A medida que la exuberancia de una mayor libertad explota en el verano europeo después de la penumbra del encierro, también han surgido fiestas en Alemania y Francia y en las arenas de las playas atlánticas de Portugal (EFE)
A medida que la exuberancia de una mayor libertad explota en el verano europeo después de la penumbra del encierro, también han surgido fiestas en Alemania y Francia y en las arenas de las playas atlánticas de Portugal (EFE)

Meses de encierro y aislamiento en el continente europeo han dado paso a fiestas improvisadas e ilícitas, generando temores de un aumento en los casos de COVID-19. Si bien muchas personas simplemente buscan algo de diversión después de meses de prohibiciones en festivales, discotecas y fiestas, tales reuniones masivas se han sumado al temor de que una segunda ola mortal de infecciones pueda afectar a toda Europa.

El jueves, la Organización Mundial de la Salud advirtió que unos 30 países europeos habían informado sobre un aumento con nuevos casos en las últimas dos semanas. “La semana pasada, Europa experimentó un aumento en los casos semanales por primera vez en meses”, aseguró Hans Kluge, director regional para Europa, a periodistas. No identificó a ninguno de los países, pero agregó que la situación era particularmente grave en once de ellos.

En Portugal, el Gobierno dijo el jueves que endurecería las restricciones en varias áreas del Gran Lisboa a partir del 1 de julio para permitir que los residentes salgan de sus hogares solo por comida, medicinas o para trabajar, y limitar las reuniones a cinco personas. La medida se produjo después de informes de fiestas que atrajeron a hasta 1.000 personas.

El país de 10 millones fue inicialmente aclamado como uno de los casos de éxito de Europa, y la rápida respuesta del Gobierno acreditó la limitación del número de muertos a 1.549. Pero durante las últimas semanas, el número de casos se ha disparado, lo que resulta una tasa que se encuentra entre las más altas del continente, cuando se habla de casos nuevos por cada 100.000 habitantes.

Las reuniones sociales han demostrado ser un terreno fértil para el virus (Reuters)
Las reuniones sociales han demostrado ser un terreno fértil para el virus (Reuters)

Junto con brotes localizados en un puñado de barrios y centros industriales, las reuniones sociales han demostrado ser un terreno fértil para el virus, con 76 casos vinculados con una fiesta de cumpleaños en el Algarve, la región más meridional de Portugal, a la que asistieron 100 personas a principios de este mes y otros 20 casos vinculados con una fiesta celebrada días después en un campamento en el suroeste del país.

Después de que unas 1.000 personas acudieron a una fiesta en la playa cerca de Lisboa el fin de semana pasado, las autoridades comenzaron a tomar medidas drásticas contra los residentes en la capital y sus alrededores, prohibiendo beber en espacios públicos y prohibiendo que los restaurantes sirvan alcohol después de las 8 p.m. “Después de hacer todo bien, no lo vamos a arruinar ahora”, dijo el lunes el primer ministro de Portugal, António Costa, a periodistas.

A las autoridades también les preocupa que los jóvenes, que a menudo tienen síntomas más leves o asintomáticos, puedan estar contrayendo y propagando el virus sin darse cuenta. Y con miles de asistentes anónimos entrando y saliendo de los eventos, las pruebas y el seguimiento adecuados para demostrar si el contagio está ocurriendo será prácticamente imposible, explica el doctor Celso Cunha, virólogo de la Universidad de Lisboa. “Incluso si no suelen enfermarse tanto, los jóvenes aún transmiten el virus”, dijo.

A medida que los países toman medidas enérgicas contra las fiestas ilícitas, la tarea se la ha dejado en gran medida a la policía. Esta semana, la fuerza policial se enfrentó esporádicamente con los miles que acudieron al Canal Saint-Martin y al distrito de Marais de París para la Fête de la Musique anual, mientras que en Berlín, más de 100 oficiales interrumpieron una manifestación que se convirtió en una fiesta espontánea de 3.000 personas antes este mes. En Berlín, la policía también advirtió sobre un aumento de las fiestas ilícitas en los parques de la ciudad.

Un análisis llevado a cabo esta semana por el diario británico The Guardian sugirió que el número total de casos había aumentado en un 37% la semana pasada en Alemania, donde las autoridades están luchando por controlar un brote en un matadero, mientras que Francia vio un aumento del 12% en los casos durante la semana pasada.

El clima más cálido y la relajación de las restricciones también alimentaron las reuniones en Inglaterra (Reuters)
El clima más cálido y la relajación de las restricciones también alimentaron las reuniones en Inglaterra (Reuters)

El clima más cálido y la relajación de las restricciones también alimentaron las reuniones en Inglaterra, donde la policía está lidiando con la proliferación de fiestas, organizadas apresuradamente en las redes sociales y mantenidas en pasos subterráneos de autopistas, parques y polígonos industriales. A principios de este mes, dos eventos ilegales en el Gran Manchester atrajeron a unas 6.000 personas.

La policía a veces ha luchado para dispersar las fiestas ilegales con enfrentamientos en Londres, donde multitudes atacaron a los oficiales con botellas y atacaron a patrullas el miércoles, dejando 22 policías heridos. “Hemos visto a un gran número de personas ignorando por completo las regulaciones de salud, pareciendo no preocuparse en absoluto por la salud propia o de sus familias, queriendo tener grandes fiestas”, dijo a la agencia de noticias Reuters la jefa de policía de Londres, Cressida Dick.

En España, que sufrió el miércoles su mayor número de casos en tres semanas, los funcionarios de salud han advertido durante mucho tiempo sobre los riesgos de las reuniones sociales. ”Solo un brote provocado por una pequeña parte podría ser el comienzo de una nueva epidemia a nivel nacional”, dijo a fines de mayo Fernando Simón, el funcionario de salud que encabeza la respuesta del país al virus, después de un grupo de casos en el noreste del país que estuvo vinculado con una fiesta de cumpleaños ilícita en la que cuatro de los aproximadamente 20 asistentes dieron positivo.

Días después, otra fiesta ilegal fue noticia en todo el mundo y vio a España imponer una multa de €10.400 al príncipe Joaquín de Bélgica después de que la realeza incumpliera las reglas de cuarentena del país para asistir a una fiesta en el sur de España. Más tarde dio positivo por el virus.

Los funcionarios españoles ahora se están preparando para los próximos meses, ya que la cultura profundamente arraigada del país de las fiestas tradicionales se enfrenta a las nuevas reglas del país sobre distanciamiento físico. El alcance del desafío quedó al descubierto esta semana después de que cientos de personas, pocas de ellas con máscaras, se reunieron espontáneamente en la ciudad menorquina de Ciutadella para conmemorar el día de Sant Joan a pesar de que se suspendieron las celebraciones oficiales.

(Con información de Reuters)

SEGUÍ LEYENDO: