Arte y polémica en Mendoza: la verdadera historia

Un muestra en la Universidad Nacional de Cuyo generó el repudio de autoridades católicas de la provincia. El lunes, un grupo de personas destruyó las obras. Esta nota reconstruye los hechos y brinda las distintas opiniones sobre el tema

Guardar

Nuevo

La artista Cristina Perez posa junto a los restos de su obra, atacada el lunes en el anexo Luis Quesada de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza (Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)
La artista Cristina Perez posa junto a los restos de su obra, atacada el lunes en el anexo Luis Quesada de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza (Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)

La muestra 8M Manifiestos Visuales fue organizada por la Secretaría de Extensión y Articulación Social de la Facultad de Artes y Diseño (FAD) de la Universidad Nacional de Cuyo, para “visibilizar a través de dispositivos visuales, narrativas, sentires y relatos, las reivindicaciones y conquistas de derechos; contribuir al establecimiento de una mirada crítica desde el arte sobre la sociedad patriarcal y a la transformación del orden social de género”.

La exhibición se inauguró la semana pasada en el anexo Luis Quesada de la UNCuyo- y fue destrozada este lunes por un grupo de personas que inicialmente se puso a rezar en el lugar y luego destruyó parte de las obras exhibidas. El escándalo ha sido de proporciones y cuenta con varias aristas, que se detallan a continuación.

El hecho

Luego de su inauguración, distintos sectores asociados a la Iglesia Católica se manifestaron públicamente en contra por considerar que las obras afectaban su fe religiosa. Incluso, el Arzobispado de Mendoza emitió un comunicado oficial donde manifestaba que la muestra en la UNCuyo “reproduce de manera ofensiva y grosera imágenes y símbolos religiosos”. “La muestra contiene elementos que, desde lo caricaturesco, ejercen una violencia simbólica sobre signos religiosos cristianos, no solamente católicos, traicionando el camino que queremos recorrer de respeto y plena vigencia de todos los derechos humanos, incluidos los religiosos”, decía.

El lunes por la tarde, un grupo de personas se hizo presente en el lugar y se pusieron a rezar el Santo Rosario. Se trataba de una reunión de unas 50 personas que se manifestaban pacíficamente pero, cuando nadie lo preveía, “uno de ellos se violentó y comenzó a romper casi todas las obras; luego se unieron otros”, según relató uno de los testigos en el lugar.

“8M Manifiestos Visuales”, la muestra que fue destrozada por fanáticos en Mendoza

Te puede interesar: Un grupo religioso destrozó una obra de arte valuada en 480.000 pesos por considerarla “una falta de respeto”

El personal de seguridad del lugar trató de calmar la situación pero al verse superado optó por llamar al 911 y dos policías arribaron al lugar. Así se logró cesar con los ataques y las personas fueron retiradas del edificio. No obstante, parte de la exhibición fue destrozada.

La palabra de la Iglesia

El Arzobispado de Mendoza emitió un documento en el que repudió los actos vandálicos y se solidarizó con las artistas. “Repudiamos este acto de violencia física hacia las obras allí expuestas. Nos solidarizamos con las artistas que vieron afectado el fruto de su trabajo y esfuerzo. Volvemos a llamar a la concordia y la paz que se pierde en los extremos, cuando dejamos de percibir que detrás de una obra o detrás de un símbolo religioso hay personas que tienen creencias o ideologías que no deben ser violentadas, ridiculizadas o agraviadas”, señala la nota de la Pastoral Social de Mendoza.

“Lamentamos el accionar de personas que viven su religiosidad como en tiempos oscuros, que tan dolorosos han sido para la humanidad. Invocamos, como en la Constitución Argentina, ´la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia´”, agregó.

“8M Manifiestos Visuales”, la muestra que fue destrozada por fanáticos en Mendoza

Los organizadores

El secretario de la Facultad de Artes y Diseño y curador de la muestra, Sergio Rosas expresó su conmoción frente a estos hechos. “Estamos conmocionados pero no abatidos porque esto nos da más fuerza para seguir reclamando derechos humanos”, destacó en contacto con el programa Nada simple de Radio Andina. “A 40 años de la vuelta de la democracia estamos viviendo nuevamente hechos violentos... Es el derecho de expresarse en democracia”, expresó.

“Esta muestra es educativa, pedagógica, es una postura frente a la vida desde el arte” agregó mientras contó que: “Estamos en el siglo XXI y hay mucha gente que tiene ese fundamentalismo ideológico. Les hemos pedido disculpas a las artistas, como institución, porque nosotros velábamos por esas obras”.

“Yo pensaba en el avance de los derechos de las mujeres, de las minorías. Hay un debate en la sociedad que nos nutre, pero nunca pensé que pensar distinto podía servir para un acto violento directo. Llevaron a niños a ese acto violento y eso es educarlos en la violencia, es reproducir un pensamiento unívoco”, expresó Rosas.

Cristina Pérez y su obra "El velorio de la cruz", que fue destrozada este lunes (Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)
Cristina Pérez y su obra "El velorio de la cruz", que fue destrozada este lunes (Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)

La palabra de la artista

Cristina Pérez es artista plástica y cantautora mendocina, formó parte del colectivo de mujeres que presentaron 8M Manifiestos Visuales y su obra El velorio de la cruz fue destrozada. Vale aclarar que este trabajo tenía cerca de 20 años de antigüedad y era parte de una serie en la que Cristina estaba trabajando e investigando. Se trataba de una vulva gigante con imágenes religiosas y la crucifixión de Jesús representada por una mujer con una cabeza de burro al revés.

“Este caso muestra que con la violencia no podemos ir a ningún sitio. Esto hace que como artista me insta a seguir trabajando aún más con este espacio-tiempo que me toca vivir y producir obras artísticas que hablen de estas verdades incómodas para transformarme y transformar”, aseguró Pérez a Infobae Cultura.

“Lamentablemente lo que hubo fue un teléfono descompuesto, en base a un comentario o una foto enviada, pero ninguno fue a la fuente, ninguno se tomó el trabajo de llamarme o de visitar la obra”, finalizó.

Esther Sánchez, rectora de la UNCuyo (Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)
Esther Sánchez, rectora de la UNCuyo (Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)

Te puede interesar: De Picasso a Van Gogh, nadie se salva: 5 ataques ecologistas a grandes obras de arte

La palabra de la UNCuyo

La rectora de la UNCuyo, Esther Sánchez, acompañada por el vicerrector Gabriel Fidel reafirmó el repudio hacia los hechos ilícitos y violentos que el lunes atentaron contra la muestra colectiva 8M Manifiestos Visuales, propuesta de la Facultad de Artes y Diseño, en el marco del Mes de la Mujer.

“La Universidad Nacional de Cuyo es el espacio por excelencia llamado a la reflexión y al diálogo de todas las voces, dentro no sólo de la Universidad sino de la misma sociedad. Está llamada a integrar, como su nombre lo dice, en la unidad precisamente a todas las diversas expresiones. Como defensora de los derechos humanos y de la libertad de expresión es que hoy estamos comentando esto”, expresó la Rectora.

Las autoridades explicaron que efectuaron la denuncia ante la Justicia Federal y que pusieron a disposición de ella todo lo que pudiera contribuir a la investigación, incluyendo material que pueda ser usado como prueba. También, que se realizará una investigación sumaria para determinar si hay responsabilidad de integrantes de la comunidad universitaria en el hecho delictivo.

(Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)
(Gentileza Gabriela Garzón Rogé y Nico Zervos, de Radio Universidad)

Te puede interesar: Ataques a obras de arte: ¿están preparados los museos argentinos?

Confirmaron, además, que el tema será tratado en la próxima sesión del Consejo Superior -este miércoles-, por ser el ámbito de representación de todos los claustros y donde se propiciaría el diálogo y la reflexión a través del armado de una mesa y comisiones “plurales e interreligiosas” para avanzar en acciones reparadoras.

Asimismo, Sánchez dijo que se reunió con las artistas responsables de las obras exhibidas y dijo que “se pensó en preservar las obras, mostrarlas en el estado en el que están. La intención es llamar otra vez a la reflexión, al diálogo y que se observe cómo acciones violentas han impactado en una muestra. Ellas le han dado mucha importancia a la necesidad de ‘tolerancia’”.

Sobre las consultas por el pedido que le habían remitido para que la muestra dejara de exhibirse, la Rectora dijo: “La Universidad es un espacio plural, diverso y es defensora de los derechos humanos y de la libertad de expresión. En consecuencia, no podemos frente a un pedido levantar una muestra. Por diversas razones, porque estamos precisamente, defendiendo ese derecho que es fundamental, sobre todo si estamos celebrando 40 años de democracia”.

Seguir leyendo

Guardar

Nuevo