La periodista Lidia Cacho, asistió a la sesión de la Suprema Corte de Justicia, donde se trata el caso del gobernador de Puebla Mario Marín. (Foto: Guillermo Perea/Cuartoscuro)
La periodista Lidia Cacho, asistió a la sesión de la Suprema Corte de Justicia, donde se trata el caso del gobernador de Puebla Mario Marín. (Foto: Guillermo Perea/Cuartoscuro)

La periodista Lidia Cacho de común acuerdo con organizadores de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), decidió esperar a la celebración de su homenaje para salvaguardar su integridad física, ya que pesan sobre ella amenazas que impiden que pueda presentarse el sábado 7 de diciembre como estaba planeado.

Por ende, la primera edición del “Homenaje a la Lucha por los Derechos de las Mujeres” ha sido cancelado temporalmente, a fin de no exponer la integridad y seguridad de la escritora, activista y defensora de derechos humanos, a pesar de que no se especifó el tipo de amenazas de las que era objeto.

Ganadora de más de 50 premios internacionales, entre ellos el de la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en inglés), “Guillermo Cano”, Lidia Cacho es también Embajadora Corazón Azul para la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por su trabajo contra la trata de personas.

Con base en lo anterior, Cacho se ha ganado actos de violencia en su contra, entre los que sobresale el ocurrido el 21 de julio de 2019, en el que dos sujetos armados entraron a su casa y, además de robar parte de su material de trabajo, envenenaron y mataron a sus dos perras, situación que en su momento dio a conocer a través de sus redes sociales y de la organización Artículo 19.

Aquella ocasión Cacho aseguró que, a pesar de que habían extraído parte del equipo en el que guardaba sus investigaciones, éstas se encontraban respaldadas y seguras fuera del país, haciendo hincapié en que “la verdad nadie se la roba”.

La persecución de la que ha sido presa Cacho a lo largo de su trayectoria periodística se acentuó inicialmente con los señalamientos que hizo en contra de José Kamel Nacif Borge, empresario mexicano de origen libanés mejor conocido como “El Rey de la Mezclilla”.

El empresario Kamel Nacif, conocido como
El empresario Kamel Nacif, conocido como "El Rey de la Mezclilla (Foto: Cuartoscuro)

Dueños de negocios de corte textil en diferentes estados del país, Kamel Nacif protagonizó la denuncia que Cacho hiciera en contra suya a través de “Los Demonios del Edén”, libro en el que la periodista documenta la supuesta relación del empresario con una presunta red de pederastia en Cancún, Quintana Roo.

Argumentando difamación, Nacif demandó a Lidia Cacho, quien en su momento fue detenida por más de 30 horas; sin embargo, el empresario perdió el juicio, aunque la periodista no ha parado de exigir justicia en contra de las redes de explotación infantil en México.

El empuje jurídico que Cacho dió a través del Comité de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, le valió que este órgano la colocara en la historia porque gracias a su trabajo la difamación ya no es considerada como un delito en distintos estados.

Las investigaciones de Lidia Cacho hacen referencia a diversos casos de abuso infantil (Foto: Félix Márquez/ Cuartoscuro)
Las investigaciones de Lidia Cacho hacen referencia a diversos casos de abuso infantil (Foto: Félix Márquez/ Cuartoscuro)

El Comité, que supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, declaró al Estado Mexicano culpable de la violación a los derechos humanos de Cacho, destacando entre ellos el de la libertad, la integridad y la libertad de expresión.

Fue hasta el martes 16 de abril de 2019 que se dio a conocer que un tribunal federal giró una orden de aprehensión en contra de José Kamel Nacif por presunta responsabilidad en el delito de tortura contra la periodista.

Cabe recordar que fue en 2006 cuando se dieron a conocer los audios en los que se escucha una conversación telefónica entre el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín y Nacif en el que “el gober precioso” lo felicita por la detención de la periodista y se enfrascan en una platica presuntamente relacionada con la prostitución de menores de edad.

Finalmente, a inicios de 2019 el Estado Mexicano ofreció cinco veces perdón a la periodista por la persecución que sufrió en 2005 tras la publicación de su libro sobre trata y explotación infantil, así como su detención ilegal, la tortura física y psicológica que sufrió y las amenazas de muerte de las que continúa siendo presa.

A casi 15 años de los hechos, Cacho una vez más tendrá que sortear los actos de violencia que amenazan en su contra y esperar a que su homenaje tenga lugar en el siguiente marco de la FIL de Guadalajara.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: