Adrián Lamo falleció a los 37 años, en Estados Unidos (Reuters)
Adrián Lamo falleció a los 37 años, en Estados Unidos (Reuters)

"Sabía que mis acciones podrían costarle la vida". Las palabras pertenecen a Adrián Lamo, que se hizo conocido por haber delatado al entonces soldado Bradley Manning. Y en este texto hace referencia justamente a este hecho. Lamo fue quien contó que Manning había filtrado información confidencial sobre el ejército y los servicios secretos de Estados Unidos a WikiLeaks.

Manning divulgó al portal fundado por Julian Assange miles de documentos clasificados sobre la guerra en Afganistán e Irak, donde se incluían cables diplomáticos y el video del ejército conocido como "Asesinato colateral", donde se ve cómo un helicóptero estadounidense mataba a un grupo de civiles en Irak, dentro de los cuales había dos periodistas de Reuters.

Lamo siempre sostuvo que tuvo que revelar la información para proteger a su país. Se enteró de la filtración por una confesión que le hizo el entonces soldado por chat.

"No fue fácil, claro que no fue fácil, pero un soldado había puesto en manos de WikiLeaks y quién sabe de qué gobiernos extranjeros miles y miles de documentos secretos", le dijo al periodista David Alandete, en una entrevista.

La consecuencia inmediata de su declaración fue la detención de Manning en 2010. Tres años más tarde se conoció la sentencia: 35 años de prisión tras haber sido encontrado culpable de 20 cargos de los 22 que se le imputaban.

Manning, que luego de que se conociera su sentencia decidió vivir como mujer y con el nombre Chelsea Manning, permaneció siete años en prisión luego de que la pena fuera conmutada por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Chelsea Manning, ex soldado de Estados Unidos.
Chelsea Manning, ex soldado de Estados Unidos.

Pero su libertad se terminó el 8 de marzo de 2019, cuando fue encarcelada nuevamente tras negarse a testificar ante un Gran Jurado en relación a una investigación sobre WikiLeaks. "En solidaridad con muchos activistas que enfrentan las dificultades, mantendré mis principios", dijo Manning.

Antes de haber delatado al soldado, el nombre de Lamo ya circulaba en los medios. En febrero de 2002, hackeó la red interna del New York Times. Ingresó al sistema del periódico, accedió a información personal de los colaboradores y modificó las bases de datos para incluir su nombre en la lista de columnistas.

El vagabundo

También utilizó el sistema LexisNexis, para realizar investigaciones y búsquedas sobre diferentes temas. Lamo recibió el apodo de "hacker vagabundo" porque solía hacer sus filtraciones desde bares, cafés o puntos de acceso público a wifi.

Viajaba con frecuencia y, durante un tiempo, no se le conoció un domicilio fijo. Lamo se movía de un sitio a otro dentro del país porque se sentía perseguido e inseguro en un sitio fijo. Sabía que su capacidad como hacker le podía traer problemas.

Adrián Lamo fue quien reveló que Manning había filtrado información confidencial a WikiLeaks (Reuters)
Adrián Lamo fue quien reveló que Manning había filtrado información confidencial a WikiLeaks (Reuters)

En agosto de 2002 Lamo fue invitado a participar del programa NBC Nightly News y demostró sus habilidades ingresando a la red de la NBC. En apenas cinco minutos pudo navegar por los mensajes internos, memos, información sobre tarifas para anunciantes y más. Al poco tiempo lo sacaron del aire.

El periódico New York Times lo demandó y en agosto de 2003 se emitió una orden de arresto. Lamo se entregó a la justicia unos meses después y se declaró culpable de los delitos que se le imputaban por haber accedido ilegalmente a los sistemas del periódico, Microsoft y LexisNexis.

Al año siguiente fue sentenciado a seis meses de prisión domiciliaria, dos años de libertad condicional y un pago de USD 65 mil por daños. Lamo también fue encontrado culpable de haber vulnerado la seguridad informática de Microsoft, WorldCom y Yahoo.

Después de esos episodios, Lamo atravesó una profunda depresión por la cual estuvo medicado. En 2010 de hecho fue hospitalizado luego de que su padre llamara al departamento policial del Condado de Sacramento porque su hijo tenía signos de estar sobre medicado.

Julian Assange al momento de salir de la embajada ecuatoriana en Londres.
Julian Assange al momento de salir de la embajada ecuatoriana en Londres.

Diagnóstico y muerte

Durante su internación fue diagnosticado con Síndrome de Asperger, que suele manifestarse con dificultades en la interacción social, ansiedad e intereses restringidos. Usualmente quienes tienen este trastorno presentan una capacidad de observación más aguda de lo habitual y una habilidad más desarrollada en ciertas áreas.

"Siempre dije que lo que hice no es necesariamente técnico, se trata de ver las cosas de manera diferente. Entonces, si mi cerebro está conectado de manera diferente, pues tiene sentido", dijo Lamo luego de conocer su diagnóstico, según publicó Wired.

Lamo solía escribir con frecuencia en la red social Quora. En 2017 publicó el libro "Pregúntale a Adrian" (Ask Adrian), una colección de las consultas favoritas que recibió en ese portal.

Lamo falleció el 14 de marzo de 2018, a los 37 años. Fue encontrado muerto en su departamento, en Wichita, Kansas. "Una mente brillante y un alma compasiva se ha ido; él era mi hijo amado", escribió su padre, Mario Lamo, en Facebook.

Desde la cuenta de Twitter que defiende la causa de Assange (Defend Assange Campaign) se publicó lo siguiente al conocerse su fallecimiento: "El forense dice que el soplón del FBI Adrian Lamo está muerto. Lamo, un falso periodista, delincuente de poca monta y traidor de la decencia humana básica, que le prometió a Chelsea Manning protección periodística, amistad y apoyo, y luego lo vendió al FBI".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: