de su mandato, hace trece años, como línea de tiempo.

1. EL REGRESO DE RIQUELME

El fallecido Pedro Pompilio y Mauricio Macri en la presentación de Riquelme como refuerzo de Boca en 2007 (Fotobaires)
El fallecido Pedro Pompilio y Mauricio Macri en la presentación de Riquelme como refuerzo de Boca en 2007 (Fotobaires)

Román firmó a préstamo en febrero de 2007 para disputar la Libertadores y terminó siendo la figura de ese Boca y la competición. Tras un semestre de conflicto con Manuel Pellegrini en el Villarreal -y de haber jugado el Mundial de Alemania 2006 con la Selección y pisar las semifinales de la Champions League con el club español- arribó sin ritmo físico ni futbolístico. Sin embargo, con el correr de los partidos terminó exhibiendo una de sus mejores versiones.

2. EL GOL DE MITAD DE CANCHA DE PALERMO A INDEPENDIENTE

Tras el debut de Riquelme en el empate 1-1 contra Rosario Central en la Bombonera por la segunda fecha del Clausura 2007, Boca visitó a Independiente en cancha de Racing por la tercera jornada. El Rojo de Jorge Burruchaga se puso en ventaja por el tanto en contra de Emiliano Armenteros pero el equipo de Russo lo dio vuelta (todavía en el primer tiempo) con Neri Cardozo y Rodrigo Palacio, tras asistencias de Román. En el complemento fue expulsado Éver Banega y con el Xeneize replegado en defensa, Martín Palermo presionó en mitad de cancha al Rengo Díaz, vio adelantado a Ustari y pateó desde la mitad de cancha. Anotó el 3-1 que sería definitivo desde una distancia de 61 metros.

3. EL CLIMA HOSTIL EN VÉLEZ CONTRA RUSSO

Clima caldeado en Liniers para recibir a Russo y su Boca en 2007 (Télam)
Clima caldeado en Liniers para recibir a Russo y su Boca en 2007 (Télam)

La fecha 9 del Clausura vio al Boca de Miguel Ángel visitar al Vélez de La Volpe. Los clubes habían intercambiado sus entrenadores con respecto al último torneo y los hinchas del Fortín no le perdonaron la partida al DT y lo recibieron con insultos y pancartas. “Ru$$o persona no grata en Vélez. Traidor”, fue una de las banderas que se vieron. Con un tanto de Neri Cardozo y un doblete de Rodrigo Palacio (descontó transitoriamente Maxi Pellegrino) el Xeneize se impuso 3-1 en el Amalfitani. Paradójicamente Boca y Vélez se cruzarían por los octavos de final de la Libertadores y sería clasificación azul y oro. Y Russo tendría un retorno con resultados negativos en el Fortín en el año 2015.

4. LA SALIDA DE GUILLERMO BARROS SCHELOTTO

Guillermo Barros Schelotto posa por primera vez con la camiseta de Columbus Crew en 2007 (Fotobaires)
Guillermo Barros Schelotto posa por primera vez con la camiseta de Columbus Crew en 2007 (Fotobaires)

El Mellizo, que venía con poca continuidad desde la época del Coco Basile y La Volpe como entrenador por la aparición de un infernal Rodrigo Palacio, tuvo escasa participación en el ciclo de Russo en 2007. Jugó seis encuentros y apenas en uno de ellos fue titular. Por Libertadores entró faltando 5 minutos ante Bolívar y se despidió tras el 1-1 de Boca ante River en la Bombonera por la fecha 10. Firmó con el Columbus Crew de la MLS y se convirtió en una de las grandes figuras del fútbol norteamericano.

5. LA PÉRDIDA DEL CAMPEONATO CON EL SAN LORENZO DE RAMÓN DÍAZ

El Cuqui Silvera festeja el 3-0 de San Lorenzo a Boca en la Bombonera. El Ciclón de Ramón Díaz sería campeón del Clausura 07 sacándole seis puntos de ventaja al Xeneize de Russo (Fotobaires)
El Cuqui Silvera festeja el 3-0 de San Lorenzo a Boca en la Bombonera. El Ciclón de Ramón Díaz sería campeón del Clausura 07 sacándole seis puntos de ventaja al Xeneize de Russo (Fotobaires)

El Boca de Russo se fue acomodando de a poco y avanzó a paso firme en la Libertadores. Al unísono, se mantuvo hasta la anteúltima fecha con chances de ser campeón a nivel local. Su oponente directo fue el Ciclón del Pelado Díaz, que lo había goleado 3-0 en la Bombonera (goles de Lavezzi, la Gata Fernández y Silvera). En la fecha 18 los de Boedo vencieron 4-2 a Arsenal en el Nuevo Gasómetro y el Xeneize, pese a haber vencido a Belgrano como local, quedó sin chances condenado al subcampeonato.

6. LA CUENTA PENDIENTE DE RUSSO: FESTEJAR LA LIBERTADORES

Palermo, Pompilio y Russo junto al presidente Néstor Kirchner. La espina de Miguel: no haber podido festejar la Libertadores 2007 con una Bombonera repleta (Fotobaires)
Palermo, Pompilio y Russo junto al presidente Néstor Kirchner. La espina de Miguel: no haber podido festejar la Libertadores 2007 con una Bombonera repleta (Fotobaires)

La hazaña ante Gremio con un Riquelme por las nubes quedó materializada pero los compromisos de agenda (se disputó la Copa América en Venezuela y Argentina debutó ocho días después de la final de la Libertadores) impidieron una celebración acorde para el plantel xeneize. Según confesó, esa es la espina que le quedó clavada a Russo luego de su primer ciclo en el club. Al menos se dio el gusto de ser recibido por Néstor Kirchner, por entonces presidente de la Nación.

7. LA ELIMINACIÓN CON SAN PABLO EN LA SUDAMERICANA

Una caída inesperada: global 2-2 con San Pablo y eliminación por el gol visitante de los brasileños (Fotobaires)
Una caída inesperada: global 2-2 con San Pablo y eliminación por el gol visitante de los brasileños (Fotobaires)

Ya sin Juan Román Riquelme (volvió a Villarreal después de que la dirigencia no pudiera renovar su préstamo) en el plantel, Boca disputó los octavos de final del certamen continental contra el conjunto brasileño y después de triunfar 2-1 en la Bombonera (con doblete de Martín Palermo) se despidió en suelo paulista por la derrota 1-0.

8. LOS SUPERCLÁSICOS ANTE RIVER

Russo disputó cuatro superclásicos (dos amistosos) y cosechó dos derrotas, una caída por penales y un empate (Fotobaires)
Russo disputó cuatro superclásicos (dos amistosos) y cosechó dos derrotas, una caída por penales y un empate (Fotobaires)

Miguel Ángel Russo tiene ante el Millonario otra cuenta pendiente: jamás pudo ganarle en cuatro encuentros disputados en 2007. Fueron dos amistosos (0-2 en Mar del Plata con tantos de Radamel Falcao y Diego Galvón y caída en los penales tras el 1-1 en tiempo reglamentario en Mendoza) y dos oficiales. El del Clausura 07 en la Bombonera terminó 1-1 con el tempranero gol de Pablo Ledesma y la igualdad de Mauro Rosales; y el del Apertura fue 2-0 para los de Núñez con tantos de Falcao y Ariel Ortega -de penal-.

9. PERDIÓ EL TORNEO LOCAL CON LANÚS

En la anteúltima fecha del Apertura 2007 a Boca se le escaparon sus chances de ganar el título ante Lanús en la Bombonera (Fotobaires)
En la anteúltima fecha del Apertura 2007 a Boca se le escaparon sus chances de ganar el título ante Lanús en la Bombonera (Fotobaires)

El Boca de Russo llegó a la fecha 17 del Apertura a tres puntos de distancia del líder Lanús. Perdió con el Arsenal de Gustavo Alfaro en Sarandí y desaprovechó la chance de quedar a un punto de la cima justo antes de recibir al Granate, que quedó cuatro arriba tras empatar con Argentinos Juniors. En la fecha 18 el Xeneize no pasó del empate 1-1 (José Sand abrió la cuenta y Palermo igualó) y los de Ramón Cabrero se consagraron en la Ribera luego de que Tigre cayera con el Bicho en La Paternal.

10. LA PROHIBICIÓN DE LA FIFA A RIQUELME

Boca 2-4 Milan (Final Mundial de Clubes 2007)

El 1° de noviembre de 2007 Boca presentó una lista preliminar con los nombres de los futbolistas que afrontarían el Mundial de Clubes en Japón. Entre ellos no figuraba el de Juan Román Riquelme quien, en conflicto en Villarreal, terminó firmando en el Xeneize a fines de noviembre. A pesar de que Boca debutó recién el 12 de diciembre, la FIFA le prohibió al equipo argentino hacer una modificación en su nómina y el 10 tuvo que verlo desde afuera. La final fue dolorosa y significó el punto final para la era Russo: 2-4 contra el poderoso Milan de Carlo Ancelotti en el que se lució el brasileño Kaká.

SEGUÍ LEYENDO