El partido que enfrentó a Costa de marfil y Mali por la clasificación al Mundial de Rusia 2018 pudo haber terminado en tragedia si no hubiese estado Serge Aurier en cancha.

Moussa Doumbia se llevó la peor parte en el choque contra Lamine Kone. El jugador de Mali cayó boca abajo e, inconsciente, al suelo y sólo el polémico lateral del PSG se dio cuenta de la situación y fue rápidamente a socorrerlo.

El jugador lo ayudó hasta que llegaron a asistirlo
El jugador lo ayudó hasta que llegaron a asistirlo

El mediocampista maliense quedó tendido dentro del área, "en estado de shock", según explicó su propio seleccionador, Alain Giresse: "Todo el mundo se dio cuenta de que estaba a punto de tragarse la lengua. Ahí llegó Aurier para tirarle de la lengua hacia fuera y salvarle la vida".

La jugada ocurrió en el minuto 19 de juego, entre dos equipos que son considerados un clásico de África. Franck Kessie, defensor marfileño, también se dio cuenta de la gravedad y automáticamente llamó a gritos a las asistencias.

"Aurier tuvo un reflejo grandioso. Lo hablé con él después y le dí las gracias por haber tenido esa sangre fría", insistió el entrenador de Costa de Marfil Alain Giresse

Tras el choque, el jugador terminó inconsciente y con convulsiones posteriores
Tras el choque, el jugador terminó inconsciente y con convulsiones posteriores

El marfileño Serge Aurier estuvo involucrado en varios escándalos. Recientemente fue condenado a dos años de prisión por comportarse violentamente frente a un policía a la salida de una discoteca.

La temporada anterior fue sancionado por su equipo, el PSG de Francia, por insultar tanto a su entrenador como a sus compañeros.

Y finalmente, en el mismo partido en el que le salvó la vida a un colega, también fue cuestionado por festejar uno de los goles (en la victoria por 3-1) simulando decapitarse.