Morales, Negri y la radical Alicia Migliore, candidata a viceintendenta de Córdoba junto a  Juez
Morales, Negri y la radical Alicia Migliore, candidata a viceintendenta de Córdoba junto a  Juez

En Cambiemos hacen esfuerzos por que el candidato cordobés de la Casa Rosada quede en el segundo puesto detrás del peronista Juan Schiaretti que estos últimos días se mostró por demás confiado y dio un fuerte respaldo a Martín Llaryora, su delfín en la ciudad Capital. Aunque Mario Negri propone un cambio provincial, se descuenta la reelección del actual gobernador pero el Gobierno espera que no le gane Ramón Mestre, intendente y candidato a gobernador por la histórica Lista 3.

Por eso, después de las visitas de referentes nacionales (ninguna de la UCR) como Elisa Carrió (estuvo diez días); de Horacio Rodríguez Larreta y de María Eugenia Vidal, entre otros, quien estuvo en la mediterránea fue uno de los vicepresidentes de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Ni el presidente Alfredo Cornejo ni otros referentes de esa envergadura se metieron en esa pelea.

Morales es de los convencidos de que Cambiemos debe mantenerse sólida frente al kirchnerismo y era de los que no querían una PASO entre Ramón Mestre y Negri. Al final a nivel provincial se rompió la alianza pero el jujeño ayer emocionó al diputado nacional. Su postura hacía rato estaba 'cantada' y calificó al jefe del interbloque Cambiemos como "la espada más importante en el Congreso para defender posturas y apuntalar al gobierno". Aunque dijo que ninguno de los dos sale a gritar las diferencias internas sí defendió, en un distrito donde cayó la imagen presidencial, su rol: "Se planta y que genera el debate interno cuando lo tiene que hacer, cuando fue el tema tarifas lo hicimos, y ahora cuando había que salir de la ortodoxia y salir a defender a las pymes y las economías regionales ahí estuvo el radicalismo".

"El único que le puede ganar a Schiaretti es Mario", subrayó y habló de que coinciden con él muchos radicales haciendo caso omiso de las voces de la UCR que plantean otra cosa.

Y alertó: "En este tramo final hay que cuidar los votos y fiscalizar".

El comentario provocó risas en el auditorio y una mirada húmeda en el candidato.