En medio de la pandemia que azota al mundo, y con el cese de actividades deportivas, los atletas se volcaron al uso de las redes sociales para mostrar cómo pasan sus días de cuarentena. Mientras que muchos se graban junto a su familia haciendo tareas del hogar o entrenando, otros optaron por hacer publicaciones de muy mal gusto.

Fue el caso del atacante del Botafogo Luis Henrique, quien compartió un video que posteriormente se vio obligado a borrar tras recibir una ola de críticas a través de Instagram. En la filmación que subió se lo pudo ver a él, junto a su padre y sus hermanos, jugando a un videojuego de fútbol. Posteriormente, el delantero apuntó con la cámara hacia adelante y mostró a las tres mujeres atadas a una silla y amordazas.

El joven de 18 años ató a y amordazó a su novia y sus hijas, y le envió un mensaje a sus seguidores. “Para los que todavía dicen que no saben cómo pasar la cuarentena con las mujeres. Acá tienen cómo. Sólo así podemos estar en casa. Entonces, haz tu parte y quédate en casa”, fue el polémico mensaje del futbolista.

El futbolista borró el video tras una ola de críticas
El futbolista borró el video tras una ola de críticas

Este intento de broma de mal gusto lógicamente no fue bien recibida por sus 24.500 seguidores, quienes lo criticaron de tal manera que se vio obligado a borrar el video. Posteriormente Henrique hizo su descargo en declaraciones a Globoesporte.com, donde aseguró que todo estuvo consensuado con sus familiares.

El extremo derecho intentó justificarse reconociendo que muchos humoristas hicieron la misma broma a través de las redes sociales y que toda su familia estuvo de acuerdo en realizar y publicar el video.

El número de personas diagnosticadas con el nuevo coronavirus en Brasil aumentó el martes a 2.201 y la cifra total de muertes llegó el martes a 46, tras un aumento de 12 muertes en las últimas 24 horas.

Los datos fueron publicados por el Ministerio de Salud y reflejan un crecimiento del número de casos confirmados fue del 16%, y del de muertes del 35%. San Pablo continúa como la ciudad con mayor cantidad de infectados en todo Brasil. Según el nuevo balance, el estado tiene 810 casos confirmados de la enfermedad y 40 de las muertes.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: