El presidente del Parlamento sueco ofreció al opositor Kristersson la posibilidad de formar Gobierno

El primer jefe de gobierno del país escandinavo dejó su cargo luego de una moción de censura

Andreas Norlen
IT News Agency/Stina Stjernkvist via REUTERS
Andreas Norlen IT News Agency/Stina Stjernkvist via REUTERS

El presidente del Parlamento de Suecia, Andreas Norlen, ofreció al líder del opositor Partido Moderado, Ulf Kristersson, la posibilidad de formar un nuevo Gobierno en sustitución del que lideraba el socialdemócrata Stefan Löfven, que el lunes presentó su dimisión tras perder la semana pasada una moción de censura.

La dimisión de Lofven abrió un nuevo escenario en el que Norlen, también del Partido Moderado, debe tantear si hay posibilidades de conformar una nueva mayoría que evite la celebración de elecciones anticipadas, algo que se atisba complicado habida cuenta de lo que ya costó en su día tejer alianzas tras las elecciones legislativas de 2018.

Kristersson tiene tres días para estudiar sus opciones y deberá trasladar a Norlen el viernes si le salen las cuentas, bien sea en estos tres primeros días o mediante una prórroga adicional a su mandato. El presidente del Parlamento justificó su elección en que se trata del líder del principal partido que aprobó la moción de censura y, por tanto, debe tener una “oportunidad”

EFE/EPA/ANDERS WIKLUND
EFE/EPA/ANDERS WIKLUND

En este sentido, declaró que Kristersson fue el líder más señalado en la ronda de contactos con las distintas formaciones e insistió en la necesidad de completar cuanto antes el proceso, planteando incluso una votación parlamentaria por semana hasta agotar el límite de cuatro que activaría, en principio a finales de julio, la convocatoria electoral, según The Local.

POSIBLES ALIANZAS

La moción de censura contra Löfven fue promovida por el Partido de la Izquierda a cuenta de un desencuentro sobre la normativa que regiría el precio de los alquileres en los pisos de nueva construcción y evidenció la frágil aritmética del Parlamento sueco, que en principio no está llamado a la renovación hasta septiembre de 2022.

El Partido Liberal, que en su día respaldó la coalición de Lofven, parece ahora inclinarse hacia una administración conservadora, pero su apoyo podría no bastarle a Kristersson, que podría aliarse también con Demócrata Cristianos y los ultraderechistas Demócratas Suecos. Se quedaría a un voto del umbral necesario, pero el Partido de Centro, que podría entrar también en la ecuación, ya ha advertido de que no respaldará ningún gabinete apoyado por la ultraderecha.

UNA MOCIÓN HISTÓRICA

Löfven se había convertido hace una semana en el primer jefe de gobierno sueco en ejercicio derribado por una moción de censura, posibilitada por los votos del Partido de Izquierda, aliado externo suyo; el SD, los conservadores y los democristianos.

El primer ministro sueco, Stefan Lofven, y la lídel del Partido de Centro, Annie Loof , en una rueda de prensa este domingo en Estocolmo. EFE/EPA/Lars Schroder
El primer ministro sueco, Stefan Lofven, y la lídel del Partido de Centro, Annie Loof , en una rueda de prensa este domingo en Estocolmo. EFE/EPA/Lars Schroder

La Izquierda, fuera del pacto de gobierno al que le daba mayoría con sus votos, había avisado en 2019 de que le retiraría su apoyo si cumplía dos puntos del acuerdo con centristas y liberales: las reformas del mercado laboral y del régimen de alquileres.

El causante de la moción fue el proyecto, exigencia centrista, de que los alquileres de nuevas propiedades dejen de estar regulados y puedan ser acordados según el valor de mercado.

Durante la semana transcurrida desde la moción, los centristas retiraron la propuesta y la Izquierda se ofreció a apoyar un nuevo acuerdo, pero la negativa de aquellos a pactar con ex comunistas o con el SD y la decisión de los liberales de regresar al centroderecha enquistaron la situación.

La raíz del problema está ligada al vacío que el resto de fuerzas han hecho al SD desde que entró en el Parlamento en 2010, que han permitido gobernar a Löfven desde 2014 pese a no tener mayoría.

Conservadores y democristianos aceptan desde hace un año gobernar en el futuro con el apoyo del SD, opción a la que se ha abierto el Partido Liberal, aunque entre los cuatro no tienen mayoría.

(con información de EP, EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO: